Limpia tu rostro con esto todos los días y observa como disminuyen las manchas y arrugas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Karla Henríquez el 3 diciembre, 2018
Si bien el aceite de coco es muy eficaz para eliminar impurezas y mantener la piel hidratada, las personas que tengan la piel con tendencia grasa deben evitar su uso.

En la actualidad, la mayoría de las mujeres nos preocupamos por mantener una piel limpia, saludable y libre de imperfecciones. Esto es especialmente cierto en el caso del cuidado del rostro. Sin embargo, muchos de los productos estéticos que requerimos son demasiado costosos o ineficaces.

Por fortuna, hay una serie de soluciones naturales que funcionan a la maravilla sin tener que gastar de más o sufrir efectos secundarios. Lo mejor de todo es que muchas son multiusos y las podemos incorporar de diversas formas en nuestra rutina de belleza.

Este es el caso del prodigioso aceite de coco. Este alimento se ha hecho bastante popular por sus cualidades medicinales y aplicaciones cosméticas. Limpia en profundidad la piel y le proporciona nutrientes esenciales para revitalizarla y darle una apariencia renovada.

¿Cuáles son los beneficios de limpiar la piel con aceite de coco?

El aceite de coco es un producto multitarea que está llamando la atención de muchas mujeres por todas las propiedades que le aporta a la piel.

Por su textura y contenido de nutrientes, se ha convertido en una de las mejores alternativas a las cremas limpiadoras comerciales que suelen estar cargadas de químicos.

La gran ventaja de usarlo es que remueve todo tipo de impurezas del rostro. Especialmente, productos de maquillaje fuertes como el rímel o los lápices para los ojos.

Al frotar una pequeña cantidad sobre la piel, se elimina al máximo todo tipo de suciedad. Así, la dejamos lista para iniciar su proceso de renovación celular.

Cuenta con sustancias antibacterianas y antifúngicas que reducen la presencia de bacterias. Esto nos ayuda a evitar las infecciones cutáneas y afecciones comunes como el acné.

El aceite de coco es ideal para limpiar el rostro.

También es un excelente hidratante natural, idóneo para aquellas que están teniendo problemas de sequedad o alteraciones en su pH.

Su aporte significativo de vitamina E contribuye a frenar el daño oxidativo causado por los radicales libres. Estos son los principales responsables del envejecimiento prematuro.

Puede aplicarse en la delicada piel del contorno de los ojos, ya que reemplaza perfectamente los tratamientos nocturnos para prevenir la aparición de las famosas “patas de gallo”.

Por su capacidad para reducir la presencia de células muertas también es útil para atenuar esas pequeñas manchas que se forman por la exposición al sol o por la edad.

Ver también: 10 secretos con aceite de coco para rejuvenecer

¿Cómo limpiar el rostro con aceite de coco?

¿Cómo limpiar el rostro con aceite de coco?

Si bien podemos utilizar el producto por sí solo para aprovechar todas estas cualidades, también es bueno usarlo como base para la elaboración de una crema limpiadora facial.

No obstante, por su contenido de grasa, no está recomendada para aquellas que tienen un rostro con tendencia grasosa o acneica.

Si no es tu caso, no dudes en elaborarla en casa.

Ingredientes

  • ¾ de taza de aceite de coco (170 g)
  • ¼ de taza de manteca de cacao (56 g)

¿Cómo prepararla?

  • Para empezar, debes poner la manteca de cacao en un cazo y calentarla al baño María hasta que se derrita.
  • Cuando esto ocurra, incorpora el aceite de coco y remueve bien para que se integren.
  • Retírala del fuego y déjala reposar un par de horas o hasta que se solidifique.
  • Te recomendamos verterla en un frasco de vidrio para que se conserve por más tiempo.

Modo de aplicación

  • Toma una pequeña cantidad del producto y frótalo sobre las áreas del rostro que deseas limpiar.
  • Luego, pásate un paño limpio para retirar la suciedad.
  • Si deseas utilizarla como crema hidratante, frótala con suaves masajes circulares hasta que se absorba.

¿Qué otros usos le puedo dar?

Cabe destacar que también puedes aplicarla sobre la piel de los labios, e incluso, puede ser la base de un exfoliante natural.

En este caso solo debes agregarle un poco de azúcar moreno para hacerla más efectiva para eliminar las células muertas.

Si gustas, puedes utilizar la misma fórmula para tratar problemas estéticos comunes como las estrías.

Aunque este no las puede eliminar por completo, sí es un buen complemento para reducirlas en poco tiempo.

Si tus pies lucen secos y agrietados no dudes en masajearlos con una buena cantidad de esta crema natural.

Sus propiedades antibacterianas (gracias al ácido láurico) previenen las infecciones y sus aceites naturales ayudan a recuperar la suavidad de la piel.

Te recomendamos leer: Mascarilla y exfoliante de café para el rostro cansado

¿Cuál es el mejor aceite de coco?

¿Cuál es el mejor aceite de coco para el rostro?

Para que todas estas propiedades sean efectivas es muy importante elegir un aceite de coco de la mejor calidad.

Al momento de adquirirlo en el mercado lo podrás encontrar en varias presentaciones y puede que eso te confunda un poco.

Si tienes esta duda, recuerda que es mejor elegir el llamado “extra virgen” o “prensado en frío” que es más puro que los que son refinados mediante procesos químicos.

Evita al máximo escoger los hidrogenados porque no suelen conservar los nutrientes que benefician la piel.

  • Agero, A. L. C., & Verallo-Rowell, V. M. (2004). A Randomized Double-Blind Controlled Trial Comparing Extra Virgin Coconut Oil with Mineral Oil as a Moisturizer for Mild to Moderate Xerosis. Dermatitis (Formerly American Journal of Contact Dermatitis). https://doi.org/10.2310/6620.2004.04006
  • Kappally, S., Shirwaikar, A., & Shirwaikar, A. (2015). Coconut oil - a review of potential applications. Hygeia Journal for Drugs and Medicines. https://doi.org/10.15254/H.J.D.Med.7.2015.149
  • Lin, T. K., Zhong, L., & Santiago, J. L. (2018). Anti-inflammatory and skin barrier repair effects of topical application of some plant oils. International Journal of Molecular Sciences. https://doi.org/10.3390/ijms19010070