Limpiar los oídos de forma segura y saludable

31 agosto, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
No es recomendable recurrir a los remedios naturales para limpiar los oídos, ya que pueden causar reacciones adversas y provocar un problema mayor.

¿Se deben limpiar los oídos a menudo? ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? En general, los médicos recomiendan no introducir objetos en los oídos, ni siquiera los bastoncillos de algodón, ya que pueden dañar la membrana y el interior, y provocar taponamientos.

El conducto auditivo externo está revestido por folículos pilosos (origen de los pelitos), y por glándulas que producen un aceite ceroso denominado cerumen que es importante para mantener la salud de los oídos.

Sin embargo, sucede que cuando uno trata de limpiar los oídos, puede empujar el cerumen más hacia lo profundo y bloquear el conducto auditivo. El tapón de cerumen es una de las causas más comunes de pérdida de la audición. Por este motivo, los médicos no recomiendan hurgar en el oído para limpiarlo.

 

Función de la cera en los oídos

Normalmente, la cera se abre paso hasta la abertura del oído. Una vez ahí se cae o se elimina mediante el lavado. Por eso, a continuación te presentamos cinco productos naturales que podrás usar para limpiar tus oídos. Con un simple lavado, lograrás oídos limpios y sanos.

La cera es una secreción natural, normal, propia de los oídos. Por lo tanto, cumple con una función fisiológica y es proteger a los oídos.

Dicha protección la brinda de la siguiente manera:

  • La cera atrapa e impide que el polvo, bacterias y otros microorganismos, o pequeños objetos, penetren y le causen daño al oído. Así puede prevenir la aparición de infecciones.
  • También podemos decir que actúa como lubricante, pues impide que los canales auditivos se sequen y lleguen a agrietarse.
  • Protege la delicada piel del conducto auditivo para evitar que se irrite cuando le entre agua.

Sin embargo, la presencia de cera en exceso podría indicar la existencia de una infección. O la producción excesiva de cerumen puede endurecerse en el conducto auditivo y bloquear el oído.

En resumen, el mismo órgano te indicará cuándo tus oídos necesitan una limpieza para reducir un poco los niveles de cera. Cuando esto suceda, debes estar preparado para limpiarlos de una forma segura y, a la vez, eficiente.

¿Por qué se deben limpiar los oídos?

Los oídos se encargan de percibir los sonidos para enviarlos al cerebro. Además, su rol es fundamental porque contribuyen a mantener al cuerpo en equilibrio.

La parte del oído que ayuda con el equilibrio se conoce como el sistema vestibular o el laberinto, una estructura en el oído interno compuesta por hueso y tejido blando.

Por lo tanto, limpiar los oídos no solo es importante para evitar la acumulación de cera y suciedad, o prevenir infecciones, sino también para tener una buena audición.

La higiene de los oídos abarca principalmente la limpieza de las orejas, que al estar expuestas de forma externa pueden limpiarse de forma sencilla. Pero, para limpiar el conducto principal del oído se debe tener más cuidado.

De todos modos, no debes limpiar los oídos con demasiada frecuencia ni con demasiada fuerza.

Te puede interesar: Consejos para tener oídos saludables

Nota acerca de los remedios caseros

La infusión de manzanilla, el aceite de oliva, el aceite de almendras, el agua oxigenada son algunos de os remedios caseros más recomendados a la hora de eliminar la cera de los oídos. Sin embargo, su uso no es recomendable, puesto que puede provocar reacciones adversas. 

En las farmacias se pueden encontrar diversos productos elaborados con distintos ingredientes, incluso con manzanilla, por ejemplo, que además de ser seguros, tienen un uso muy sencillo y no tienen un olor desagradable. Pregunta a tu farmacéutico cuál te recomienda y sigues las instrucciones del producto a la hora de comenzar a utilizarlo.

limpiar los oídos con aceite

Aspectos finales

Una vez que hayas aplicado el respectivo producto, podrás proceder a limpiarte los oídos. Una vez hayas finalizado, deberás:

  1. Secar el oído completamente. Puedes usar un secador de cabello (en potencia baja y con aire tibio) para acelerar el proceso.
  2. Puedes limpiar el conducto auditivo externo con un pañuelo o papel higiénico envuelto alrededor de tu dedo. ¡Nunca hacia la parte interna!
  3. Acude al médico especialista si tienes los oídos obstruidos con cerumen, tienes molestias y dificultades para extraerlo.