Lasaña de alcachofas y gambas

Irene Peláez Díaz-Laviada 21 marzo, 2015
Para que las alcachofas no se oxiden y pierdan su color verde podemos rociarlas con un poco de zumo de limón, que además resaltará su original sabor

La verdura es un componente obligatorio en una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, entre todas ellas, la alcachofa despierta en los consumidores opiniones muy contrarias. Están los que las aman absolutamente y están los que no las pueden ni ver. Aunque es cierto que son un poco amargas, si se prueban las de Navarra y se les quitan las capas superiores, se convierten en un manjar (para casi todos). En fin, entre las formas de preparar las alcachofas está la típica (salteadas con jamón serrano) y está la que te presentamos aquí, la lasaña de alcachofas y gambas.

Receta: lasaña de alcachofas y gambas

Alcachofas

Ingredientes (para 4 personas):

  • 8 placas de lasaña
  • 350 g de gambas
  • 3 alcachofas
  • 1 cucharada de harina
  • 500 ml de leche
  • Aceite
  • Sal

Procedimiento:

  • Lavar las gambas y pelarlas guardando las cabezas para preparar un caldo con ellas. Reservar la carne.
  • Limpiar las alcachofas, partirlas en rodajas finas y sumergirlas en un recipiente con agua y un poco de vinagre, hasta que llegue el momento de usarlas.
  • En una olla grande poner a calentar bastante agua a fuego fuerte. Cuando hierva, echar las placas de lasaña depositándolas horizontalmente en la superficie del agua. Si no se tiene una olla lo suficientemente grande, pueden cocerse en dos veces y en lugar de escurrir el agua, sacar las placas con una espumadera y reciclar el agua para la segunda tanda.

crepes setas y berenjenas

  • Cocer durante 10 minutos o según las instrucciones del paquete. Cuando estén listas, sumergir en un recipiente amplio con agua fría hasta que llegue el momento de usarlas.
  • Con la leche y la harina vamos a preparar una bechamel muy clara. Para ello cubrir la base de una olla con aceite de oliva y calentar. A fuego lento, añadir dos cucharadas de harina (si eres paciente, tamizada. Si no, se puede hacer sin tamizar), mientras se remueve con una cuchara de madera. Cuando la harina tenga la consistencia de un puré, pero sin llegar a hacerse pasta, se añade la leche poco a poco y hay que seguir removiendo durante aproximadamente 20 minutos. Es importante no dejar de remover en ningún momento mientras se hace la bechamel. Una vez esté hecha, incorporarle el caldo de cabezas de gambas y remover hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Sacar las alcachofas del agua y escurrirlas muy bien poniéndolas boca abajo.
  • En una sartén poner dos cucharadas de aceite y saltear las gambas a fuego vivo durante un minuto, hasta que cambien de color. Sacar a un plato y reservar.
  • Hacer las alcachofas a la plancha a fuego vivo, en la misma sartén que las gambas. Es mejor hacerlo en tandas para que la sartén se mantenga muy caliente y las alcachofas no se apelotonen. Hay que tener en cuenta de que para que las alcachofas se hagan bien, hay que añadir aceite frecuentemente.
  • Una vez que ya está todo preparado, es el momento de montar la lasaña. Para ello, engrasar un recipiente de horno cuadrado o rectangular con un poco de aceite.
  • Precalentar el horno a 150ºC.
  • Sacar las placas del agua y secarlas con cuidado con un paño limpio.
  • Colocar dos placas de lasaña cubriendo el fondo de la fuente de horno, colocar la mitad de las gambas y extender encima otras dos placas de lasaña, procurando que las uniones de ambas capas no coincidan.
  • Extender encima de la segunda capa de placas, la mitad de las alcachofas y repetir las capas de placas, gambas y alcachofas hasta acabar con los ingredientes.
  • Una vez terminado, cubrir con la bechamel de gambas y hornear a 150ºC unos 20 minutos.
  • Este plato se puede congelar una vez terminado e incluso hacerlo el día anterior y dejarlo a falta de horno. Pero si lo haces así hay que procurar realizar la bechamel más clara, ya que espesa con el tiempo.
Te puede gustar