Lo que el acné puede revelar acerca de la salud

Cuando aparecen granitos o espinillas en las mejillas suele ser debido a bacterias o suciedad, así que debemos extremar la limpieza facial, así como de otros elementos, como el celular

Aunque el acné tiene diferentes causas y está relacionado con los cambios hormonales, este problema también ha sido relacionado como un síntoma de diferentes problemas de salud a nivel interno. Muchas veces el acné ocurre por falta de cuidados en la piel o por exceso de grasa en la misma. Sin embargo, estas marcas también podrían estar revelando que algo más está pasando en nuestro organismo.

Para saber qué revela el acné acerca de nuestra salud, es muy importante observar en qué área de nuestro rostro aparece y en qué condiciones nos encontramos. Al hablar de condiciones nos referimos por ejemplo a cambios hormonales por el periodo menstrual, a las tensiones o el estrés. ¿Te gustaría conocer qué cosas refleja el acné sobre la salud?

Acné en el mentón, borde de la mandíbula o cuello

Acne

Esto podría estar indicando que estás o estarás muy pronto en tu periodo menstrual. Lo que ocurre es que durante el ciclo hormonal dentro del periodo menstrual, las glándulas producen más aceites y esto hace que los poros se obstruyan.

¿La solución? La mejor manera de actuar ante esto es aplicarse un tratamiento antiacné en las zonas afectadas, preferiblemente antes de que inicie el periodo menstrual. Si el problema se hace más crónico, lo más recomendado es visitar al dermatólogo para que él te pueda recomendar un tratamiento adecuado.

Espinillas o granos en la línea del cabello

Si notas que este es el tipo de acné que te afecta, es posible que estés aplicando productos para el cabello demasiado cerca de la piel o que te hayas tocado frecuentemente con las manos sucias. Esto ocurre debido a que esta clase de productos contienen ingredientes que pueden hacer que los poros se taponen y se produzcan así las espinillas y los granos.

¿La solución? Disminuir el uso de esta clase de productos y tener más cuidado la próxima vez que se deseen aplicar para evitar que tengan contacto directo con la piel.

Espinillas o granos en las mejillas

Acne

En la mayoría de los casos están producidas por algún tipo de bacteria o suciedad. Estas bacterias o agentes contaminantes pueden provenir de tus manos o incluso de tu teléfono. ¿La solución? Lavarnos frecuentemente las manos o utilizar algún tipo de gel antibacteriano para mantenerlas bien limpias.

También es muy importante que limpies frecuentemente tu teléfono, pues aunque no lo creas, hay estudios que han demostrado que pueden llegar a tener más microorganismos que un baño público.

Espinillas o granos alrededor de la boca

Es posible que estés consumiendo muchos alimentos grasosos o ácidos. Este tipo de acné se produce porque  los restos de alimentos ácidos causan irritación, como por ejemplo el limón o aderezos a base de vinagre. También se produce por alimentos muy grasosos tales como papas fritas, pasteles o hamburguesas. Este tipo de comidas tapan los poros y de ahí viene el problema de acné.

¿La solución? En lo posible, debes eliminar por completo los residuos de comidas que quedan alrededor de tu boca después de comer. Para ello te recomendamos utilizar una toallita húmeda.

Acné en la “Zona T”

combatir el acné

Los granos y espinillas que se producen en la llamada “Zona T” (que incluye frente y nariz) pueden ser un producto de la lucha de nuestro cuerpo contra el estrés. Cuando estamos en tensión o sentimos mucha presión, nuestro cuerpo libera adrenalina para aumentar la producción de aceite, lo que a su vez provoca la formación de granos, espinillas y puntos negros.

¿La solución? Evitar las situaciones estresantes y tomar pautas para la relajación.

Acné en la espalda o en el pecho

En este caso el acné no refleja algo que implique propiamente a la salud, pero sí nos puede estar indicando que estamos usando una camiseta o un sostén poco adecuados. De acuerdo con los expertos, el acné en la espalda o en el pecho se puede producir por el uso de telas de algodón, que absorben el sudor y crean un ambiente perfecto para las bacterias.

¿La solución? Evitar el uso de camisetas o blusas muy ajustadas, especialmente si son de algodón. Asimismo, se debe evitar el uso de sostenes muy ajustados. Lo recomendado es utilizar telas que absorben la humedad como el spandex (licra) o la microfibra.