Licuado natural de naranja, zanahoria y cúrcuma para la artritis

Valeria Sabater · 21 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 28 mayo, 2019
La cantidad de cúrcuma debe ser exacta y no debemos excedernos ya que, de lo contrario, puede resultar contraproducente y producirnos daños en la vesícula biliar.

Son muchas las personas que deben aprender a vivir con la artritis, en especial, con los dos tipos más comunes: la osteoartritis y la artritis reumatoide.

Si bien es cierto que a día de hoy no hay cura y la artritis no se puede revertir, la medicina se orienta a ofrecer una mejor calidad de vida al paciente, a través de un tratamiento lo más personalizado posible.

La artritis se caracteriza ante todo por una degradación del cartílago, esa parte que protege a las articulaciones. Por eso, en ocasiones, los remedios naturales y una correcta alimentación podrían aportar ese granito de arena para regenerarlo y reducir la inflamación. Aun así, no se deben considerar sustitutos de la medicación recomendada por un médico.

Hoy en nuestro espacio queremos explicarte cómo puede beneficiarte este sencillo licuado a base de naranja, zanahoria y cúrcuma para tratar de aliviar un poco tus problemas de artritis.

Remedio natural para la artritis

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica y degenerativa. Una vez tengamos el diagnóstico de nuestro médico deberemos poner en práctica diversos cambios.

Seguiremos el tratamiento farmacológico y nos orientaremos a llevar una vida lo más saludable posible, que evite el progreso de esta enfermedad sistémica. Habrá días, por ejemplo, en que nos levantemos por la mañana con mucho dolor y con pérdida de la movilidad articular.

Uno de los aspectos más importantes va a ser, sin duda, controlar la inflamación. De no hacerlo, el problema puede dañar los huesos, ligamentos y los tendones que hay alrededor de la articulación. Poco a poco puede aparecer la deformidad.

Prevención-de-la-artritis

Nuestra finalidad será pues disponer de una mejor calidad de vida y ralentizar este proceso lo máximo que nos sea posible. Ahora bien, puede que te preguntes si la medicina natural puede ayudarnos a tratar la artritis.

La respuesta es no. Obviamente ni la medicina natural ni la ordinaria revertirá el proceso hasta sanarnos, pero sí podemos reducir el dolor, rebajar la inflamación y nutrir el cartílago. Nos serán de gran ayuda en el día a día.

Toma nota de una serie de trucos que, aunque no curarán el problema, nos podrían permitir obtener una mejor calidad de vida gracias a productos naturales:

  • Consume jengibre.
  • Toma piña.
  • Hazte cataplasmas con ulmaria, un tipo de planta con efectos positivos para la artritis.
  • Consume aceite de onagra.
  • Toma aceite de linaza, una semilla rica en omega 3 beneficioso para la artritis.

Licuado de naranja, zanahoria y cúrcuma para la artritis

IMG_9192

Tomar este licuado por las mañanas podría contribuir a mejorar un poco el problema. Es una bebida con ingredientes que tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas nos podrían permitir reducir esa rigidez articular.

  • La zanahoria es un vegetal muy adecuado para facilitar el proceso de desintoxicación y nutrición de tejidos y huesos. Además, nos permite bajar la acidez del cuerpo.
  • La zanahoria y todas las enzimas, proteínas y vitaminas que se hallan en esa pulpa rica en antioxidantes, nos brindarán una nutrición para el cartílago.
  • Frutas como las naranjas y limones son muy adecuadas para tratar la artritis gracias a la vitamina C que contienen. Nos permiten reducir la inflamación.
  • Por su parte, la cúrcuma es una raíz muy utilizada en pacientes aquejados por la artritis reumatoide. Puedes tomar entre 200 y 300 mg al día para beneficiarte de sus propiedades antiinflamatorias.

Es importante que sepas que el efecto de este licuado es acumulativo. Notarás sus beneficios al cabo de 5 o 6 días. Por ello, recuerda incluirlo cada día en tu desayuno.

Descubre: 8 remedios naturales para combatir la inflamación abdominal

Ingredientes

  • 2 zanahorias
  • 2 naranjas
  • 250 mg de cúrcuma en polvo
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • Antes que nada, recuerda que debemos controlar la cantidad cúrcuma en este licuado. Son 250 mg (la cuarta parte de un gramo). Si nos excedemos demasiado en esa dosis diaria podemos sufrir alteraciones en la vesícula biliar.
  • Lo primero que vamos a hacer es obtener el jugo de las dos naranjas. Seguidamente, lavamos bien las zanahorias y las cortamos en varios trozos para facilitar el licuado.
  • Ya en la licuadora, solo tendrás que añadir el vaso de agua, el zumo de las dos naranjas, las zanahorias y esa cucharadita pequeña de cúrcuma en polvo.

Te recomendamos leer: Dolores que nunca deberías ignorar

Obtén un licuado bien homogéneo y bebe en ayunas. Si sigues una alimentación baja en grasas saturadas y optas por una dieta mediterránea con ácidos grasos como el omega 3 y vitaminas que fortalezcan tu sistema inmunológico, podrías tener una mejor calidad de vida.

Si en alguna ocasión no dispones de naranjas para hacer este licuado, puedes incluir cualquier otra fruta rica en vitamina C, como por ejemplo, los limones, las papayas o los kiwis.

No olvides que esta bebida no es un sustituto del tratamiento médico. Además, convendría consultar su consumo con el médico que siga el historial del paciente.

  • Yang M, Akbar U, Mohan C. Curcumin in autoimmune and rheumatic diseases. Nutrients. 2019.
  • Khanna S, Jaiswal KS, Gupta B. Managing Rheumatoid Arthritis with Dietary Interventions. Front Nutr. 2017;
  • Al-Nahain A, Jahan R, Rahmatullah M. Zingiber officinale : A Potential Plant against Rheumatoid Arthritis . Arthritis. 2014;
  • Carr AC, McCall C. The role of vitamin C in the treatment of pain: New insights. Journal of Translational Medicine. 2017.