¿Le puedo llamar primera?

Tras una cita, nos da verguenza llamar primero. ¿Cuánto tiempo debo esperar para dar ese paso? Te damos una respuesta en este post.

¿Espero a que me llame o le puedo llamar primera? ¿Quedaré como desesperada si hago contacto yo? ¿Si no se comunica es porque no le intereso? Las preguntas se agolpan en nuestra mente y no hay lugar para nada. ¡Te resolvemos las dudas en este artículo!

¿Llama él o llamo yo?

Esta pregunta es tan existencial como el “ser o no ser” de Hamlet. ¡Nos pone en una situación muy angustiante! Porque por un lado queremos esperar a que él demuestre que le interesamos, pero por el otro no podemos aguardar por saber cómo está y si le volveremos a ver.

Si tiene tu número y no te llama, automáticamente pensarás que no le gustas. Luego te serenarás y te darás cuenta de que quizás haya estado ocupado o que está esperando un poco para comunicarse contigo, ya que según la ‘opinión popular’ no está bien visto mostrarse desesperado o ansioso.

Llama él primero o llamo yo.

Cuando después de una cita o de conocer a alguien, el otro no da señales de vida, también puedes hacerte la pregunta de ¿puedo llamar primera? En realidad, no hay nada que te impida hacerlo, no existen leyes que te lo prohíban.

Puedes pasarte todo el día con el móvil en la mano, incluso marcar su número, pero piensas mil veces antes de pulsar en ‘llamar’. ¡Tienes mucha vergüenza y no sabes cómo se lo tomará él! ¿Si está a mil en el trabajo? ¿Y si le parece mal que yo dé ese paso? ¿Si quedo como una desesperada? Y si… Ese condicional que, valga la redundancia, nos ‘condiciona’ a hacer algo que queremos.

Tomar una determinación

Una buena manera de saber si es mejor llamar primera o no, es ‘pensar como hombre’. ¿Esto qué significa? Básicamente, determinar cómo actuaría un individuo masculino en esta situación.

Un joven quizás no le preste tanta atención a eso de ‘le llamé al otro día’ o ‘esperé una semana para enviarle un mensaje’. O tal vez, está pensando cuándo será el mejor momento para hablar con esa chica que tanto le ha gustado.

Ten en cuenta que para él también es algo vergonzoso llamarte después de conocerse o de tener una cita, y probablemente, esté esperando el momento adecuado. ¿Cuándo sería esa hora ideal? Cuando no estés trabajando, estudiando, haciendo la compra, bebiendo café con tus amigas o paseando a tu perro. ¡Puede ser muy difícil hallar el horario perfecto!

E, incluso, aunque crea que estás tranquila en tu casa y que puedes hablar sin problemas; ¡hay  posibilidad de que le surja un inconveniente a él!

Lee también: Nomofobia: cuando dependo totalmente de mi teléfono móvil

¿Qué sucede si decido llamar primera?

Quién llama primero.

 

Si bien no existe una regla que indique cuánto tiempo debemos dejar pasar desde que nos vemos hasta que hablamos por teléfono, lo cierto es que culturalmente a los hombres les gusta sentir que tienen el control de la situación.

Si no llaman al otro día o en las jornadas siguientes, tal vez, se deba a que no han tenido tiempo, o que consideran adecuado dejar pasar una semana para no quedar tan ‘acosador’.

Lo mismo sucede con las mujeres, ya que si a la mañana siguiente de la cita le envías un mensaje puede considerar o bien que eres una controladora o incluso que tu ansiedad o tu desesperación son demasiado para él.

Es verdad que estás en todo tu derecho de llamar primera si te ha encantado y si quieres continuar en contacto; pero también debes pensar a futuro (si es que esa es tu intención).

Visita este artículo: 10 consejos para hacerlo por primera vez con tu novio

¿Cómo actuar en la primera llamada?

Cómo actuar en la primera llamada.

 

Un hombre prefiere tomar la iniciativa por cuestiones culturales o de orgullo personal y aunque pueda sonar machista, eso es bueno para la incipiente relación. Aunque no lleve las riendas en la pareja, debe creer que sí es ‘el que manda’.

Por eso, mejor será que esperes unos días antes de llamarle o comunicarte con él. Para matar el tiempo puedes hacer cualquier tipo de actividad que te haga pensar en otra cosa. No te quedes mirando fijo el móvil, no dejes de lado tus obligaciones… Sigue tu vida normalmente y no te preocupes, tarde o temprano te llamará.

Cuando lo haga, no empieces con un sermón ni una reprimenda del estilo ‘¿por qué no me has llamado antes?’ ya que puede tomarlo como que lo controlas o le haces una escena y así será siempre.

En el caso de que no puedas aguantar más la espera y decidas llamar primera, ten en cuenta el momento en que te comunicas con él: busca esa hora en que no esté trabajando, en la universidad o en el gimnasio. Por ejemplo, puedes elegir por la noche antes de dormir, será una agradable sorpresa y ambos estarán tranquilos para hablar.

Tu tono de voz deberá ser amable, cómplice y muy agradable; nada de recriminaciones, quejas o reprimendas. Deja que solo te explique qué ha hecho en todos estos días de ‘ausencia’ y por qué no te ha llamado antes.