¿Por qué se terminan las relaciones?

Raquel Lemos Rodríguez · 19 abril, 2020
No todas las relaciones duran toda la vida. Algunas cumplen un ciclo en nuestra vida y, cuando este termina, solo queda sacar un buen aprendizaje y seguir adelante, más sabios y fortalecidos.

Las relaciones de pareja son parte importante en la vida de toda persona. Pero, a pesar de la felicidad que nos puedan producir, lo cierto es que no todas son positivas ni duraderas a largo plazo. A continuación veremos por qué se terminan las relaciones.

¿Por qué se terminan las relaciones?

Durante una relación nos entregamos, en mayor o menor medida, y ponemos nuestros sueños y esperanzas en la otra persona.

Existen numerosos factores que pueden causar la rotura de algo que creíamos indisoluble. Antes que nada debes saber que cada relación buena o mala es una experiencia que debe ayudarnos a ser mejores seres humanos.

Expectativas, sueños y anhelos

Sin duda este es el primer motivo de muchas de rupturas. Al principio todo es novedad, mientras conocemos a nuestra contraparte tendemos a ajustarla a modelos que previamente habíamos elaborado.

¿Qué sucede cuando la realidad no se corresponde con nuestro ideal? Pues muchas veces comenzamos a ver defectos en el otro que se vuelven más y más molestos.

No obstante, no son nuevos, ha sido así desde el día en que se conocieron. La otra persona no ha cambiado, pero sí lo ha hecho tu forma de verlo. Ser realistas y aprender a aceptar y disfrutar las virtudes y defectos del otro es esencial para que una relación dure.

No te pierdas: Cada día soy más humana, menos perfecta y más feliz

Cero esfuerzo

¿Recuerdas esas sorpresas? ¿Lo mucho que te esforzabas por gustarle a tu pareja y hacerle feliz? ¿Qué ha pasado?

El reto inicial de seducción estimula nuestra creatividad y sentido de aventura, sin embargo, cuando el tiempo pasa, nos dejamos ganar por la pereza y la rutina.

Para que una relación no muera necesita ser una constante exploración de los sentidos. Debemos ser conscientes del valor del nuestra pareja y de cuánto estamos dispuestos a hacer cada día para conservarla. No olvidemos que el amor debe cultivarse.

Descubre: Cómo mantener la ilusión con tu pareja

Relaciones tóxicas

Cuando los celos, la manipulación, el intento por cambiar totalmente a nuestra pareja y la dependencia aparecen, estamos involucrados en una relación tóxica. No es el amor el que los mantiene unidos, sino las mentiras, la coacción y el control.

Amar no es poseer, eres alguien libre, único y auténtico, y tu pareja también. Las relaciones tóxicas son muy destructivas. Es mejor terminarlas y abrir las puertas para nuevos amores más sanos y gratificantes.