¿Qué indican los linfocitos altos en analítica?

Daniela Castro 1 mayo, 2018
Los linfocitos altos en una analítica de sangre pueden indicar el desarrollo de una enfermedad grave subyacente. Es importante analizar su origen para encontrar un tratamiento apropiado.

Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco cuya función principal es proteger al organismo contra los antígenos que causan enfermedades. Por eso, cuando una analítica de sangre indica linfocitos altos, es necesario encender las alertas.

Esta situación se conoce con el término médico linfocitosis y puede estar relacionada con el desarrollo de algunas enfermedades graves. Si bien a veces es inofensivo y temporal, producto de una afección reciente, también puede representar un problema crónico como cáncer en la sangre o infecciones.

Los valores normales de linfocitos oscilan entre los 1500 y 4000 por microlitro de sangre. Si al realizar un recuento sus niveles son superiores, el médico sugiere otras pruebas complementarias para determinar si su origen es motivo de preocupación.

Linfocitos altos: ¿cuándo son alarmantes?

Analítica de sangre.

Los linfocitos son un tipo de leucocito o glóbulos blancos que se encuentran presentes en la sangre como parte de las células que conforman el sistema inmunitario. Estos se encargan de identificar y atacar los agentes infecciosos y toxinas para evitar que enfermen el cuerpo.

Ahora bien, aunque desempeñan un papel principal como mecanismo de defensa, es primordial vigilar sus valores en la sangre. Si tras un hemograma completo sus niveles son altos, se habla de linfocitosis y posibles enfermedades subyacentes.

¿Quieres conocer más? Mitos y verdades desconocidos de la donación de sangre

Valores normales de linfocitos

Los linfocitos en la sangre representan entre el 20% y 40% de los leucocitos totales. Esto, traducido en cifras, indica que los valores normales son:

  • Entre 1500 y 4000 linfocitos por microlitro de sangre en adultos.
  • Entre 5000 y 7000 linfocitos por microlitro de sangre en niños.
  • Alrededor de 9000 linfocitos por microlitro de sangre en bebés.

El umbral exacto para diagnosticar una linfocitosis puede variar ligeramente de un laboratorio a otro. Sin embargo, si los resultados arrojan linfocitos altos, se debe encontrar su causa y un tratamiento apropiado para restablecerlos.

Tipos y causas de linfocitosis

Leucemia o Linfoma.

La linfocitosis puede ser absoluta o relativa. En el primer caso aumenta el número total de linfocitos en la sangre. Cuando es relativa solo aumenta el porcentaje de linfocitos respecto al total de leucocitos. Dependiendo de su causa también se distinguen en dos tipos de linfocitosis: la monoclonal y la policlonal.

Causas de la linfocitosis monoclonal

La linfocitosis monoclonal se produce por un defecto linfoide que eleva el número de linfocitos. Las enfermedades relacionadas con este tipo de linfocitos altos son:

  • Tumores linfoides
  • Leucemia prolinfocítica
  • Tricoleucemia
  • Leucemia linfocítica crónica
  • Leucemia linfoblástica aguda

Causas de la linfocitosis policlonal

Se habla de linfocitosis policlonal cuando los linfocitos altos están relacionados con infecciones como:

  • Mononucleosis infecciosa
  • Tos ferina
  • Hepatitis
  • Citomegalovirus
  • Toxoplasmosis
  • Enfermedad de Chagas
  • Tuberculosis
  • SIDA
  • Rubeola
  • Enfermedad endocrina de Addison

Otras causas de los linfocitos altos

  • Intoxicaciones por plomo o benzoles
  • Alteraciones metabólicas como acidosis diabética
  • Tratamientos con vitamina B12
  • Tabaquismo y drogodependencia
  • Extirpación de bazo
  • Transfusiones de sangre
  • Quemaduras solares

Síntomas de linfocitos altos

Mujer con fatiga.

Muchos pacientes con linfocitos altos no experimentan ningún síntoma. Por esto, algunos solo tienen consciencia del problema cuando se realizan, por algún motivo, un hemograma completo.

Cabe aclarar que tener los linfocitos altos no es una enfermedad como tal. Ocurre como consecuencia de una patología o infección subyacente. Por lo tanto, los síntomas de la linfocitosis pueden variar en función de la causa que la provoca.

Algunas de las manifestaciones clínicas más comunes son:

  • Fiebre moderada o alta
  • Sensación de fatiga o cansancio extremo
  • Mareos y debilidad
  • Dificulta para alcanzar la concentración
  • Pérdida de peso
  • Escalofríos y sudoración
  • Moretones inexplicables
  • Sangrados anormales

¿Cómo se realiza un diagnóstico de linfocitos altos?

Diagnóstico de linfocitos altos.

El proceso para determinar si una persona tiene linfocitos altos es una prueba analítica de sangre, concretamente un hemograma completo. La circunstancia se debe considerar alarmante en función del estado de salud del paciente.

En ocasiones la situación es inofensiva y temporal, pues se detecta poco después que el paciente ha superado alguna enfermedad. Sin embargo, siempre es vital hacerle un seguimiento para determinar si hay alguna causa subyacente de mayor cuidado.

¿No lo sabías? 5 formas de aumentar tus niveles de hierro en sangre

Tratamiento de los linfocitos altos

El tratamiento para bajar los linfocitos altos debe ir orientado a solventar el trastorno subyacente. Para determinar cuáles son las medidas más apropiadas, es primordial recibir una evaluación médica profesional.

Si su origen es una infección, el tratamiento puede incluir antibióticos, antivirales y antiinflamatorios. Si la causa es algún tipo de cáncer, lo más probable es que se requieran procesos como la quimioterapia, radioterapia o trasplante de médula.

Para ayudar al organismo a bajar los linfocitos de forma natural es posible que el médico sugiera una serie de cambios en la dieta. También es importante controlar el estrés y consumir abundante agua.

Bibliografía

Te puede gustar