Limpieza facial natural en nuestro hogar - Mejor Con Salud

Limpieza facial natural en nuestro hogar

Algunas mascarillas incluyen ingredientes que ya se encargan de cerrar los poros con sus ingredientes base. Si no es el caso, después de retirarla, podemos aplicar algún astringente y terminar con agua fría.

No debemos de olvidarnos de la piel, este órgano sensitivo que cubre prácticamente todo nuestro cuerpo. De ahí que debemos preocuparnos de su cuidado no solo por un tema de estética, sino también por una cuestión salud. En esta ocasión pondremos especial atención en la delicada piel del rostro.

No hace falta ir a un distinguido salón de belleza y utilizar caros productos químicos para hacer un tratamiento de limpieza y renovación de la piel del rostro. Se puede realizar en nuestro hogar y además con productos totalmente naturales.

No se trata solo de una actividad de higiene corporal necesaria sino también, una excelente manera de rejuvenecer tu piel. Proponemos seguir estos pasos para realizar una limpieza sencilla, natural y eficiente.

Abrir los poros

En primer lugar lavamos la piel del rostro con agua tibia y jabón. Una vez hemos sacamos toda la suciedad e impurezas superficiales que se adhieren durante el día pasarnos a abrir bien los poros antes de aplicar las mascarillas de limpieza. Es un paso fundamental preparar el terreno para absorber bien los productos que queremos aplicar.

Podemos calentar un cazo con agua y llevarlo a ebullición. Lo retiramos del fuego y agregamos alguna hierba como lavanda, manzanilla o té verde y seguidamente nos acercamos hasta colocar la cara sobre el recipiente y nos cubrirnos con una toalla para recibir los vapores que despide sobre el rostro. Entre 2 y 5 minutos es suficiente para que transpire bien la piel.

Exfoliación o peeling

En esta fase se busca eliminar de la piel las células muertas incrustadas y favorecer la regeneración celular, también nos ayudará a eliminar cicatrices, evitar la aparición de escamas y favorecer la circulación en la piel. Hay que hacerlo siempre después de estar bien limpia la cara y con los poros abiertos, no es conveniente saltarse ningún paso. Este peeling o exfoliación lo podemos realizar con diferentes recetas caseras:

Cada 100 g de almendra común aportan una importante cantidad de vitamina E (26,22 mg).

Cada 100 g de almendra común aportan una importante cantidad de vitamina E (26,22 mg).

Peeling de almendras; mezclamos los siguientes ingredientes y los guardamos en un reciente de vidrio bien limpio para aplicarlo cada vez que hacemos este tratamiento. Puede ser una vez a la semana:

.- ½ taza de sal marina,
.-½ cucharita de extracto de almendra puro
.- ½ taza de granos de café
.- ½ taza de azúcar moreno gruesa
.-½ taza de aceite de almendra dulce

Peeling de coco y chocolate: mezclar bien el aceite con el azúcar y los extractos hasta que convertirlo en una misma sustancia, agregar entonces el cacao en polvo y guardarlo en un recipiente para su uso:

.- ½ taza de aceite de coco líquido
.- 3 cucharadas de cacao en polvo puro sin azúcar
.- 1 taza de azúcar morena
.- ½ cucharadita de extracto puro de coco
.- 1 cucharadita de extracto de vainilla

Peeling de limón y almendra; esta mezcla hay que evitar que pueda entrar en contacto con líquidos, prepararla antes de lavarnos y revolverla con los propios dedos antes de usarla.

.- ½ cucharadita de ralladura de limón
.- ½ taza de sal marina
.- ½ taza de aceite de almendra dulce

Es importante al aplicar los exfoliantes hacerlo con un suave masaje circular por toda la piel del rostro ejerciendo una pequeña presión usando una almohadilla antiséptica de maquillaje.. Con este paso eliminamos toda la suciedad y células muertas para poder proseguir con el tratamiento natural.

Podemos dejar unos veinte minutos la pasta haciendo su efecto antes de lavarnos de nuevo con agua tibia. Justo después de este paso es cuando podemos aprovechar para quitarnos de la piel los granitos y puntos negros, es el único momento adecuado para hacerlo si queremos evitar lastimar la piel y originar infecciones.

Mascarilla facial

Limpieza facial

Una vez que ya tenemos la piel bien limpia, exfoliada y retiradas las impurezas, es el momento de aplicar una mascarilla natural según la necesidad personal. Hay mascarillas para hidratar la piel seca, otras para eliminar el exceso de grasa, para eliminar las manchas, para cerrar los poros o para combatir la aparición de arrugas.

Podemos aplicarla hasta que el producto quede bien seco, o como en el peeling mantenerla unos veinte o treinta minutos mínimo antes de lavar con agua tibia, mejor secar suavemente la piel a toquecitos. A continuación exponemos algunas de las mascarillas naturales más sencillas y efectivas de elaborar y aplicar:

Mascarilla Anti arrugas: mezclamos bien en un recipiente media taza de pulpa de pepino sin semillas y un huevo crudo. Aplicamos por toda la piel del rostro y dejamos hacer su efecto durante mínimo media hora.

Mascarilla Restauradora del PH; utilizamos un paquete de gelatina con una taza de pulpa de tomate. Calentamos la gelatina y añadimos la pulpa hasta hacer una masa compacta. Una vez ha enfriado aplicamos por todo el rostro dejando al menos 20 minutos hasta que el tomate equilibre el ph mientras la gelatina tonifica la piel.

Mascarilla Hidratante; con medio aguacate hecho puré, dos cucharadas de miel y dos huevos. Batimos los huevos hasta conseguir espuma y añadimos los otros dos ingredientes. Cuando se quede todo como una pasta fina la aplicamos sobre la piel. Además de hidratar también nos ayudará el aguacate contra cicatrices y la hiperpigmentación. Mantener mínimo media hora.

Como se puede observar no se necesita gran cosa para preparar una mascarilla casera, y la gran ventaja que es totalmente natural y sin contraindicaciones. Dejará tu rostro suave y hermoso. Retiraremos la mascarilla con agua tibia, secando a toquecitos.

Cerrar los poros

Una vez terminada la limpieza, lo ideal sería hacer algo para cerrar los poros y evitar que entren impurezas. Se puede lograr aplicando agua bien helada en el rostro tras derretir en ella algunos hielos. Si la mascarilla llevaba tomate o pepino, ya hacen esa labor de cerramiento de los poros.

Otros productos que ayudan a cerrar los poros por su poder astringente son el té verde, la menta y el jugo de sidra de manzana. Los extendemos humedeciendo todo el rostro con una toallita y esperamos a que seque bien, antes de lavar de nuevo el rostro con agua fría en esta ocasión.

Mantenimiento de la piel

Una vez terminada la limpieza y para que nos dure en el tiempo es importante mantener la piel correctamente hidratada, ni reseca ni con excesivas grasas. Para ello es bueno usar la crema hidratante más adecuada en cada caso y así evitar la tirantez, sequedad, picores o envejecimiento de la misma. Debemos hidratar nuestra piel a diario, para mantenerla tersa y suave.

Podemos elaborar también una crema hidratante antiarrugas para piel reseca casera, que guardándola en la heladera dura hasta tres meses pero aconsejamos no esperar tanto pues tiene más propiedades los primeros días después de elaborarla. Los ingredientes son los siguientes:

.- 25 gramos de puré de pepino
.- 25 gramos de agua destilada
.- 25 gramos de aceite de jojoba
.- 25 gramos de aceite de semilla de uva
.- 25 gramos de aceite esencial de rosas

Mezclamos todos los ingredientes batiéndolos en un recipiente amplio, hasta integrar muy bien el aceite con el agua y el resto de productos. Guardar en un frasco de cristal y ya puedes comenzar a aplicártela diariamente para aprovechar sus propiedades desde el primer día.

Sería aconsejable sería aplicarla cuando salimos del baño o ducha, que la piel está bien limpia y los poros más abiertos para recibir sus valiosos efectos.