Recetas de leches vegetales para elaborarlas - Mejor Con Salud

Recetas de leches vegetales para elaborarlas

¿Sabías que la leche de almendras tiene más calcio que la de vaca? Además, al no fermentar es mucho más digestiva, y también es muy beneficiosa para nuestro sistema nervioso

Muchas personas padecen intolerancia a la lactosa y por ello han desterrado los lácteos de su dieta. Sin embargo, existe la posibilidad de consumir algunas leches alternativas. Estas son muy saludables, naturales y aportan muchísimos beneficios para la salud. Y, al contrario de lo que tradicionalmente se cree, muchas de estas leches poseen un alto contenido de calcio.

Se las prepara en base a legumbres, cereales, frutos secos o semillas y son una excelente fuente alimenticia, tanto para niños como para adultos. Por no contener componentes de origen animal, no contienen lactosa ni colesterol y resultan ideales para los vegetarianos y veganos. ¿Te interesa saber cómo preparar estas maravillosas leches vegetales?

Leche de Almendras

Entre las semillas oleaginosas, la almendra es una de las que más nutrientes posee. Además, es altamente alcalina y su contenido proteico posee un alto valor biológico, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales de suma importancia para el organismo.

Algo muy importante a destacar es que la leche de almendras aporta más calcio que la leche vacuna, pues 100g de leche de almendras contienen 252mg de calcio. Esta leche no produce fermentaciones, razón por la cual es muy digestiva, y además resulta ideal para el sistema nervioso. Es un alimento altamente aconsejable para los niños, las embarazadas, las madres en período de lactancia y también para los deportistas.

Ingredientes

  • Almendras peladas – 15 unidades
  • Agua – ½ litro

Procedimiento

Pelar las almendras y colocarlas en remojo. Dejarlas durante 12 horas en el agua. Una vez transcurrido ese tiempo, licuar todo. Colar (o mejor aún, filtrar) y endulzar a gusto.

Leche de Arroz

Esta leche es muy digestiva y muy rica en hidratos de carbono y ácidos oleicos. Es altamente recomendable para quienes sufren afecciones estomacales. Los diabéticos pueden consumirla e, incluso en ciertos casos, también está indicada para los celíacos, de acuerdo al grado de tolerancia.

El contenido de grasas es muy reducido, solo un 1%, y la mayor parte de sus grasas son poliinsaturadas. Además, es un alimento con propiedades depurativas que contribuye a bajar el nivel de ácido úrico.

Ingredientes

  • Arroz integral – 1taza
  • Agua – 10 tazas
  • Sal marina fina – ¼ de cucharadita

Procedimiento

Lavar bien el arroz. Luego tostarlo a fuego mínimo (sin utilizar aceite, ni ningún otro elemento graso), hasta que se vea dorado. Utilizar cuchara de madera para revolver. Añadir el agua y dejar que se cocine a fuego lento, tapado, durante 2 horas.

Luego retirar, filtrar y endulzar a gusto.

Leche de Avena

Esta leche posee innumerables beneficios. Entre ellos, podemos mencionar que favorece tremendamente los procesos digestivos, ya que estimula el movimiento intestinal y aporta sustancias similares a un gel que ayuda a suavizar las mucosas intestinales. Asimismo, la avena actúa como relajante del sistema nervioso.

La leche de avena es muy útil para ser utilizada en forma externa, para curar lesiones de la piel, para aplicar en erupciones de los niños, en caso de reacciones alérgicas y de eczemas.

Ingredientes

  • Avena arrollada – ½ taza
  • Agua – 1litro 

Procedimiento

Colocar la avena en el agua y mezclar bien. A continuación, llevar al fuego hasta que alcance el hervor. Reducir el fuego al mínimo y cocinar por 3 minutos más. Apagar el fuego, revolver bien y dejar en reposo durante, al menos, 10 minutos. Procesar todo en la licuadora y por último, filtrar. En este caso en particular, es muy importante exprimir muy bien el filtro para obtener la leche.

Algunas aclaraciones generales

  • Si vas a beber la leche sola, o la vas a utilizar en preparaciones dulces, puedes endulzar con miel, azúcar integral, stevia, etc.
  • Existen muchísimas variantes para preparar leches vegetales. En base a las recetas compartidas, puedes experimentar utilizando diferentes ingredientes como avellanas, nueces y también con semillas de girasol, de sésamo, de lino o linaza, quinoa, etc., o bien mezclar algunas de ellas.
  • En el caso de las semillas, será necesario pasarlas antes por un molinillo para pulverizarlas bien.
  • Estas leches son muy fáciles de digerir, por ser más livianasPueden ser consumidas de la misma manera en que se toma la leche de vaca, es decir con cereales, en el desayuno y merienda, en preparaciones cocidas, en postres, y también en preparaciones saladas como sopas e inclusive en salsas.  
  • Esperamos que pronto te dispongas a prepararlas para así comenzar a incorporar sus fantásticas propiedades para la salud. 

Imagen cortesía de Jacqueline – sweetbeetandgreenbean