Las semillas de calabaza y sus múltiples propiedades para la salud

Las semillas de calabaza podrían ser un gran aliado en caso de depresión e insomnio, ya que nos ayudan a mejorar el estado de ánimo y favorecen la producción de serotonina

¿Te habías imaginado alguna vez que las semillas de calabaza -que normalmente desechas- podían encerrar tantos beneficios para nuestro organismo?

Las semillas de calabaza tostadas tienen un sabor suave y dulce –similar a la nuez- con una textura masticable, pero sobre todo, son unas de las semillas más nutritivas que existen. En algunos lugares también se las conoce como “pepitas” y son de color verde oscuro. Algunas de estas semillas están cubiertas por una cáscara de color amarillo y blanco.

Las calabazas son originarias de América del Norte. Este alimento era ya muy valorado en la antigüedad por los nativos americanos, debido a sus propiedades nutritivas y medicinales. Sus múltiples beneficios derivan de un alto contenido en nutrientes esenciales para nuestro organismo: zinc, fósforo, cobre, potasio, hierro y magnesio.

¿Cómo se consumen?

Normalmente las semillas de la calabaza se retiran y se hierven en agua y sal. Después se procede a colocarlas al horno para que se tuesten. Una vez tostadas, pueden comerse directamente así o utilizarlas para otras preparaciones, aunque de cualquier forma son igualmente deliciosas.

Una opción es tostarlas con sal y utilizarlas en preparaciones saladas como ensaladas, por ejemplo, en sopas o donde se te ocurra. También se pueden caramelizar y agregar a la preparación del muesli o de barras de cereales caseras.

Una alternativa excelente es pulverizar las semillas de calabaza y añadirlas a un combinado de frutas frescas y frutos secos, tomarlos con copos de maíz u otros cereales, ya sea caliente o frío. Esta harina incluso se puede incorporar al hacer pan o galletas caseras, añadiendo estas semillas en polvo a la harina que normalmente se utilice para la preparación.

También es posible conseguir aceite de semillas de calabaza en tiendas especializadas.

¿Cuáles son sus beneficios para la salud?

Las semillas de calabaza contienen generosas cantidades de las vitaminas A, K, así como ácido fólico, además de la vitamina B3. También contienen ácido linoleico, ácidos grasos omega-6 y ácidos grasos omega-3.

Entre sus ventajas para el organismo encontramos:

  • Son muy recomendables para las personas con osteoporosis, debido a su contenido de zinc que ayuda a retrasar el deterioro de la densidad mineral ósea.
  • Ayudan a las personas con artritis, reduciendo la inflamación.
  • Favorecen la salud de la próstata y pueden ayudar con las dificultades para orinar causadas por una próstata agrandada.
  • Pueden disminuir el riesgo de padecer cálculos renales.
  • Colaboran en el tratamiento para la nefritis y otras condiciones asociadas con el sistema urinario. Esto se debe a su contenido en cucurbitina, un aminoácido esencial que, según algunos estudios, también mejoran el funcionamiento de la vejiga.
  • Ayudan a reducir los niveles de colesterol malo, gracias a su contenido de “fitosteroles”.
  • Pueden brindar protección contra ciertos tipos de cánceres.
  • Funcionan como un potente antidepresivo, ya que contiene L-triptófano que es un compuesto antidepresivo natural.
  • Favorecen la producción de las hormonas del sueño (serotonina), ayudando a solucionar  problemas de sueño y ansiedad.
  • Se utilizan para combatir los parásitos intestinales.
  • Son útiles en el tratamiento del síndrome del intestino irritable

En cuanto al aceite verde hecho a partir de estas semillas, podemos decir, entre otras cosas, que:

  • Es emoliente, calmante y laxante.
  • Se lo considera muy beneficioso para los pulmones y las membranas mucosas.

¡No desaprovechemos este regalo de la Naturaleza!

¿Qué te ha parecido la increíble cantidad de beneficios que otorgan estas semillas? En resumen, las semillas de calabaza son una gran ayuda para mantenernos joviales, tanto por dentro como por fuera. Lo más sorprendente es pensar en cuántos beneficios para nuestra salud perdemos al desecharlas cuando cocinamos calabaza…

Sabemos que el proceso de separarlas, cocerlas, tostarlas y pulverizarlas parecerá muy complicado a más de una persona. Pero ten en cuenta que hoy en día también es posible comprarlas en las tiendas de alimentos naturistas, dietéticos y herboristerías.
Por lo tanto, sea cual fuere el modo de obtenerlas, bien vale la pena incorporar estas semillas a nuestras costumbres, ya que consumir un alimento con semejantes propiedades es, sin dudas, un acierto que redundará en nuestra salud y calidad de vida.

Imagen cortesía de Elizabeth Thomsen

Categorías: Naturopatía Etiquetas:
Te puede gustar