Le amo, pero ya no le deseo como antes

Raquel Lemos Rodríguez·
30 Julio, 2020
¿Sientes que la pasión ha desaparecido en tu relación? No te agobies antes de tiempo. Descubre cuáles pueden ser las causas y cómo actuar.

Amo a mi pareja, sin embargo, ya no le deseo como antes. No sé qué me pasa“. Es probable que te suene esta frase. Casi todas las personas, en algún momento, han pasado por este tipo de situaciones.

Cuando se lleva muchos años en una relación con la misma pareja, es común experimentar un descenso en la libido. No obstante, hay casos en los que esto puede resultar preocupante.

Es importante reflexionar al respecto, ya que no es lo mismo sentir que la pasión ya no es la que era, que darse cuenta de que incluso el amor, la ilusión y la atracción han desaparecido. Te contamos un poco más al respecto.

Ya no le deseo como antes, ¿qué me está pasando?

Mujer pensando en la falta de deseo hacia su pareja

Si sientes que ya no deseas a tu pareja como antes, puede que aparezcan por tu mente pensamientos sobre el pasado. Es posible, además, que recuerdes una y otra vez cómo fueron vuestras primeras veces juntos o lo emocionante que era todo al principio.

Sin embargo, como bien sabes, volver hacia atrás no es posible y puede generarte mucha ansiedad y frustración. Las relaciones viven diferentes etapas y cada una de ellas es bonita a su manera. 

Cuando empiezas a salir con alguien, al principio todo es más excitante porque realmente no conoces a esa persona. El proceso de descubrirla es divertido, pero se basa en unas expectativas que uno mismo ha idealizado en su mente. Por eso, hay veces que las relaciones terminan tras pasar por este proceso.

Si has seguido con tu pareja después de ello es porque te ha gustado la persona que has descubierto en ella. Piensa que si la sigues queriendo, es porque hay algo más allá del sexo y el atractivo físico en la relación: una verdadera conexión en la que el compromiso y la intimidad son los principales protagonistas según la teoría triangular del psicólogo Robert Sternberg.

No te agobies ni te estreses con pensamientos negativos intrusivos. No siempre puedes estar bien, es normal dudar sobre la relación en determinados momentos, pues esta cambia, al igual que lo hacéis vosotros. Además, es normal que la pasión disminuya o fluctúe a lo largo del tiempo.

Descubre: Evita dañar tu relación de pareja

El motivo de por qué ya no le deseo como antes

Antes de entrar en ese “modo drama” es importante analizar los posibles motivos del descenso del deseo y la pasión. Las posibilidades pueden ser muchas. Sin embargo, sincerarse con uno mismo evitará que dañes la relación y que te hieras a ti mismo.

Para eso, vamos a ver algunas afirmaciones con las que puedes o no sentirte identificado. Repetimos, ¡es importante que seas sincero!

  • “Ya no le deseo como antes porque me siento seguro manteniendo unos hábitos y unas rutinas”. Debajo de todo esto reside un gran miedo al cambio.
  • “He dejado de ser detallista con mi pareja o de demostrarle con pequeñas cosas lo mucho que la quiero. Total, ¡ya lo sabe!”.
  • “En mi vida hay mucho estrés con respecto al trabajo o la economía que provocan mi malhumor y que mi pareja sea el blanco de toda mi frustración”.
  • “Hay problemas que he decidido no mirar de frente (poca o nula comunicación con mi pareja, siempre está en el trabajo, me ha sido infiel)”.
  • “En realidad ya no le quiero, pero estoy con mi pareja porque me siento cómodo y tengo miedo a no encontrar a nadie más”.

Como ves, hay muchas posibilidades, casi tantas como personas. De ahí que sea fundamental que te preguntes cómo te encuentras en la relación. Eso sí, hazlo en un momento de calma, no tras una discusión.

Además, ten en cuenta que puede que existan muchas resistencias en ti que te permitan profundizar en este tema. Por ejemplo, negarlo evitará que mires con perspectiva tu relación de pareja y evitarlo te cargará de mayor malestar a la larga.

Lee: ¿Cuándo debo ir con mi pareja a terapia?

Pareja en terapia

Acudir a terapia de pareja

Si, a pesar de todo lo anterior, no sois capaces de solucionar esta falta de pasión, es importante pensar en acudir a terapia de pareja. Puede que te parezca excesivo o que te de vergüenza, pero a veces es la única manera de salvar una relación. Para esto, no obstante, es importante hacer un trabajo previo.

Esto consiste en dejar de echarle la culpa al otro de la situación que se sufre. Hay que abrir los ojos y no obcecarse con un único punto de vista. Debes estar abierto a ver y analizar las cosas desde otra perspectiva, no pensar solo en “ya no le deseo”.

Sabiendo todo esto, podréis trabajar con el psicólogo. De la misma forma, hay que tener en cuenta que ir a terapia requiere un nivel alto de sinceridad, tanto con tu pareja como con el especialista. Si no eres honesto, no podrás ayudar a solucionar la situación.