Las tijeras: una postura sexual famosa

Para todas las mujeres en cualquier tipo de relación, con hombres o mujeres, las tijeras es una postura de las más satisfactorias.

Las tijeras es una de las posturas sexuales que más satisface a las mujeres. Muchos creen que el orgasmo femenino se consigue o no, independientemente de la posición. En realidad, las tijeras comprueba lo contrario: hay maneras de que hacerlo posible más fácilmente.

La estimulación que se da por la sola posición del cuerpo a los genitales, y sobre todo al clítoris, la hace ventajosa. Se dice, también, que es la elegida por las chicas que tienen relaciones lésbicas. Les ofrecemos aquí los verdaderos detalles de esta famosa postura sexual.

Técnica para poder hacer ‘las tijeras’

Ambos amantes se sientan de frente con los brazos tirados hacia atrás para hacer de sostén. La mujer coloca una pierna por el lado de la cadera y otra entre las piernas de su compañero. Así, entrelazados, los movimientos de roce y fricción generan una penetración profunda.

Lo más relevante de las tijeras es que, al estar tan conectados los genitales de ambos, el clítoris es estimulado constantemente. Esto provoca que las mujeres lleguen al orgasmo  más rápido que en otras posiciones.

Conoce: Los 10 beneficios que el sexo le aporta a tu vida

Una variante de las tijeras

En las relaciones heterosexuales esta variante es muy utilizada y ella tiene todo el control. El caballero se acuesta boca arriba doblando sus rodillas y se deja dominar. Ella, se sienta con una pierna entre las del hombre y otra a un lado. En esta variante, ambos tienen la posibilidad de acariciar otras zonas erógenas con sus manos.

Una conjunción de posturas sexuales en las que la chica puede equilibrar la intensidad del coito. Sobre todo, es quien tiene el poder de balanceo para friccionar exactamente donde más la excita. Además, puede manejar los tiempos del orgasmo cambiando de ritmo o frenando si es necesario.

Las tijeras en el sexo entre mujeres

Un gran mito es que las relaciones lésbicas practican únicamente las tijeras. Esto no es verdad, aunque sí es famosa por los beneficios que le trae a las mujeres. Las películas pornográficas basan sus escenas generalmente en esta práctica.

La conexión visual, el juego de palabras pasionales y el roce de sus vulvas es un clásico que garantiza el clímax. Aquí la juegan un rol muy importante las expresiones faciales durante el placer.

Algunos consejos para disfrutar de las tijeras

  • Abrir las piernas como nunca

Sin rodeos ni vergüenza, es necesario demostrar toda la flexibilidad que está al alcance para que sea un éxito. Durante un buen rato, una pierna estará más arriba que la otra y hay que aguantar. Siempre es bueno estar preparados y tener músculos en buen estado, incluso en el sexo.

Si creen que un calambre apagará la pasión, es mejor inclinarse un poco hacia un lado. Tener un apoyo para que el esfuerzo físico no sea demasiado y opaque el momento.

  • Atención con los gestos

Es cierto que no hay que concentrar toda la atención en las muecas de la cara, pero recuerden que son observados en todo momento. Entonces, lo mejor, es relajarse y que fluya la satisfacción como sea.

Lo importante es no tener un rostro tenso o que denote el sacrificio físico que están haciendo. Más bien, intenten decir con la mirada todo lo que sienten por esa persona. Pueden tirar la cabeza hacia atrás suavemente, pero eviten los mareos con movimientos bruscos.

  •  Tiempo en las primeras veces

Quizá la primera vez no resulte tan sencillo como esperaban o no logren la concentración indicada. Como en todo lo nuevo, hay que dedicarle tiempo y entrenamiento.

Si se enredan sus piernas, se cansan o simplemente les da risa o incomodidad pueden cambiar . En otro encuentro, tal vez salga mejor y conozcan todos sus beneficios.

Conoce toda la información necesaria: Consejos para mi primera vez

Conclusión

Las tijeras es una postura sexual famosa, sobre todo, por lo que se conoce del sexo lésbico. Sin embargo, es una posición para que practiquen personas de todas las condiciones sexuales.

Es verdad que las mujeres resultan más favorecidas porque su tan placentero clítoris es el más acariciado. Pero los hombres también tienen su alegría, al ver bien de cerca lo que generan en ellas.

Todos los que quieran intentar con esta posición sexual deben comenzar con ejercicios físicos. Pues, necesitan de músculos bien tonificados y una flexibilidad bastante amplia.