¿Los lipomas duelen?

Es importante saber detectar un lipoma para evitar confundirlo con un tumor, ya sea benigno o maligno, y entrar en pánico.

Los lipomas son bultos de grasa benignos mucho más frecuentes de lo que pensamos. No obstante, muchas personas creen que los lipomas duelen. ¿Es esto verdad?

Hoy vamos a profundizar un poco más en los lipomas para poder dar una respuesta más acertada a esta pregunta. Además, es necesario que sepamos que son bastante más comunes de lo que creemos. Con lo que sí tenemos que quedarnos es con que son inofensivos.

Los lipomas son inofensivos

Esta afirmación tenemos que tenerla muy en cuenta para no entrar en pánico cuando nos encontremos con un bulto de grasa en alguna parte de nuestro cuerpo. Los lipomas son solo eso. Bultos de grasa que crecen de manera gradual hasta que detienen su crecimiento.

En ocasiones, son bastante grandes y, la mayoría de las veces, no suelen presentar mayores molestias o complicaciones. Estos bultos suelen moverse cuando los tocamos, lo que nos confirma que es algo benigno.

Además de esto, no suelen doler, aunque si presionamos fuerte o estamos constantemente tocando los lipomas, entonces pueden doler debido a la presión ejercida.

Los lipomas sobresalen tanto y son tan notorios porque están situados justo debajo de la piel. Suelen ser suaves al tacto y pueden alcanzar hasta un tamaño de 5 centímetros. No obstante, pueden crecer algo más.

Aunque los lipomas no sean síntoma de algo grave ni indiquen la presencia de un tumor, es importante acudir a un médico. Pues, a pesar de que tengamos un bulto con todas estas características siempre es importante que un profesional nos dé su opinión.

Descubre: ¿Tienes un pequeño bulto? Qué significan y cómo tratarlos

Los lipomas duelen en algunas ocasiones

Hombre con lipoma brazo

Hasta ahora hemos visto que los lipomas no suelen doler y que son solo bultos de grasa. No obstante, ¿qué ocurre cuando los lipomas duelen? ¿En qué casos esto sucede?

Cuando presionan nervios cercanos

Esto sucede cuando los lipomas crecen mucho. Por ejemplo, imaginemos que tenemos un lipoma en nuestro intestino y crece de tal manera que empieza a bloquear sus movimientos.

En este caso en particular, los lipomas duelen aunque se podría decir mejor que provocan dolor. Pues, su gran crecimiento tiene una consecuencia dolorosa.

Cuando tienen muchos vasos sanguíneos

Vasos sanguíneos

Hay determinados tipos de lipomas que presentan vasos sanguíneos. Por ejemplo, los conocidos como angiomiolipoma que suele aparecer en las extremidades inferiores y el tronco.

Cuanto mayor número de vasos sanguíneos contengan este tipo de lipomas, mayores serán el dolor y las molestias. El dolor suele aparecer de manera intermitente.

Lee: Cómo identificar si un bulto es benigno o maligno

Cuando se sufre de adiposis dolorosa

La adiposis dolorosa también es conocida como la enfermedad de Dercum. A pesar de que no es muy común, las personas que la sufren presentan varios lipomas que duelen a lo largo de su cuerpo.

Las zonas principales en las que aparecen son los brazos, el tronco y los muslos. Aunque se desconoce las causas que provocan esta condición, se la suele asociar a la obesidad.

El tratamiento de los lipomas

cirugia

Como hemos visto, los lipomas duelen en algunas ocasiones. Sin embargo, duelan o no, estos bultos de grasa tienen dos tratamientos comunes para todos: extirpación o liposucción.

En algunas ocasiones, desaparecen por sí solos. Sin embargo, si no se van, si resultan molestos o si se encuadran dentro de las situaciones que descubriremos a continuación, la mejor solución es eliminarlos:

  • El lipoma causa algún tipo de problema: impide los movimientos del intestino si se encuentra situado en ellos o causa problemas de respiración por haberse originado en la garganta.
  • Crece demasiado: un lipoma que crece más de 5 centímetros y continua progresando, sería recomendable extirparlo. El motivo radica en que puede limitar los movimientos, incomodar, ser molesto o doler.
  • Causa hemorragias: debido a su ubicación en los intestinos, por ejemplo, puede derivar en hemorragias o en sangre en las heces. Esto puede causar problemas mayores.

En todos estos casos, la extirpación o liposucción se recomienda. No obstante, el lipoma puede aparecer de nuevo. Por eso, es importante hacernos chequeos médicos para que nos puedan controlar estos bultos de grasa.

Un lipoma no suele causar mayores complicaciones y si son pequeños uno puede vivir con ellos. Sin embargo, si duelen, molestan y causan otro tipo de problemas, la mejor solución está en quitarlos por completo.