Lesiones de degloving: ¿qué son y cómo se clasifican?

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 10 marzo, 2019
Las lesiones de degloving son unas lesiones de carácter traumático en las que las partes blandas de los tejidos se dañan de forma grave y dejan a la vista el tejido óseo.

Las lesiones de degloving se conocen en medicina como aquellas lesiones traumáticas que arrancan los tejidos blandos de la piel en zonas extensas y dejan a la vista el hueso. Por lo general, las lesiones de degloving afectan principalmente a las extremidades.

También se les llaman lesiones de despegamiento, avulsión, arrancamiento o desguantamiento. Las lesiones que producen, en la mayoría de los casos, no tienen solución. Cuando este tipo de lesiones traumáticas se dan en la cabeza o en el torso, suelen ser de carácter mortal.

Clasificación de las lesiones de degloving

Fractura en muñeca
Según la gravedad y extensión de las lesiones encontramos varios grados de clasificación.

La clasificación de las lesiones de las partes blandas puede ayudar a entender su verdadera extensión y sus implicaciones. Se utiliza la clasificación de Tscherne y toma como ejemplo las fracturas de tibia y sus lesiones asociadas a las partes blandas.

Según la clasificación de Tscherne, las lesiones de partes blandas se agrupan en grupos dependiendo del grado:

  • Grado 0

Las lesiones de grado 0 ocurren en las fracturas de poca energía, como por ejemplo en las fracturas espiroideas de la tibia en los esquiadores, y en ellas no hay signos clínicos evidentes de lesión.

  • Grado I

En este grupo, las lesiones aparecen cuando las fracturas se producen con una energía moderada. Un ejemplo de lesión de grado I son las fracturas de luxaciones de tobillo. La energía liberada produce una contusión entre leve y moderada de las partes blandas.

También se pueden producir lesiones de partes blandas por la presión que el fragmento de fractura ejerce sobre ellas.

  • Grado II

En cuando a las lesiones de grado II, se originan por mecanismo de alta energía. Un ejemplo de este tipo de lesiones de las partes blandas son las fracturas de tibia cerradas segmentarias de accidentes de tráfico.

En estos casos, las partes blandas absorben mucha energía en el momento del impacto y, como consecuencia, se produce una contusión profunda. En esta categoría también se incluyen los síndromes compartimentales inminentes.

  • Grado III

Finalmente, están las lesiones de grado III. Éstas se asocian a graves daños cutáneos y musculares como:

  • Lesiones vasculares.
  • Síndromes compartimentales avanzados: es una afección seria que implica un aumento de la presión en un compartimento muscular. Puede llevar a daño de nervios y músculos, al igual que problemas con el flujo sanguíneo.
  • Lesiones por aplastamiento.
  • Lesiones de degloving.

Como podemos ver, las lesiones degloving están dentro del grupo más grave de la clasificación de las lesiones de las partes blandas.

Quizás también estés interesado en leer: Descubre la flor que alivia dolores musculares y cura moratones

Avances de la clasificación de Tscherne

Radiografía de mano
La escala de clasificación ha ido cambiando, incluyendo más factores y aspectos a valorar.

La clasificación de Tscherne ha sido recientemente ampliada. En dicha ampliación, se utiliza una escala de cinco puntos que cuantifica de forma independiente la gravedad de la piel, la del músculo-tendón y las lesiones neurovasculares.

Esta clasificación es más precisa que la anterior para describir las lesiones de degloving. Sin embargo, la mayoría de los autores todavía siguen utilizando la de Tscherne.

Aunque clasificar las lesiones de partes blandas puede ser útil, en realidad la gravedad de estas lesiones aumenta en una escala continua, por lo que suele resultar difícil clasificar una determinada lesión de forma fiable.

Lee también: 9 tipos de amputaciones que debes conocer

Tratamiento

El reconocimiento y manejo de las partes blandas es uno de los aspectos más importantes del tratamiento. En las lesiones que pertenecen al rango de grado II y grado III según la clasificación explicada en el apartado anterior, evolucionan mejor al utilizar un fijador externo temporal y retrasando la cirugía.

Las lesiones de degloving van a necesitar intervenciones de cirugía mayor. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Reimplantación: consiste en volver a juntar partes del cuerpo que han sido amputados. Por ejemplo, dedos de la mano.
  • Revascularización: suministro de sangre a las zonas que sufren una alta falta de riego sanguíneo.

Cuando no es posible, se hacen injertos de piel o colgajos. Sin embargo, en muchas ocasiones no es posible conservar la extremidad o los miembros y se tiene que llevar a cabo una amputación.

La amputación es una técnica quirúrgica que consiste en la separación o corte de un miembro de una parte del cuerpo. Después de amputar el miembro afectado, el paciente deberá recurrir a unas sesiones de fisioterapia postoperatorias.