Cómo usar el limón para tener una piel bella y sana

La piel es un reflejo de nuestro estado de salud pero también de nuestro estado de ánimo, por lo tanto, debemos cuidarla y prestarle atención.

Usar limón para tener una piel bella y sana es un buen paso para conseguir la imagen que buscas, así como para cuidar tu autoestima.

La piel indica cómo estamos por dentro. No obstante, esto a veces es un inconveniente. El estrés, la falta de sueño, la fatiga pueden revelar algo de nosotros que no queremos. Incluso es capaz de influir de manera negativa en nuestro estado de ánimo.

Por ello, lo mejor es cuidar bien este aspecto. Es muy importante mirarse al espejo y encontrar una imagen sana. Nos llena de energía positiva, necesaria para comenzar el día. Esto es especialmente importante cuando estamos pasando una mala racha.

Para ello, lo mejor es recurrir a productos que sean lo más natural posible. Estos productos respetan nuestra naturaleza y apenas provocan efectos secundarios. Hoy vamos a hablarte del limón y cómo puedes usarlo para disfrutar de sus múltiples beneficios.

Por qué usar el limón para tener una piel bella y sana

Por qué usar el limón para tener una piel bella y sana

Como ocurre con todos los cítricos, el limón es rico en vitamina C, por lo que es un gran antioxidante. En consecuencia, retrasará la aparición de arrugas y marcas del tiempo.

En esta línea, también ayuda a producir melanina, por lo que la regeneración de la piel es mucho más sencilla.

Asimismo, esta vitamina se usa como cicatrizante. No es extraño que tengamos pequeñas heridas en la piel, debido a la depilación o a la aparición de acné o puntos negros.

El jugo de limón ayuda a eliminar las marcas o, por lo menos, atenuarlas.

Además presenta la ventaja de que nos sirve como exfoliante. De este modo, nos desharemos de todas las impurezas y grasas que tengamos adheridas a la piel.

Al mismo tiempo, conseguiremos una tez firme y clara, que nos dará una imagen luminosa.

Ver también: Cómo preparar un endurecedor con ajo y limón para fortalecer las uñas

Cómo usar el limón para tener una piel bella y sana

Exfoliar la piel con limón y azúcar

Tonificar la piel

Como sabes, todo exfoliante necesita un componente sólido que sirva para abrir los poros. En este caso, se trata de los granos de azúcar blanco.

No caigas en la tentación de usar sal, porque esta absorbe el agua de la piel, por lo que tiende a resecarla.

Puede que te extrañe que un ingrediente tan nocivo para nuestro organismo, se recomiende en este caso. Se debe a que la piel no filtra la glucosa, por lo que no pasa a nuestro interior.

Además, su textura rugosa la convierte en un instrumento perfecto para lograr nuestro objetivo.

Ingredientes

  • 3 cucharadas (13 gr) de azúcar blanco.
  • 3 cucharadas (45 gr) de aceite de oliva.
  • 1/2 vaso (125 ml) de agua.
  • Zumo de 1/2 limón.

Elaboración

  • Mezcla el zumo de limón con el agua.
  • Añade el azúcar.
  • Vierte el aceite poco a poco y remueve hasta homogeneizar.

Aplicación

Su efecto es similar a otros exfoliantes. En primer lugar, debes tener la zona bien limpia.

Después, aplica el exfoliante con limón para tener una piel bella y sana con masajes circulares. Cuida la presión que ejerces. Así, evitarás posibles heridas.

Lee también: Limones fermentados, una receta sencilla para enriquecer nuestros platos

Tonificar la piel

Exfoliar la piel con limón y azúcar

Ingredientes

  • Zumo de 1/2 limón.
  • 1/2 vaso (125 ml) de agua.
  • Puedes hacer más cantidad, siempre que respetes las proporciones.
  • Un disco de algodón.

Elaboración

Mezcla el agua y el limón para impedir que el cítrico dañe la piel. De esta manera, nos deshacemos de lo que no nos sirve, y aprovechamos sus increíbles propiedades. No obstante, si notas cierto enrojecimiento, prueba añadiendo más agua.

Aplicación

Humedece el disco de algodón y pásalo suavemente sobre la superficie que quieres tratar.

No la enjuagues hasta pasados 20 minutos. Durante este tiempo, el limón trabajará para limpiar, aclarar y tonificar la piel.

Después, retira el preparado con agua fría abundante y sécala. Tras esto, lo ideal es utilizar crema hidratante para culminar el tratamiento de manera eficaz.

Como sabes, para conservar la piel bella y sana, es esencial dar los pasos de los que hemos hablado: exfoliar, tonificar e hidratar.

En este último caso, también existen soluciones naturales, como esta de crema de coco y pomelo que puedes emplear en la ducha.

La piel es nuestra carta de presentación. Por tanto, lo deseable es cuidarla para dar la mejor versión de nosotros mismos.

Por otro lado, también es fundamental para la autoestima, ya que influye mucho en cómo nos percibimos.