¿Cómo hacer un limpiador de horno a base de productos naturales?

Aprende a preparar en simples pasos y con productos naturales estos limpiadores de horno. ¡Te sorprenderán sus resultados!

Contar con un buen limpiador de horno es fundamental hoy en día, ya que el horno es el electrodoméstico que probablemente más se ensucie en la cocina. Suele llenarse de grasa y de sustancias en su interior, y si no se limpia de manera frecuente puede llenar la casa de humo cada vez que se use e incluso cambiar el aroma y el tiempo de cocción de los alimentos.

Dependiendo de la frecuencia de uso y del tipo de alimentos que se cocinen, deberá variar el intervalo de tiempo entre cada limpieza. Lo más común es una vez al mes para evitar la acumulación de suciedad.

Otro punto importante es tratar de no utilizar siempre productos químicos para su limpieza y desinfección, ya que son muy eficientes, pero pueden producir daños y alergias en la piel. Además, utilizar productos naturales y al alcance de la mano ayudará a disminuir el fuerte impacto ecológico que generan los productos más contaminantes.

Limpiador de horno a base de productos naturales

A continuación, te mostramos dos tipos de limpiadores a base de productos completamente naturales y económicos. Además, ambos se pueden utilizar perfectamente en cualquier tipo de horno, ya sea de gas o eléctrico.

Limpiador de horno con levadura sólida

Levadura sólida para diferentes usos.

La levadura es producto que se utiliza mucho para la elaboración de masas y panes, y está formada por un hongo unicelular que produce enzimas capaces de descomponer diversos cuerpos orgánicos en otros más sencillos. Aprovechándonos de esta característica, se puede crear un producto para la limpieza de los hornos.

Qué se necesita:

  • Levadura en polvo (100 gramos)
  • Agua (1 litro)
  • Botella rociadora (1)
  • Un trapo o esponja para vajilla
  • Vinagre (250 ml)
  • Recipiente (1)

Cómo se aplica:

  • En primer lugar, quitar todas las parrillas y soportes que se encuentren en el interior del horno.
  • Luego, tomar el recipiente y colocar la levadura (100 gramos).
  • Agregar a la levadura agua (2 cucharadas) y formar una pasta.
  • A continuación, esparcir la pasta en todo el interior del horno. Es importante cubrir toda la superficie. La levadura cambiará de color a marrón.
  • Dejar actuar durante 12 horas.
  • Limpiar con un trapo húmedo, tratando de quitar la mayor parte de la levadura. Es probable que queden restos que serán retirados más tardes.
  • Seguidamente, tomar el rociador y verter el vinagre (250 ml).
  • Aplicar vinagre sobre los restos de levadura (de esta manera se formará una espuma).
  • Luego, retirar la espuma con un trapo húmedo. Este eliminará los restos de levadura que se unieron al vinagre.
  • Colocar los soportes y parrillas que fueron quitados.
  • Finalmente, encender el horno a temperatura baja durante 30 minutos para secarlo.

Limpiador de horno a base de bicarbonato y vinagre

El bicarbonato es un excelente producto para la limpieza. Es bastante abrasivo, lo que ayuda a eliminar manchas difíciles, y además desodoriza, ya que absorbe los malos olores. Si se combina con el vinagre, un agente desengrasante que elimina el aceite y la suciedad sin dañar, obtendremos un excelente producto totalmente natural para la limpieza del horno.

El vinagre y el bicarbonato de sodio pueden acabar con los malos olores.

Qué se necesita:

  • Bicarbonato (2 cucharadas)
  • Agua (2 cucharadas)
  • Vinagre blanco
  • Paño de cocina
  • Taza (1)
  • Guantes para protección
  • Espátula de plástico o cepillo

Cómo se aplica:

  • En primer lugar, retirar fuentes, parrillas y todos los elementos que pueda haber dentro del horno.
  • Luego, tomar la taza y colocar el bicarbonato (2 cucharadas).
  • A continuación, añadir al bicarbonato el agua (2 cucharadas).
  • Mezclar bien hasta formar una pasta.
  • Posteriormente, colocar la pasta en todo el interior del horno. Cubrir todas las superficies que tengan suciedad. Incluir también el cristal de la puerta del horno.
  • Luego, frotar con guantes y cepillo o espátula.
  • Dejar actuar 12 horas.
  • Pasado ese lapso de tiempo, humedecer un paño de cocina y retirar toda la pasta.
  • Si es necesario, raspar con una espátula.

La limpieza del horno resultará mucho más rápida y sencilla con cualquiera de estos dos productos, dado que son sumamente eficaces. Al ser naturales no tendrán compuestos químicos que dañen la piel, ni tampoco fuertes olores como los productos comerciales. A esto se debe sumar su bajo coste. ¡Anímate a probarlos!