Leptina: qué es y cómo actúa

Alicia Romero 17 enero, 2018
La leptina es una hormona que interviene directamente en el control de la saciedad, entre otras muchas funciones.

La leptina es una hormona liberada por el tejido graso (adiposo) de nuestro organismo. Las hormonas son sustancias químicas liberadas a la sangre en bajas concentraciones. Desde allí se distribuyen por el organismo hasta llegar a las células diana, donde modifican la actividad celular.

Pueden inhibir o estimular distintos procesos metabólicos. La leptina es una hormona relacionada con la saciedad y, por lo tanto, implicada en la conducta alimentaria. 

¿Qué es la leptina?

Qué es la leptina

La leptina es una proteína formada por 146 aminoácidos. El gen desde el cual se sintetiza se encuentra en el cromosoma 7. Según distintos estudios, no se encuentra almacenada en el tejido adiposo, por lo que se sintetiza en los adipocitos después de distintos estímulos.

También se conocen otros sitios de producción, como el ovario, hipotálamo, la placenta y la mucosa gástrica. Una vez liberada pasa a la sangre, actuando en diferentes sitios al unirse a su receptor ObRb.

Su secreción es cíclica siguiendo el ritmo circadiano, cada ciclo suele durar unos 45 minutos. Sus niveles son mayores por la mañana y van disminuyendo, llegando al mínimo por la noche. También está relacionada con la ingesta, ya que su secreción aumenta después de las comidas.

Además, cuando la ingesta es abundante sus niveles se mantienen elevados durante más tiempo. Por ello sabemos que la leptina está relacionada con la saciedad y el apetito. 

Ver también: 7 alimentos que aumentan la leptina

El tejido adiposo y la leptina

La grasa de nuestro organismo se almacena en el tejido adiposo. Hay dos tipos de tejido adiposo en función de las células que lo forman, llamadas adipocitos:

  • Grasa blanca: está formada por adipocitos blancos, con un núcleo desplazado por una gran vacuola de grasa que ocupa la mayor parte de la célula. Es la más abundante, forma la grasa subcutánea y abdominal.
  • Grasa parda: en este caso los adipocitos tienen un tono marrón rojizo, con múltiples vacuolas de menor tamaño. Forma parte de la grasa visceral que envuelve a los órganos y a los vasos.

Los niveles de leptina en sangre son proporcionales al número de adipocitos y al tamaño de los mismos. Asimismo, en aquellas personas con mayor grasa corporal los niveles de leptina son mayores. Podríamos pensar entonces que estos sujetos tendrán menor apetito, pero parece que se crea una resistencia a la misma en este caso.

Aunque la leptina se sintetiza en distintos órganos, su producción principal corre a cargo de los adipocitos. Por ello, la concentración de leptina en la sangre va a ser proporcional a la masa corporal.

Papel de la leptina en el control del apetito

leptina

El control del apetito corre a cargo de una estructura cerebral llamada hipotálamo. Dentro del mismo, existen distintos núcleos. El más relacionado con el apetito y los niveles de leptina es núcleo arcuato, que posee un gran número de receptores ObRb. Éste consta de dos grupos de neuronas:

  • Neuronas de la vía oxigénica: formada por neuronas que liberan dos proteínas, neuropéptido Y y AGRP. Esta vía es la encargada de inducir el apetito.
  • Neuronas en la vía anoxigénica: en este caso las neuronas liberan propiomelanocortina y CART, dos proteínas encargadas de frenar el apetito. Es decir, esta vía induce la sensación de saciedad.

Parece ser que la leptina atraviesa la barrera hematoencefálica y estimula la vía anorexigénica a la vez que inhibe la oxigénica. Las neuronas de estos núcleos tienen múltiples conexiones con otras áreas cerebrales. Por eso, desde aquí se envían señales a otras estructuras cerebrales que regulan la conducta alimentaria.

Además, los niveles de leptina están relacionados con los de insulina. La insulina es una hormona liberada en el páncreas tras las comidas. Su secreción favorece que la glucosa procedente de los alimentos entre en las células, utilizándose como fuente de energía.

Se ha visto que la leptina inhibe la secreción de insulina. Esto disminuye la captación de glucosa y por lo tanto, la glucosa no entra en las células. De igual forma, la secreción de insulina estimula la liberación de leptina.

Te recomendamos leer: ¿Qué es la Resistencia a la Insulina o Síndrome Metabólico?

Otras funciones de la leptina

Otras funciones de la leptina

Aunque la función más conocida es en el control del peso corporal y el apetito, esta hormona parece estar implicada en muchos otros procesos metabólicos. La sospecha comenzó al observar que el receptor ObRb está presente en muchos más tejidos que los implicados en la conducta alimentaria. Algunas de esas implicaciones son:

  • Favorece la angiogénesis tumoral: la angiogénesis es un proceso fisiológico normal consistente en la síntesis o producción de nuevos vasos sanguíneos. Parece que la leptina estimula la angiogénesis al estimular la división de algunas células implicadas. Además, esta hormona induce la liberación de hormonas que inducen la angiogénesis.
  • Interviene en la pubertad: recientemente se ha observado que antes de la pubertad se produce un aumento de la secreción de leptina en las mujeres. Podría estar relacionada con que las mujeres tienen a acumular mayor cantidad de grasa. En cambio, en los varones disminuyen los niveles de leptina, probablemente debido a la testosterona, que inhibe su secreción.
  • Relacionada con el embarazo fetal: aún no hay resultados comprobados, se está investigando acerca de la función del aumento de leptina durante el embarazo. Se sospecha que pueda estar implicada en la angiogénesis y el crecimento fetal.
  • Interviene en la tensión arterial
Alicia Romero

Estudiante de Medicina. La cultura es aquello que queda cuando todo lo demás se va, así que vamos a cultivarla.

Ver perfil
Te puede gustar