Todo lo que deberías saber sobre la acidez gástrica

Katherine Flórez · 25 abril, 2017
Para evitar la acidez sería conveniente que cuidáramos de nuestro peso, ya que puede influir en la presión que se ejerce sobre la válvula gástrica y favorecer la subida de ácidos por el esófago

Existe la posibilidad de haber padecido la acidez gástrica en algún momento de la vida.

Mientras que muchas personas suelen reconocerla, hay otro grupo que, a pesar de vivirla, no logran determinar qué es.

Por lo anterior, vamos a exponer una serie de datos acerca de este problema, comenzando por lo que es en realidad.

  • La acidez gástrica es uno de los problemas digestivos más comunes.
  • Se manifiesta a través de una sensación de ardor acompañado de dolor en la boca del estómago. Esta se localiza debajo del esternón.

Asimismo, el malestar tiende a irradiar diversas partes cercanas al foco del dolor: el pecho, la garganta y el cuello son los más afectados por la acidez gástrica.

Esta sensación se produce porque los ácidos del estómago “suben” por el esófago y terminan irritándolo.

¿Cuándo se presenta la acidez gástrica?

Estomago

El organismo se encuentra plagado de un sinnúmero de válvulas, que nos ayudan a regular y mantener en orden las funciones del mismo.

En cuanto al estómago y el esófago, estos se encuentran conectados por una conocida como esfínter esofágico inferior o cardias.

  • La función principal de esta válvula se centra en evitar el paso de los ácidos estomacales hacia la parte superior del sistema digestivo.
  • Dicha actividad recibe el nombre de reflujo estomacal, el cual da pie a la acidez gástrica.

En términos normales, dicha válvula, constituida por músculos, debe mantenerse cerrada salvo el paso de alimentos por esta zona.

Cuando se abre y se produce el famoso reflujo, la acidez no se hace esperar.

Lee también: 7 razones por las que se puede inflamar tu estómago

¿A qué se debe la acidez gástrica?

Si partimos de la base del problema fisiológico, queda claro que se debe a la insuficiencia presente en la válvula esofágica. No obstante, esta se ve afectada por diversos factores.

Uno de los principales es la alimentación.

Qué alimentos causan acidez gástrica

En nuestra dieta solemos incluir una serie de productos alimenticios nocivos, que deben evitarse en caso de padecer dicha acidez.

Estos son:

  • Pan procesado
  • Bollería industrial
  • Alimentos picantes o especias
  • Carnes rojas
  • Productos lácteos
  • Comida frita
  • Café y té
  • Gaseosas

Teniendo en cuenta lo anterior como principal detonante, también cabe señalar que otro tipo de factores también pueden incidir en la aparición de este problema.

  • La ausencia de ejercicio físico
  • El consumo de tabaco y bebidas alcohólicas
  • Analgésicos (ibuprofeno o aspirina)

¿Cómo prevenir y tratar la acidez gástrica?

Esto es lo que debes comer si sufres acidez estomacal

En un principio, es necesario acatar una serie de recomendaciones básicas con el fin de mermar el cuadro de síntomas.

En caso de sufrir este problema se deben tener en cuenta estos consejos:

  • Evitar el ejercicio físico después de comer.
  • No agacharse de forma pronunciada.
  • Dormir con la parte superior del cuerpo un poco levantada, esto evitará la presión de la válvula esofágica.
  • Utilizar prendas de vestir livianas o ligeras: estas evitarán la presión en el área del estómago.
  • Evitar el tabaco.
  • Después de comer, esperar, al menos, dos horas antes de irse a la cama.
  • No alimentarse en exceso (el estómago suele llenarse con facilidad).
  • Evitar los episodios de estrés.
  • Procurar reducir la ingesta de los alimentos mencionados anteriormente.
  • Bajar de peso, en caso de estar por encima de los términos normales relativos a la talla.

Alternativas naturales

tratamiento de aloe vera y vitamina E

Es posible que las recomendaciones ya mencionadas sean suficiente para mitigar o prevenir la acidez gástrica.

Sin embargo, nunca están de más conocer algunas alternativas naturales que nos puedan ayudar a aliviarla en caso de que las anteriores no funcionaran.

Aloe vera

Una de las propiedades más sobresalientes del aloe vera se basa en el tratamiento de la inflamación, así como la disminución de la irritación.

Ingredientes

  • ¼ vaso de gel de aloe vera (60 g)

¿Qué debes hacer?

  • Corta una hoja de aloe vera y déjala reposar en un recipiente con agua durante 24 horas para que suelte una sustancia conocida como aloína, que puede ser tóxica.
  • Pasado el tiempo indicado, abre la penca longitudinalmente y extrae el gel con ayuda de una cuchara.
  • Consigue la cantidad equivalente a un cuarto de vaso y consúmelo 20 minutos antes de cada comida.

Visita este artículo: Beneficios del aloe vera para el estómago

Bicarbonato de sodio

Es quizá uno de los remedios caseros más sencillos y efectivos para tratar la acidez.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Añade la cucharada de bicarbonato al vaso de agua, mezcla bien y bebe.
  • Puedes consumirlo después de las comidas o antes de ir a dormir, si la acidez aparece por la noche.