Láser para borrar tatuajes: ¿cómo actúa en la piel?

24 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
El tratamiento láser se ha convertido en una opción segura y eficaz a la hora de remover tatuajes. Sin embargo, es conveniente conocer en qué consiste y cuáles son las precauciones tras el procedimiento.

Hoy en día, los tatuajes se pueden borrar mediante el uso de la luz pulsante de un láser llamado Q-switched, que se aplica sobre las partículas de tinta durante apenas un nanosegundo, sin que provoque quemaduras en la piel.

Si estás considerando removerte un tatuaje, continua leyendo. En este artículo hablaremos de todos los conceptos básicos que necesitamos saber para tomar la decisión.

Láser Neodimio yag (Nd yag)

Este sistema se basa en la utilización de un haz de luz bastante fuerte como para poder llevar a cabo la eliminación completa de los tatuajes. Emite ráfagas muy cortas, calientes y rápidas para provocar el calentamiento y la separación de las partículas de la tinta, según una publicación de S.Karger en 2017

La longitud de onda que posee este dispositivo es ajustable, lo que permite que el especialista pueda optar la colocación del pigmento que se quiere tratar. Por ende, para que el láser desintegre la tinta, se debe programar la longitud de onda correcta. Cada color absorbe distinta longitud de onda de luz.

Láser Neodimio yag (Nd yag)
La eliminación de tatuajes a través de láser es bastante eficaz. Sin embargo, son necesarias varias sesiones.

¿Cuáles son los resultados?

Este procedimiento es eficaz y, por lo general, la gente puede finalizar el tratamiento con la eliminación completa del tatuaje o el 90 % del mismo. El resto, simplemente, no es perceptible a simple vista.

A partir de la primer sesión se notan los cambios, pero el resultado final, por obvias razones, no es inmediato. No se logra tan solo en una sesión, sino entre 6  y 12, dependiendo de estos factores como los siguientes:

  • Tamaño del tatuaje.
  • Pigmentación de la piel.
  • Coloración del tatuaje : los pigmentos más oscuros necesitan menos cantidad de sesiones para desintegrarse que los mas claros. La tinta negra absorbe mayor cantidad de luz. En cambio, los colores más claros, son más reflectantes, rebota la luz y el láser resulta menos efectivo. Por ejemplo, los colores amarillo, rosa y violeta son los más difíciles de quitar. Solo el blanco y el color carne no deben ser tratados, ya que se oscurecen aún mas, de forma permanente.
  • Profundidad del tatuaje.
  • Antigüedad del tatuaje: aquellos en los que tengan bastante antigüedad, la coloración ya se ha perdido un poco y, por tanto, se necesitarán menos sesiones.
  • Localización en el cuerpo: se desvanecerán más rápido los que se encuentren en zonas del cuerpo donde haya mas circulación sanguínea. Asimismo, los tatuajes que se encuentran mas alejados del corazón, como en las manos o los tobillos, permanecerán sus colores vivos por mas tiempo.

Lee también: Estigmatofilia: atracción por los tatuajes y piercings

¿Es doloroso usar láser para remover los tatuajes?

Sabemos que el dolor es subjetivo, por lo tanto, dependerá de la tolerancia de cada persona. Pero siendo realistas, si el individuo ha tolerado el hacerse un tatuaje, puede aguantar el quitárselo.

En el caso de requerirlo, se puede aplicar una crema anestésica en el área, unos minutos antes de comenzar. Además, es importante aplicar frío en la zona durante la eliminación.

El intervalo entre sesiones es al menos de 6 semanas, tiempo en el que las partículas desintegradas por el láser son reconocidas y atrapadas por células para su posterior eliminación junto con las toxinas del organismo, a través del sistema linfático.

El procedimiento es bastante seguro, siempre y cuando sea realizado por un especialista competente y capacitado, que use el equipo indicado.

¿Es doloroso usar láser para remover los tatuajes?
Que el procedimiento para eliminar los tatuajes con láser sea doloroso o no depende de cada persona.

¿Que precauciones se deben tomar después de cada sesión?

  • Usar una crema antiséptica y antiinflamatoria durante una semana como mínimo, por la posible formación de costras o ampollas.
  • Evitar el rascado de estas lesiones y dejar que se desprendan de forma natural.
  • Evitar exponerse al sudor durante 2 semanas, y también a cualquier fuente de calor (incluido el sol).
  • No usar piletas, saunas u duchas públicas durante un período prudencial para evitar posibles infecciones.
  • Evitar la exposición al sol en la zona tratada durante al menos los 15 días posteriores a cada sesión y utilizar protector solar.

Quizás te interese:  Terapia fotodinámica: ¿en qué consiste?

Posibles efectos secundarios del tratamiento láser

Cambios en la pigmentación

Por lo general, se observan tonos de piel más oscuros. Esto se da por respuesta del cuerpo, generando más (hiperpigmentación) o menos melanina (hipopigmentación) en el área tratada. Estos cambios son temporales, y suelen resolverse entre los 6 y 12 meses posteriores al tratamiento.

Sensibilidad de la piel

Molestias como el enrojecimiento, la hinchazón y la sensibilidad son habituales luego de la sesión. Pueden aparecer moretones y ampollas. Durante la curación, el área tiene mayor probabilidad de infectarse. A medida que transcurre el proceso de cicatrización natural, estas lesiones se van resolviendo.

Cicatrices

Ocurre en muy pocos casos. Para evitar este tipo de complicaciones permanentes, es conveniente hacer hincapié en los cuidados luego del procedimiento con láser. Si se llegan a formar ampollas y costras, deben tratarse de forma correcta. 

Tratamiento láser para borrar tatuajes: una opción segura

Gracias a la tecnología láser, borrar tatuajes ahora es seguro y eficaz. Los resultados son bastante interesantes y, por lo general, no quedan cicatrices. Lo importante es hacerlo de la mano de profesionales capacitados que cuenten con los equipos correspondientes.

  • Bäumler W. Laser Treatment of Tattoos: Basic Principles. Curr Probl Dermatol. 2017;52:94‐104. doi:10.1159/000450809
  • Serup J, Bäumler W. Guide to Treatment of Tattoo Complications and Tattoo Removal. Curr Probl Dermatol. 2017;52:132‐138. doi:10.1159/000452966
  • Choudhary, S., Elsaie, M. L., Leiva, A., & Nouri, K. (2010). Lasers for tattoo removal: A review. Lasers in medical science, 25(5), 619-627. https://doi.org/10.1007/s10103-010-0800-2
  • Khunger N, Molpariya A, Khunger A. Complications of Tattoos and Tattoo Removal: Stop and Think Before you ink. J Cutan Aesthet Surg. 2015;8(1):30‐36. doi:10.4103/0974-2077.155072