Lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gilberto Sánchez el 15 noviembre, 2018
Aunque parezca mentira, internet no tiene las respuestas a tus problemas. Esas respuestas están en ti, en tu actitud y en tu capacidad para cambiar lo que sucede a tu alrededor

No importa si empiezas a sumar canas, si ves arrugas en los lugares más insospechados de tu rostro o si tu cuerpo te pide tregua cada mañana. Lo que verdaderamente importa es que acumulas experiencias y saber, que sabes que es obligatorio crecer y que no malgastarías ni un segundo de la vida.

Sé que seguirás cayéndote con el viento de la vida porque, tropezar, al igual que envejecer, es un arte que se perfecciona con los años. También sé que te llevas las manos a la cabeza por lo que pudo ser y no fue, por las oportunidades que has perdido, por los detalles que has dejado escapar.

Tanto tú como yo sabemos que empezamos a descubrir que somos “viejos” cuando ya lo estamos y nos encontramos en un punto de no retorno. De todas maneras, todavía estamos a tiempo de sumar vida a nuestros años.

Vive la vida hoy

Tu presente lo que sembraste con las semillas del pasado, esas que a veces echas de menos pero, en otras ocasiones, temes. No te pongas triste. Lo hecho, hecho está. Cada segundo de tu vida lo has aprovechado o desaprovechado a tu manera.

Por eso, ya que no podemos hacer retroceder a las manecillas del reloj, es el momento de convertir nuestro presente es un buen pasado para mañana. Nadie puede ayudarte a vivir en plenitud, ni a cuidarte ni a disfrutar del día a día.

Eres tú el responsable de lidiar con las guerras de tu presente y las de tu futuro. Así que ponte las pilas y toma conciencia de lo que hoy puedes hacer por ti.

columpio

¿Por qué envejecemos tan deprisa?

Pensamos que nuestra apariencia lo es todo, por lo que vivimos buscando el elixir de la eterna juventud, que no de la eterna vitalidad. Nos cuesta aceptar con serenidad que envejecer constituye una parte ineludible de nuestra vida.

Por eso, más que el aspecto físico, lo que debemos cuidar es nuestra salud, para que nos ayude a vivir sin limitaciones que nos impidan disfrutar de lo que nos quede de vida. Así, hay 5 costumbres que debemos evitar para conseguir sumar vida a nuestros años:

  • La comida. Los azúcares, la sal, las grasas saturadas y los alimentos industriales contribuyen a que nuestro cuerpo se oxide rápidamente. Incorpora nuevos antioxidantes a tu dieta como:
    • El té verde y el té blanco, pero olvídate de endulzarlos con azúcar blanco, opta por el azúcar moreno, la estevia o el agave.
    • No te olvides de beber agua y de estar hidratado en todo momento, pues el agua es la que hace funcionar el engranaje de nuestro cuerpo.
  • Evita exponerte al sol en exceso. El sol en exceso puede producir daños irreversibles en nuestra piel, además de incrementar notablemente el riesgo de padecer cáncer.

vejez

  • Las preocupaciones y los pensamientos negativos pueden generar enfermedades psicosomáticas cuyo alcance puede ser devastador.
  • La rutina y el aburrimiento conlleva disminución de la juventud mental y espiritual.
  • La falta de sueño, fumar, beber y tener una vida sedentaria. Como todos sabemos, estos hábitos nos matan. Es indispensable descansar adecuadamente, dejar de dañar a nuestro organismo y realizar ejercicio moderado cada día o, al menos, 4 o 5 veces por semana.

1 (2)

10 maneras de conservar nuestra vitalidad

Como veníamos diciendo, acumular juventud es un arte y, como todo arte, hay que trabajarlo y explorarlo. Por eso, os acercamos 10 formas indispensables que nos ayudarán a seguir sumando vida a nuestros años:

1. Destierra el “no puedo”

Puedes si te lo propones y si la meta tiene para ti la suficiente fuerza como para luchar por ella. Así que, manda lejos de ti la amargura y el “soy incapaz de intentarlo una vez más” .

2. Elimina el filtro negativo

Comprueba que no todo es blanco o negro, ni siquiera una escala de grises. El mundo es de muchos colores y para apreciarlos hay que ponerse las gafas correctas.

3. ¡Actívate! 

De verdad, deja para un rato el móvil, Instragram, Facebook, Twitter y Skype y sal a la calle a respirar aire puro. ¡Que no te consuman más tiempo del necesario!

Ámate a ti sobre todas las cosas.

Es la única forma de lograr amar al resto del mundo. No lo hagas de una forma exagerada, amarse a sí mismo es algo que genera y regenera la autoconfianza.

No dejes que el trabajo y las obligaciones te absorban.

Conserva tiempo para el resto de cosas que te ofrece la vida.

Deja de buscar soluciones a todo en internet.

Pues no, Google no tiene las respuestas a tus problemas. Esas respuestas están en ti, en tu actitud y en cambiar lo que sucede a tu alrededor.

Deja de comparar absolutamente todo

confía en tu intuición. Si tu sexto sentido está atrofiado, no te preocupes. Tarde o temprano despertará de su letargo. A veces hay que arriesgar para desarrollarnos.

No pienses en lo que fue y enfocate en lo que será

No dejes que lo que se va te genere un sentimiento de tristeza insalvable y cuídate pensando en un futuro prometedor.

Mantente cerca de ti,

Conserva momentos para quererte, para conocerte y para cuestionarte si es necesario, pero no dejes que la vida se convierta en un tren que nunca para a descansar.

No permitas que la amargura crezca dentro de ti, no mantengas una actitud equivocada ante tu vida, toma las riendas de tu día a día y crea un lema que te ayude a caminarHaz de tu presente un tiempo mejor y suma vida a tus años.