Todo lo que deberías saber sobre el aceite de semilla de uva

Si bien podemos consumir la semilla de uva directamente, al aplicarnos su aceite de forma tópica logramos beneficios a nivel cutáneo, ya que nos ayuda a cuidar de la piel en múltiples aspectos

Es más que probable que hayas oído hablar alguna vez sobre las bondades de la uva. Es más, la probabilidad aumenta si de consumirla se trata.

La uva es una fruta muy saludable, incluso sobresale en el mundo de la alimentación balanceada gracias al gran beneficio ofrecido a la sangre, ya que nos ayuda a depurarla.

Por otra parte favorece el combate de la osteoporosis.

Al hablar de uvas gran cantidad de personas suelen familiarizarlas con el vino.

Dicho pensamiento no se encuentra nada desfasado, teniendo en cuenta que este fruto es la base de dicha bebida de características fermentadas.

Aceite de semilla de uva

semillas-uvaDentro del mercado, bien sea industrial o natural, es común encontrar diversos tipos de aceites. Entre estos destacan los de:

  • Oliva
  • Palma
  • Ricino

No obstante, también se puede hallar uno perteneciente a la uva.

Este se obtiene de la semilla de la uva. Este tipo de aceite es el subproducto restante de los jugos de aquellas uvas utilizadas para la elaboración del vino.

Lo curioso con respecto a este producto es el lugar del cual se obtienen la mayoría de sus beneficios. Y es que, pues como su nombre lo indica, el aceite se extrae propiamente de las semillas de la uva.

Beneficios del aceite de semilla de uva

Ya hemos indicado que existen otro tipo de aceites mucho más conocidos a nivel mundial y, por ende, más utilizados. No obstante, no debemos menospreciar las propiedades de otros ingredientes.

Esto acontece con el aceite de semilla de uva, un producto poco conocido, pero muy saludable. Por tal razón, hoy vamos a profundizar un poco más en él y algunos de los beneficios principales que le aporta al organismo.

La piel, su principal objetivo

Ayuda a hidratar la piel
Consumir semillas de uva en la alimentación le brinda grandes beneficios al organismo, sobre todo en lo que respecta a la piel.

No obstante, emplearlas a través del aceite hace mucho más sencillo obtener sus maravillosos beneficios frente al tejido cutáneo.

Combatir el acné

Gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias el aceite de semilla de uva es un aliado perfecto para combatir cualquier tipo de brote relativo al acné.

  • Su aplicación impide que las bacterias o cualquier otro tipo de cuerpo extraño se acumule en los poros. Por ende, favorece la respiración de los mismos.
  • Por otra parte, sus propiedades antiinflamatorias ayudan a que los granitos ya existentes no empeoren.

Favorecer la piel con tendencia grasa

Según sus características, la piel suele dividirse en diferentes tipos; por lo general se distinguen la piel seca, la normal, la mixta y, por supuesto, la grasa.

Gracias a las propiedades astringentes de las semillas de uva, este aceite es muy adecuado para aquellas personas cuya piel tiene tendencia grasa.

  • Así, este aceite se encarga de limpiar los excesos de grasa presentes en los tejidos cutáneos.
  • Además, combate todo tipo de impurezas.
  • Por último, pero no menos importante, se encarga de mantener la piel firme.

Eliminar las ojeras

Patas-de-galloLas ojeras son, quizá, uno de los problemas estéticos más molestos para todos. Cuanto más transcurre el tiempo más oscuras se van volviendo, y por tal razón surge el afán de ponerles fin.

Este aceite cumple dicha función de manera perfecta. Lo mejor de todo es que no irrita la piel ni los ojos, gracias a sus propiedades y la naturaleza de su elaboración.

No obstante, para conseguir buenos resultados se hace necesario utilizarlo con regularidad en la zona afectada por las ojeras.

Rejuvenecer los tejidos

Teniendo en cuenta sus propiedades antioxidantes, sumadas a su aporte de vitamina C, el aceite de semilla de uva ofrece grandes ventajas con respecto al rejuvenecimiento de los tejidos cutáneos.

Al utilizarlo estimulamos tanto la regeneración de la piel como la producción de colágeno. Así, nos ayuda a atenuar las arrugas ya existentes y previene la formación de nuevas.

Además, a dichos beneficios se le suma que, gracias a sus componentes, nos ayuda a acabar con las manchas de la dermis. También es muy efectivo contra los efectos causados por la acción de los radicales libres.

En conclusión, la mayoría de cualidades positivas provenientes de este aceite, por no decir todas, son excelentes para conservar las características naturales de la piel.