Leche frita, aprende con esta receta fácil

La leche frita es un postre que resalta por su innovación al momento de elaborarla, pero es una receta extremadamente sencilla con un resultado delicioso.

Existen muchos tipos de postres y preparaciones que involucran a los dulces. De hecho, algunas son más que conocidas por ser irresistibles y universalmente conocidas<. también están las de otro tipo, las que tienen nombres llamativos. Es tiempo de descubrir la receta de leche frita.

En principio esta receta podría parecer una invención disparatada, sin embargo conocerás que es un postre muy delicioso. Y es que, este dulce es originario del norte de España, muy típico del país ibérico. Cuando descubran de qué trata, cómo luce y sabe, no te quedará de otra que intentarlo en la cocina.

Para lograr este platillo delicioso y dulce solo necesitarás algunos ingredientes. Es una receta maravillosa y muy sencilla de hacer. ¡Sin complicadas instrucciones!

En este sentido, que puedas hacerla en casa no será un problema y solo necesitarías entre 4 a 5 elementos para prepararla. Sin embargo, debes tener en cuenta que este postre conlleva algunas limitaciones. Así, no se recomienda su ingesta a personas que tengan las siguientes afecciones:

Aunque, si no padeces ninguna de estas afecciones, no existiría ninguna prohibición o precaución a la que debas someterte. Cabe destacar que unos de los aspectos más trascendentales de poder preparar nuevas y originales recetas es que te permite viajar por el mundo a través de la cultura culinaria.

Un poco de cada región, país, folclore, idiosincrasia… Todo con una buena combinación entre el sabor de cada preparación y la salud. Aunque este postre es rico en calorías, también lo es en vitaminas y minerales, y en porciones moderadas no hace ningún daño.

Así que, anímate, ve por el delantal que está colgado en la cocina y sigue con esta receta de leche frita. Uno de los mejores y más degustados postres que la gastronomía ibérica tiene para mostrar.

Descubre cómo preparar la receta de leche frita

¿Es un dulce pero se frita?

Esta es una duda que siempre queda cuando se relaciona el nombre del postre a la preparación. Para aclarar esta pequeña confusión hay que hacer mención a la manera de la elaboración.

  • Recuerda que la receta de leche frita tiene como característica formar pequeños moldes. Estos, al final, se enfrían y dejan reposar para que se endurezcan.
  • Por eso la culminación de la receta termina y necesita el pasado por aceite caliente para freír.

Si aún mantienes la duda, pronto descubrirás que no hay nada que que lo complique.

¿Lo sabías? 11 cosas que harán tu vida en la cocina más sencilla

Pasos para lograr la receta de leche frita

Autor: Javier Lastras

Ingredientes

  • 3 tazas de leche líquida completa (750 ml)
  • 3 cucharadas de maicena (45 g)
  • 4 cucharadas de azúcar (60 g)
  • 1 cáscara de limón
  • 1 palo de canela

Descubre: ¿Es malo el azúcar para nuestra salud?

Preparación

  1. Debes iniciar la receta preparando la leche y dándole sabor dulce.
  2. Para esto necesitarás incluir en una olla mediana a fuego muy bajo la leche junto con el azúcar, el palo de canela y las cáscaras del limón.
  3. La idea es que remuevas lentamente la leche con los ingredientes mezclados y, cuando se acerque el punto de ebullición, apagues rápido.
  4. Debes dejar reposar con tapa sobre la olla por 15 minutos. De esta manera el sabor de la leche será más dulce y concentrado.
  5. A continuación, colarás la leche hirviendo, y luego pasarás a otra olla que esté limpia.
  6. Cumplido el paso anterior, deberás mezclar la leche colada con una taza de leche fría y maicena para luego llevarla al fuego.
  7. Tendrás que remover la mezcla poco a poco, pero sin parar en ningún momento.
  8. No intentes agilizar el proceso subiendo la intensidad de la llama. Esto hará que la leche de espese demasiado rápido y que se pegue en el fondo de la olla.
  9. Remueve constantemente por 20 minutos para luego, apagar la estufa y dejar enfriar antes de verter el contenido.
  10. Guarda en la nevera durante, al menos, 4 horas, aunque lo preferible es que sea toda la noche.
  11. Finalmente, retira de la nevera, corta en pequeños cuadros los pedazos y fríelos con aceite caliente hasta que doren.
  12. Para terminar, solo queda espolvorear azúcar, canela y rallar la cáscara de limón por encima.