¿Cómo limpiar las hojas de las plantas en casa?

¿Alguna vez limpiaste las hojas de tus plantas? Deberías hacerlo; esta puede ser una razón que impida su sano crecimiento.

La limpieza en casa puede alcanzar hasta los rincones más recónditos, incluso las plantas. ¿Sabías que puedes dejarlas relucientes con algunos simples pasos? Te contamos cómo limpiar las hojas de las plantas en casa para tener el jardín bello y colorido que siempre quisiste.

¿Es importante limpiar las hojas de las plantas?

Sí, lo es. Esto se debe a que mantenerlas en buen estado y cuidadas favorece su respiración. El polvo o la misma contaminación de un ambiente pueden acumularse sobre ella y así reducir considerablemente la cantidad de luz solar que recibe.

Como sabréis, esto redundará en menos clorofila y, por lo tanto, nos quedará una planta enferma. Si se llega a esta situación, no solamente que la planta se pondrá amarillenta y dejará de crecer; podría llegar incluso a morirse.

Plantas para conciliar el sueño.

Por lo tanto, limpiar aquellas plantas que no reciban agua de lluvia se vuelve muy importante. Lo recomendable es repetir este procedimiento al menos dos veces por mes.

Te recomendamos leer: Revitaliza tu hogar con estas 10 ideas para decorar con plantas

Métodos para limpiar las hojas de las plantas

1. El agua como primer recurso

Por supuesto, no hay que ser ningún experto para pensar en el agua como un buen recurso para limpiar las hojas de las plantas. Esta idea es muy buena, de hecho.

Un buen consejo es mover la planta hasta la ducha y abrir el grifo; procura que el agua esté tibia. Así, recibirá gotas suaves en lugar de un chorro más intenso y directo que pueda dañar las hojas. Usar una manguera o un pulverizador también puede resultar muy bien.

Si la suciedad de la planta es demasiado importante, puedes mezclar un litro de agua con algo de gel de ducha. Rocíala completa con este preparado y luego enjuágala con agua limpia. Quienes recomiendan este método apuntan que es mejor tapar el sustrato o tumbar la planta para que esta mezcla solo quede en las flores.

2. Abrillantador natural

Es una técnica muy efectiva, salvo para aquellas plantas con hojas rizadas o con pequeños pelos; no las utilices en ellas. Pásales por las hojas una esponja con agua jabonosa para que ganen brillo; otra opción es hacerlo con aceite de oliva. De ambas maneras, conseguirás darle mayor fulgor a tus plantas.

3. Limpiar las hojas de las plantas con leche o cerveza

Por increíble que parezca, la leche es un producto apto para el fin que aquí perseguimos. El procedimiento es sencillo: moja un trapo con leche y frótalo por las hojas que desees limpiar. Instantáneamente notarás los resultados. También puedes utilizar un poco de cerveza en lugar de leche. 

La leche y la osteporosis

4. Cáscaras de plátano para limpiar las plantas

Repasar las hojas de las plantas con la parte interna de las cáscaras de plátano las dejará limpias y brillosas. Al igual que con la leche, notarás rápidamente cómo cambia la apariencia de la hoja. Se volverá más verde y radiante.

Ver también: 10 plantas que puedes cultivar fácilmente en tu jardín

5. Limpiar plantas con un cepillo de dientes

En el segundo punto remarcamos una precaución con respecto a las plantas con aterciopeladas o con pequeños pelos. Para limpiarlas, puedes recurrir a un cepillo de dientes viejo.

Es muy sencillo: ten la hoja con tu mano debajo y pasa el cepillo suavemente por encima. Comienza desde la base y avanza con cuidado hasta la punta de la hoja. Recuerda enjuagar el cepillo de vez en cuando y déjalo secar antes de usarlo para limpiar las hojas de las plantas.

Algunos otros objetos que pueden servir para esta técnica son pinceles suaves o limpiapipas (escobillón). Es más, hasta una hoja de la misma planta puede ser útil para eliminar el polvo del resto de ellas.

Otros consejos

Más allá de que es importante limpiar las hojas de las plantas, también hay que ofrecerles otros cuidados. Uno de ellos, quizás el más importante, tiene que ver con la eliminación de partes no saludables.

Si la planta tiene flores marchitas u hojas secas, amarillentas o débiles, lo mejor será quitarlas. De esta forma, podrá dedicar todos sus recursos a la conservación y proliferación de sus partes sanas.

Ten en cuenta las características de las plantas para su cuidado. Por ejemplo, hay algunas que no salen favorecidas cuando se mojan sus hojas; algunos ejemplos son las cactáceas y las crasas o las suculentas. Para ellas, es mejor optar por la limpieza en seco.

Limpiar las hojas de las plantas es algo que te llevará apenas unos minutos. Sin embargo, puede tener efectos sumamente positivos para ellas. Si las utilizas en la decoración de interiores, un aspecto sano y reluciente cambiará totalmente la vitalidad de tus ambientes.