Las relaciones sexuales durante el ciclo menstrual

Aunque algunos desaconsejan su práctica por la posible incidencia de infecciones, las relaciones sexuales durante el período menstrual pueden llegar a ser positivas para en aspectos, siempre con protección

El tema de las relaciones sexuales durante el ciclo menstrual es polémico y causa división de opiniones. Hay quien no recomienda esta práctica, aunque tampoco la descarta en su totalidad. En cualquier caso, tener relaciones sexuales durante el periodo tiene sus pros y contras.

Para algunas mujeres puede resultar más cómodo evitar el sexo durante el sangrado. Otras no entienden por qué no hacerlo. Lo correcto, en todo caso, es estar informados. Más allá de esto, hacerlo no implica una actividad de alto riesgo o contraindicada por la sociedad médica.

Veamos entonces las dos caras de tener relaciones sexuales durante el ciclo menstrual. Solo de esta forma podremos elegir la mejor alternativa.

¿Por qué evitar las relaciones sexuales durante el ciclo menstrual?

Lo primero es entender que la menstruación es el proceso de descomposición y eliminación del ovulo no fecundado. Durante el sangrado, se acumulan y salen del organismo una serie de células muertas.

Cuando la sangre se somete a temperaturas que van de los 30 a los 38 grados centígrados entra en un proceso de descomposición natural. Este ciclo tarda en completarse apenas 6 horas y mucho de ese líquido se mantiene en las trompas y paredes vaginales de la mujer.

Es por ello por lo que las infecciones son más frecuentes durante este proceso. Las consecuencias de mantener relaciones sexuales durante el ciclo menstrual pueden ser que el hombre se contagie de las bacterias mediante la penetración. Y la mujer también es propensa a sufrir una infección intravaginal.

Visita este artículo: ¿Padeces de sangrado menstrual abundante? Prueba estos consejos para controlarlo

Efectos del coito durante la menstruación

Mujer con la menstruación

Como señalábamos, el principal riesgo de las relaciones sexuales durante el periodo menstrual es el desarrollo de infecciones en los órganos reproductores masculinos y femeninos. Pero dicho cuadro clínico puede ser simple, o también alargarse y afectar órganos como los riñones.

En este sentido, la sociedad científica cree que durante la menstruación se facilita la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (ETS). La hepatitis, el virus del papiloma humano (VPH), la gonorrea y la sífilis se contagian con mayor facilidad por la abundancia de fluidos corporales.

Todo esto puede suceder a temperaturas medianamente altas, idóneas para la reproducción bacteriana. En todo caso, mantener relaciones sexuales en medio de la menstruación es mucho más aceptable en parejas establecidas y se aconseja el uso de un método anticonceptivo de barrera.

¿Qué dicen aquellos que apuestan por esta práctica?

Pareja manteniendo relaciones sexuales durante el ciclo menstrual

Existen algunas razones por las cuales podría ser positivo tener relaciones sexuales durante el ciclo menstrual. Quizás la más notoria es el hecho de que la penetración puede aliviar el dolor menstrual. El orgasmo es un disparador natural de serotonina, sustancia necesaria durante el sangrado.

Añadido a esto, el sangrado permite tener una mejor lubricación, y este es quizás uno de los mayores atractivos para mujeres y hombres. Evidentemente, esto podría promover orgasmos de muy buena calidad.

Otros sostienen que la mujer puede acortar el tiempo de sangrado gracias a la penetración. Al parecer, las contracciones del útero permiten mayor fluidez en la sangre que sale del cuello uterino.

¿Quieres conocer más? Plantas medicinales para regular la menstruación

Recomendaciones al tener relaciones sexuales durante el ciclo menstrual

Pareja en la cama con signos de interrogación

Si hemos decidido no detenernos a causa del ciclo menstrual, lo correcto es tomar algunas precaucionesPor supuesto, lo más adecuado es utilizar un preservativo para evitar la proliferación de una infección.

También es recomendable hacerlo mientras tomamos una ducha. Es un truco muy positivo, entre cosas porque permitirá asearnos un poco más antes, durante y después del acto. Otra cuestión que se debe tener en cuenta es evitar el contacto de la vagina con las manos para evitar la infección.

Como podemos ver, a la hora de practicar sexo durante los días de menstruación lo importantes es hacerlo de la forma más aseada posible. En conclusión, coito y menstruación no son hechos excluyentes. Claro que hay quien recomendará evitarlo por razones de higiene y sanidad.

En este punto, el asunto parece ser más bien de elección: la seguridad de la abstinencia o los beneficios del encuentro sexual. Al final, solo podemos decir que cada pareja es un mundo y cada cuerpo femenino también tiene sus peculiaridades.