Lipoma abdominal: qué es, síntomas y tratamiento

Los lipomas no tienen por qué requerir tratamiento, de hecho, éste se reserva a aquellos lipomas que puedan generar molestias secundarias debido a su localización.

Un lipoma abdominal es un tumor benigno localizado debajo de la piel del abdomen, en el tejido subcutáneo. Es una patología muy frecuente tanto en jóvenes como adultos. Encontrar un bulto en el abdomen puede asustar, por eso conviene saber las características de esta lesión dada su frecuencia y escasas complicaciones.

¿Qué es un lipoma abdominal?

Nuestra piel está formada por tres capas: epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo o hipodermis. El tejido celular subcutáneo es la capa más profunda, que contribuye a mantener la temperatura corporal y da consistencia a la piel.

Está formada por células grasas o adipocitos, células de defensa y fibroblastos, células alargadas que dan la consistencia a la piel. Los adipocitos son células grandes con el núcleo desplazado por una gran vacuola de grasa.

En determinadas circunstancias estas células crecen en exceso formando una masa que se llama lipoma.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo más frecuentes en el cuello, espalda y abdomen. Cuando aparecen en el abdomen se denominan lipomas abdominales. El tamaño es variable, desde milímetros hasta varios centímetros.

Te recomendamos leer: ¿Los lipomas duelen?

Síntomas de un lipoma abdominal

Dolor en abdomen

Para diferenciar un lipoma abdominal de otras tumoraciones abdominales la palpación de la lesión puede ser de gran ayuda. Los lipomas son bultos blandos no dolorosos cubiertos por piel normal.

Si la piel que recubre la tumoración está enrojecida o tiene alguna retracción, puede requerir un estudio más específico.

Otra característica de los lipomas es que no suelen estar adheridos a los planos más profundos, es decir, son móviles. Al palparlo se puede notar como el bulto se mueve bajo la piel. 

En principio, los lipomas no se acompañan de ningún síntoma. Si crecen mucho pueden comprimir otras estructuras y producir dolor o inflamación. Además, pueden infectarse, en cuyo caso necesitan tratarse con antibióticos.

¿Por qué se forman los lipomas abdominales?

Causas del lipoma del abdomen.

Son una patología muy frecuente y no tiene por qué deberse a ninguna causa concreta. En cambio, sí que existen algunos factores relacionados con su aparición:

  • Factores genéticos: aunque no es muy frecuente, existe una patología que cursa con la formación de múltiples lipomas. Se denomina lipomatosis y es una enfermedad hereditaria.
  • Consumo de alcohol: no se relaciona como tal con la aparición de lipomas pero sí con la lipomatosis. El consumo de alcohol en sujetos con esta patología favorece la formación de más lipomas.
  • Obesidad: en la obesidad la cantidad de grasa es mayor, por lo hay mayores probabilidades de que se forma un lipoma.
  • Otras enfermedades: trastornos en el metabolismo de la grasa pueden favorecer la formación de estos tumores benignos. Lo mismo ocurre en enfermedades hepáticas.

A veces se forman lipomas como consecuencia de un golpe, por una alteración en la evolución del cuadro. De todas formas, ya hemos dicho que no se conocen causas determinantes sino factores relacionados con su aparición.

Tampoco son una patología peligrosa, son asintomáticos y no evolucionan a patologías malignas. Precisamente por eso conocer sus características puede ser útil para identificarlos con facilidad.

Diagnóstico de un lipoma abdominal

Ecografía abdominal para ver un lipoma.

En muchas ocasiones con la palpación se establece el diagnóstico de lipoma abdominal. Si es de pequeño tamaño y no está en zonas de posibles complicaciones no hay por qué hacer ninguna prueba. Se puede hacer un seguimiento por el paciente y en caso de que las características cambien volver al especialista.

Si hay dudas sobre el diagnóstico o tiene un tamaño considerable, pueden hacerse otras pruebas para confirmar que es un lipoma:

  • Una ecografía: la ecografía es una técnica de imagen rápida y sencilla que permite ver el contenido del lipoma. Permite diferenciarlo de quistes, que tendrán contenido líquido, o de tumores malignos.
  • Una biopsia: es la que da el diagnóstico de certeza. Para confirmar que es un lipoma hay que extraer una porción del tejido y examinarlo el microscopio. En este estudio se puede comprobar la presencia de adipocitos.

Lee también: Adenolipomatosis

Tratamiento del lipoma abdominal

Los lipomas abdominales no tienen por qué requerir tratamiento. Sólo se tratan cuando están en un sitio complicado o si el tamaño puede suponer un peligro. Si las repercusiones en la calidad de vida del sujeto son importantes también se plantea la posibilidad de tratarlo.

El tratamiento consiste en una cirugía para extraer el lipoma. Puede hacerse una liposucción (se introduce una jeringuilla para extraer el contenido) o una extirpación. En la extirpación se abre el lipoma y se elimina, cerrando la herida con una sutura.

Alicia

Estudiante de Medicina. La cultura es aquello que queda cuando todo lo demás se va, así que vamos a cultivarla.

Ver perfil
Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar