Limpieza de hígado y vesícula biliar con aceite de oliva y toronja

Daniela Echeverri Castro · 23 marzo, 2020
Según creencias, la mezcla de aceite de oliva y toronja puede resultar beneficiosa para la salud, siempre y cuando se mantenga la moderación y se pongan en práctica otros hábitos de vida saludables.

La mezcla de aceite de oliva y toronja viene a ser una mezcla que, a pesar de tener un sabor inusual, puede resultar agradable. Sobre todo, cuando tenemos preferencia por las frutas cítricas.

Al igual que la mezcla de aceite de oliva y limón, se considera que esta puede contribuir con la salud, puesto que ayudaría a complementar la dieta y a consumir grasas saludables y, en especial, omega 3. 

A continuación te comentaremos más acerca de esta mezcla, qué beneficios se le atribuyen y cómo prepararla fácilmente en casa.

Remedio de aceite de oliva y toronja

Aceite-de-oliva-y-toronja

En el ámbito popular se considera que el remedio de aceite de oliva y toronja puede contribuir con la limpieza del hígado y la vesícula biliar. Por ello, hay quienes lo consumen a diario, como parte de su estilo de vida. 

Aunque se cree que puede ser más beneficiosos como método de prevención que como tratamiento coadyuvante, el aceite de oliva y toronja, se utiliza de ambas maneras comúnmente.

Antes de comentarte cómo se prepara en casa, vamos a informarte acerca de los aportes que pueden brindar a la salud tanto el aceite de oliva como el pomelo, y la importancia de consumirlos dentro de un estilo de vida saludable para evitar el daño hepático y otros problemas de salud.

Descubre: Una dieta equilibrada para una vida saludable

Aportes del aceite de oliva y la toronja

Según los expertos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN):

  • La toronja (o pomelo) es una fruta que contiene vitamina C, b-carotenos, licopeno y ácidos orgánicos.
    • La vitamina C (ácido ascórbico) actúa como un antioxidante en el organismo y ayuda a proteger las células de los radicales libres.  Adicionalmente, mejora la absorción del hierro y contribuye con el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Además, un artículo de la Revista de Investigación e Información en Salud ha investigado el ejercicio que se desarrolla en la limpieza y la ayuda a la digestión de alimentos ricos en grasas del pomelo.

Las semillas y el mismo pomelo estimularían beneficiosamente la producción de bilis en el hígado y su expulsión por parte de la vesícula biliar.

  • El aceite de oliva es una fuente de ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos insaturados y vitamina E.
    • La vitamina E también actúa como antioxidante y ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evitar la formación de coágulos de sangre en su interior. Además, las células emplean la vitamina E para interactuar entre sí y para cumplir numerosas funciones importantes.

Por su contenido de sustancias antioxidantes, se considera que ambos alimentos son recomendables a la hora de mantener una salud y contribuir con la limpieza de órganos tan importantes como el hígado y la vesícula biliar.

Descubre: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

Remedio con aceite de oliva y toronja

Aceite de oliva

Para preparar el siguiente remedio será necesario disponer de toronja fresca y de un aceite de oliva de calidad, preferiblemente.

Ingredientes

  • 1 pomelo.
  • ¼ limón pequeño.
  • 1 diente pequeño de ajo fresco.
  • 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen (25 o 50 g).

Preparación

  • Cortar el pomelo por la mitad, extraer la pulpa y colocarla en un plato.
  • Aparte, pelar un diente de ajo y pasarlo por el rallador.
  • Cortar de la misma forma el limón y luego introducirlo en la licuadora junto con la pulpa del pomelo, el ajo triturado y el aceite de oliva.
  • Procesar todos los ingredientes a velocidad baja hasta formar una pasta y reservarla durante una hora.
  • Pasado el tiempo recomendado, tomar una cucharada de la mezcla o diluirla en agua.

Te puede interesar: Beneficios de comer 4 dientes de ajo al día que desconocías

Nota final

Cabe recordar que el consumo de este remedio no es, por sí solo, una cura para ninguna enfermedad. Tampoco es un sustituto para los medicamentos recetados por el médico. Por ello, debe consumirse con moderación, siempre dentro de un estilo de vida saludable.

  • Carriaga, M. T., & Henson, D. E. (1995). Liver, gallbladder, extrahepatic bile ducts, and pancreas. Cancer. https://doi.org/10.1002/1097-0142(19950101)75:1+<171::AID-CNCR2820751306>3.0.CO;2-2
  • Center, S. A. (2009). Diseases of the Gallbladder and Biliary Tree. Veterinary Clinics of North America – Small Animal Practice. https://doi.org/10.1016/j.cvsm.2009.01.004
  • Rogers, A. B., & Dintzis, R. Z. (2012). Liver and Gallbladder. In Comparative Anatomy and Histology. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-381361-9.00013-5