Esto es lo que dice la forma de tu rostro sobre tu personalidad

Daniela Echeverri Castro·
08 Octubre, 2020
Algunos autores sugieren que la forma del rostro podría reflejar algunos aspectos de la personalidad de los individuos. No obstante, no es un hecho comprobado. Te contamos más en este artículo.

La fisiognomía es una pseudociencia que se basa en la idea de que mediante el estudio de la forma del rostro es posible determinar el tipo de personalidad de una persona. La historia cuenta que los antiguos pensadores griegos se preocupaban bastante por su apariencia, ya que consideraban que esta podía reflejar el espíritu.

En la actualidad el tema continúa siendo motivo de curiosidad para muchos. Por ello, sigue formando parte de los análisis de lenguaje corporal realizado por diversos expertos. Sin embargo, aún hay muchas incógnitas y mitos en torno al rostro como objeto de estudio.

Según creencias populares, los rasgos del rostro pueden indicar ciertas cualidades. Por ejemplo, a las personas con mejillas redondas, se les suele atribuir un carácter más tierno y bondadoso que a las personas con rostros angulosos. Veamos más a continuación.

¿Qué dice la forma del rostro sobre la personalidad?

Jean Haner, quien se conoce como un “experto en lectura de rostros” comenta, a través de su libro The Wisdom of Your Face, que la forma del rostro “tiende a revelar la personalidad básica y el enfoque general de la vida de muchas personas”. 

Tras el estudio de técnicas de lectura de rostros con más de 3000 años de antigüedad, derivadas de la medicina tradicional china, Haner señala que es posible reconocer algunas características de la persona según la forma de su rostro. A continuación lo detallamos.

¿Qué dice la forma del rostro sobre la personalidad?
Aunque no es un tema comprobado, se dice que la forma del rostro podría ayudar a reconocer algunas características de las personas.

Rostro ovalado

Los rostros ovalados se caracterizan por tener una frente amplia y una mandíbula un poco más estrecha que los pómulos. Este, uno de los más comunes, es de proporciones equilibradas, facciones amplias y expresiones fáciles de analizar.

Supuestamente, las personas con este tipo de cara suelen ser bastante correctas en lo que hacen, miden las consecuencias al tomar decisiones importantes y tienden a decir lo que se supone que está bien. Se muestran ante los demás como personas alegres, aunque pueden ser bastante tímidas antes de entrar en confianza.

Visita este artículo: Indicaciones del maquillaje corrector en dermatología

Rostro redondo

Este tipo de rostro cuenta con un ancho y largo casi igual, lo que da una impresión de jovialidad e ingenuidad. Muchos lo asocian con la forma del rostro de un niño, por lo que algunos se confunden y llegan a percibir que la persona es demasiado inocente.

Sin embargo, quien lo tiene puede ser una persona muy segura, madura y correcta al momento de tomar sus propias decisiones. Pese a lo que algunos piensan, se trata de personas con facilidad para establecer relaciones sociales, ayudar a los demás y ser amables.

Rostro corazón

Este tipo de rostro tiene algunos rasgos parecidos al ovalado, pero sus mejillas son más prominentes y se ensanchan más cuando la persona sonríe. Estas características reflejan ante los demás a un ser simpático, amigable y soñador.

También se dice que quienes tienen esta forma de rostro tienen una poderosa fuerza interior que puede transmitirse con facilidad. Son personas creativas, decididas, perseverantes y dispuestas a superar los miedos cuando desean iniciar alguna aventura.

Rostro alargado

Este tipo de rostro es más largo que ancho, y su mentón puede ser bastante prominente. Debido a estas características, algunas personas pueden confundirse y pensar que se trata de alguien serio y de mal carácter.

Pese a esto, son seres de buena energía cuando entran en confianza, son amables y saben llevar sus relaciones sociales a su manera. Reflejan autoridad y suelen tener actitud de líderes.

Rostro cuadrado

Este tipo de rostro suele tener un largo y ancho similar, aunque algunas veces es un poco más largo que ancho. Tienen ángulos marcados en la frente y las mandíbulas, y esto les permite ser más expresivos.

Denotan una personalidad segura, inteligente y con un pensamiento lógico. Algunas personas los perciben como seres perfeccionistas y poco sociables, pero lo cierto es que son muy interesantes cuando se dan la oportunidad de establecer relaciones sociales.

Rostro diamante

Este tipo de rostro también se conoce como rostro triángulo porque es amplio en la línea de la mandíbula y angosto en la frente. Su mentón es estrecho y un tanto puntiagudo y suele verde como una cara “huesuda”. Se trata de una forma poco común que hace sentir en los demás una personalidad misteriosa y antipática.

Algunos pueden percibir que se trata de una persona manipuladora, pero en realidad son bastante amables cuando entran en confianza. La expresión en sus ojos refleja liderazgo y suelen ser personas que buscan constantemente alcanzar el éxito.

Lee también: Autoconfianza: empieza a apostar por ti mismo

El color parece importar

Color de la piel
Los cambios en el color de la piel también parecen decir aspectos de la persona, sobre todo asociados a la salud.

Además de los aspectos mencionados según la forma de la cara, hay quienes sugieren que el color también revela cualidades de la persona. No se trata de la raza, sino de los tonos que adquiere la piel y que pueden suministrar información del estilo de vida.

Por ejemplo, un tono dorado leve indica que la persona está saludable. Entre tanto un color rosado puede indicar ansiedad, pero al mismo tiempo es señal de buena circulación y un estilo de vida activo. Por su parte, una piel amarilla, pálida o grisácea puede indicar deficiencias de nutrientes, fatiga o enfermedades. De ser así, sería conveniente consultar al médico.

  • Fisiognomía. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 7 de mayo de 2020 de https://es.wikipedia.org/wiki/Fisiognom%C3%ADa
  • Won, A. S., Bailenson, J. N., & Janssen, J. H. (2014). Automatic detection of nonverbal behavior predicts learning in dyadic interactions. IEEE Transactions on Affective Computing5(2), 112–125. https://doi.org/10.1109/TAFFC.2014.2329304
  • Haner, J. (2009). The Wisdom of Your Face. https://www.jeanhaner.com/books/the-wisdom-of-your-face/