Cómo hacer limonada de lavanda para tratar el dolor de cabeza y la ansiedad

La infusión de lavanda puede sernos de gran utilidad para aliviar estados de ansiedad y paliar el dolor de cabeza, siempre y cuando dediquemos también ese tiempo a relajarnos

En ocasiones, los remedios más sencillos son los que nos ofrecen mejores resultados. El uso de la lavanda para tratar tanto el dolor de cabeza como la ansiedad, por ejemplo, es un recurso natural que vine utilizándose desde tiempos muy antiguos.

Bastaba, por ejemplo, con humedecer un paño limpio con agua de lavanda para aplicarlo sobre la frente y conseguir así reducir tensiones y nerviosismo. Era simple medicina natural de la que hoy en día hemos heredado muchos aspectos que siguen dándonos buenos resultados.

Ahora bien, algo que debemos tener claro es que para manejar mejor los estados de ansiedad y ese dolor de cabeza que aparece tan a menudo como síntoma psicosomático, lo mejor es contar con consejo experto.

Serán siempre nuestros médicos quienes nos ofrezcan en primer lugar un diagnóstico. Más tarde seguiremos el tratamiento que nos prescriban.

No obstante siempre es adecuado seguir ciertas recomendaciones complementarias. Mejorar nuestros hábitos de vida, comer mejor, llevar a cabo prácticas como el Mindfulness o algún ejercicio físico son sin duda enfoques muy recomendables.

Asimismo, este remedio natural también puede ayudarnos. Se trata de una deliciosa limonada de lavanda.

La lavanda, una planta medicinal que reduce el dolor de cabeza y la ansiedad

persona con dolor de cabeza

Suelen decir que la fragancia de la lavanda es una de las más cautivadoras, de ahí que los romanos, por ejemplo, utilizaran esta planta para darse baños relejantes donde envolverse de su buen olor y eliminar tensiones.

La propia palabra “lavanda” procede de una palabra romana: “lavándula”, que a su vez tiene su raíz en “lavar”, haciendo referencia a su capacidad para renovarnos por dentro y por fuera, eliminando tensiones y purificándonos.

Podremos encontrar lavanda en todas sus formas en cualquier tienda natural: desde la propia planta seca, hasta aceites esenciales, jabones, infusiones.

Beneficios de la lavanda según la ciencia

Estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Münster, Alemania, nos señalan que la lavanda presenta múltiples beneficios, son los siguientes:

  • Mejora la calidad del sueño.
  • La inhalación de aceite esencial de lavanda, por ejemplo, reduce el dolor asociado a las migrañas.
  • La lavanda, además es un relajante del sistema nervioso. Es útil para relajar, mejorar nuestros procesos cognitivos, aliviar tensiones musculares…
  • El aceite esencial de lavanda tiene más de 150 componentes activos, y son muy eficaces para reducir tanto el estrés como la ansiedad. Podemos tomarlo en forma de infusión, darnos baños o, simplemente, disfrutando de su olor.
  • La lavanda además, actúa como un buen antiinflamatorio, es antibacteriano, adesintoxicante, hipotensor, sin olvidar tampoco su conocida acción sedante.

Se utiliza desde tiempos muy remotos como remedio para aliviar los nervios, tal y como te hemos indicado al inicio. De ahí que sea una de las plantas más usadas en aromaterapia.

  • Una de las formas más comunes en que se usa la lavanda para eliminar la molestia del dolor de cabeza y la ansiedad es a través de una limonada.

Los beneficios de combinar lavanda con limón

Zumo de limón para el dolor de cabeza

En nuestro remedio para reducir el dolor de cabeza y la ansiedad vamos a utilizar una deliciosa combinación a base de limón y lavanda. Ya conocemos los beneficios de la lavada, así que… ¿De qué manera puede ayudarnos el limón en este caso?

  • El limón es una fuente natural de vitamina C y múltiples minerales. Nos ayuda a equilibrar los electrolitos, esos iones libres que favorecen la buena conducción eléctrica en nuestro cuerpo.
  • El limón potencia las virtudes de la lavanda: revitaliza, reduce la inflamación y favorece la circulación sanguínea.
  • Mucha gente suele utilizar un sencillo remedio para eliminar el dolor de cabeza pursátil, y es combinando limón, agua y sal del Himalaya. En este caso, la lavanda y el limón nos ofrecerán los mismos resultados.

Vale la pena probarlo.

Cómo preparar mi limonada de lavanda para reducir el dolor de cabeza y la ansiedad

lavanda para el dolor de cabeza

Ingredientes para 1 litro de limonada

  • 3 cucharadas de lavanda seca (3o g)
  • 1 litro de agua
  • 2 limones
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 4 cubitos de hielo
  • Una jarra grande

Descubre también los mejores jugos naturales para la ansiedad

Preparación

  • Empezaremos haciendo la infusión de lavanda. Para ello, calentamos medio litro de agua en nuestra tetera. Cuando llegue a ebullición añade esas 3 cucharadas de la planta medicinal junto con la cucharada de miel, y permite que infusione a lo largo de 15-20 minutos.
  • Una vez la tengas lista, deja que repose otros diez y procede entonces a colar todo el contenido quedándote solo con el agua obtenida. Señalarte que las imágenes superiores son solo una forma de presentación. De hecho, no es común que esta bebida adquiera ese tono violáceo.
  • Una vez haya reposado, la mezclaremos con el otro medio litro de agua.
  • Es momento de hacer nuestro zumo de limón. Obtenlo de esos dos limones y reserva la corteza de uno de ellos.
  • Ahora mezcla la infusión de lavanda y miel junto con el jugo de limón. Por último, corta la corteza de limón en trocitos e introdúcelos en la jarra que vayas a usar para servir la limonada de lavanda.
  • Si le añades esos 4 cubitos de hielo obtendrás una bebida tan refrescante como deliciosa.

¿Quieres leer más? Conoce las mejores formas de relajarte al llegar a casa

Indicarte que esta bebida relajante solo te hará efecto si te dedicas al menos una hora de descanso. Se trata de saber desconectar, ayudándote de este remedio natural tan saludable para destensar nervios y favorecer la circulación sanguínea.

Para concluir, es importante saber que la infusión de lavanda, así como el consumo de su aceite esencial, no será recomendable para niños menores de 6 años, ni para aquellas personas que sufran de problemas intestinales como Enfermedad de Crohn, úlceras o gastritis.

Asimismo, no nos olvidemos que a la hora de tratar la ansiedad, lo más adecuado es solicitar ayuda experta y especializada.

  • Appleton, KM, y Rogers, PJ (2004). Comida y estado de ánimo. Medicina de la salud de la mujer1(1), 4–6. https://doi.org/10.1383/wohm.1.1.4.55413
  • Rodriguez, J. L., & Meadows, E. A. (2012). Anxiety Disorders. In Encyclopedia of Human Behavior: Second Edition(pp. 169–176). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-375000-6.00028-8
  • Millan, M. J. (2003). The neurobiology and control of anxious states. Progress in Neurobiology. Elsevier Ltd. https://doi.org/10.1016/S0301-0082(03)00087-X