Lasaña sin gluten: fácil y exquisita

En la cocina, muchas veces hay que recorrer la senda de la autosuficiencia. Para hacerte el camino más fácil, hay algunos trucos que puedes tener en cuenta a la hora de elaborar tus recetas

Las comidas sin gluten son tan sabrosas como cualquier otra. Aunque hoy en día existen una amplia variedad de productos que permiten cocinar las diversas alternativas, muchas personas se resisten a probar, por ejemplo, una lasaña sin gluten. ¿La razón? El alto costo de los productos sin gluten con respecto a ingredientes comunes y corrientes.

Para superar esa barrera, a continuación te brindamos el paso a paso de la receta de una lasaña sin gluten. Los ingredientes que necesitarás para preparar las láminas los puedes adquirir en el supermercado, a un bajo costo y, una vez te pongas manos a la obra, comprobarás que no requieren un tratamiento tan especial como parece.

¿Listo para dejar atrás la complicación tras los mitos de los alimentos sin gluten? Ya has dado el primer paso: informarte, así que vamos a ello.

¿Qué llevan las láminas de pasta sin gluten?

Por lo general, las recetas requieren el uso de ‘productos sin gluten‘. Qué fácil, ¿verdad? Pero ¿qué pasa con esa etiqueta? Nos limita. Se queda en lo abstracto al saltarse el paso de indicarnos qué es lo que vamos a utilizar para cocinar. P

or ello, en la siguiente receta, no te vamos a indicar que recurras directamente a los productos con la etiqueta ‘sin gluten’ sino todo lo contrario. Y, si aún así decides recurrir a las harinas etiquetadas, al menos debes saber de qué están hechas:

  • Yuca
  • Arroz
  • Maíz
  • Habas
  • Patata
  • Plátano
  • Lentejas
  • Garbanzo
  • Ocumo (ñame)
  • Otras (harina de amaranto, coco, quinoa, castañas, altramuces, sorgo, teff, almendras y trigo sarraceno)

Lee también: Receta de lasaña de camote

¿Cuál es el secreto de las harinas sin gluten? La combinación de almidones con harinas de origen vegetal. Por supuesto, también hay que darle crédito a los demás ingredientes, al amasado y, también, al tiempo de preparación. Recordemos que el producto final debe ser elástico para que sea fácil de manipular.

Cabe destacar que la harina que aprenderás a preparar en breve será multiuso, por lo que podrás utilizarla tanto para preparar lasaña sin gluten, como otras recetas.

Lasaña de pollo casera.

Ingredientes (para preparar 1 kg de pasta)

  • 4 tazas de almidón de maíz o maicena (500 g)
  • 1 ½ tazas de harina de trigo sarraceno (180 g)
  • 3 ½ tazas de tapioca o harina de arroz (400 g)
  • 3 cucharadas de harina de garbanzos (45 g)
  • 1 cucharadita de goma xantana (5 g)

Preparación

* En mi caso, suelo preparar yo misma la harina de trigo sarraceno y garbanzo a partir del grano y la legumbre, respectivamente.

  1. Puedes preparar la harina de trigo sarraceno y garbanzos directamente o bien, comprarla ya lista. En caso de que te decidas por la primera opción, deberás triturar los granos y posteriormente, pasarlos por un tamiz para asegurarte de retirar las cáscaras, trozos pequeños y todo aquello que no sea el polvo fino.
  2. A continuación, en un bol, vierte las harinas junto con el almidón y la goma xantana, y remueve con ayuda de una cuchara para comenzar a mezclarlo todo. Otra forma de combinar los ingredientes consiste en colocarlos en un bol de cristal, cerrarlo y agitarlo durante un minuto en distintas direcciones.

Ver también: Receta para preparar lasaña casera

¿Como preparar las láminas de pasta para una lasaña sin gluten?

Ingredientes

  • 2 tazas de nuestra harina (240 g)
  • 3 huevos medianos
  • Aceite de oliva (preferiblemente virgen)
  • Agua
  • Sal
Lasaña de pollo.

Preparación

  1. Se vierte la harina en un bol y se deja un espacio en el centro para añadir los huevos cascados y un chorrito de aceite de oliva virgen (el equivalente a dos cucharadas, de 10 gramos cada una) junto con una pizca de sal.
  2. Con ayuda de una cuchara, removemos para que se mezclen bien los ingredientes. Seguidamente, amasamos con las manos hasta obtener una mezcla hommogénea. Si se reseca mucho la masa en el proceso, añadimos un poco de aceite y agua para hidratarla.
  3. Una vez la masa tenga cierta elasticidad, haz una bola y déjala reposar por diez minutos.
  4. Una vez haya pasado el tiempo, con ayuda de un rodillo, aplanamos la bola y la pasamos por la máquina para hacer pasta. Allí podremos moldear nuestras láminas.
  5. Coloca tus láminas en agua hirviendo para que se cuezan.
  6. Antes de apagar el fuego, añade media cucharadita de sal al agua y remueve con delicadeza.

Para preparar la lasaña es necesario repasar la lista de los alimentos con gluten para recordar con precisión qué debemos excluir de nuestra lista de la compra. Por un lado, apuntaremos lo que necesitaremos para hacer las láminas de pasta y por el otro, lo que necesitaremos para la salsa.

De esta manera, nos aseguraremos de cuidar el valor nutricional de nuestra receta y procederemos con total seguridad.