Lo que nos ha enseñado “Sexo en Nueva York”

Claudia Pamela Forestello · 9 julio, 2018
Seguramente recuerdas "Sexo en Nueva York" e incluso estarás muy feliz de compartir las mejores lecciones que nos dejaron estas 4 amigas

“Sexo en Nueva York” tuvo un impacto fuerte en las relaciones de una cantidad de países en el mundo entero. A pesar de los años que han pasado, sigue siendo tan recordada y referencial como siempre. Una serie de esas que tienen vigencia y encajan en los diálogos de todo grupo de amigas.

“Sexo en Nueva York” y las lecciones que perduran en la actualidad

Los diálogos entre las protagonistas y la visión de cada una de ellas sobre la vida y las relaciones están siempre vigentes. Y cada una de esas lecciones de “Sexo en Nueva York” pueden aprovecharse en el presente.

1. Los hombres más guapos no siempre son los ideales

Esperar que el príncipe azul aparezca tal y como lo hemos imaginado de niñas, es una locura. Los hombres más bellos, según nuestros ojos, tal vez tengan la personalidad que menos nos atrae. Puede ser lindo para tomar una fotografía, pero no para emprender una relación.

2. Las personalidades más diversas pueden conformar el grupo más divertido

Las reuniones de este maravilloso grupo de amigas fueron de las más que más divertían a los televidentes. Incluso, ellas mismas podían asombrarse, emocionarse y reír como nunca estando juntas.

A diferencia de lo que generalmente se busca, ellas eran muy dispares entre sí. Alimentar la relación transformando lo opuesto en algo complementario es el mejor ejemplo.

Protagonistas de Sexo en Nueva York.

3. La actitud vale más que un Chanel

Es verdad que hay diseñadores que todas quisieran conocer, sin embargo con tener la mejor prenda no alcanza. Lo verdaderamente valioso es la actitud con la que se camina.

Hay que mostrarse seguras, firmes, divertidas y atrevidas. Salir a la calle con la mejor sonrisa y vivir ese día como si no hubiese ningún otro objetivo.

Nunca lo olvides: Mi círculo de amigas, mi apoyo social y emocional

4. El amor empieza por uno mismo

Pretender encontrar el amor de la vida a la vuelta de la esquina es un loca idea. Se puede conocer cantidad de hombres, pero si no están conforme consigo mismas, jamás llegarán a buen puerto.

Una gran lección es quererse a uno mismo, ponerse primero en toda lista de prioridades. Si esto se logra, el resto llega como una consecuencia feliz de la buena energía.

5. Honestidad brutal, un estilo de vida

No a todos les resulta ni los deja tan satisfechos como a Miranda, pero es una buena terapia. Poder decir exactamente lo que se piensa a cualquier persona, es realmente liberador. Sin formalismos ni sentimientos encontrados, solo la verdad tal como la ven.

Está claro que algunas personas son incapaces de entender en primera instancia estas verdades. De igual manera, ya es un problema de ellos, lo importante es como se siente una.

Rodaje de Sexo en Nueva York 2.

6. Los deportes son saludables y el mejor es reír

Todos han escuchado el consejo de algún ser cercano sobre la importancia de hacer deporte. Pues tienen razón, poner cuerpo y mente en actividad rejuvenece.

“Sexo en Nueva York” nos enseña que reír como locas en cualquier circunstancia es el mejor ejercicio. Además, la risa no se interrumpe por mal tiempo y permite practicarse individualmente o en equipo.

7. Las mejores terapias de grupo se realizan en un spa

Cuando las preocupaciones agobian y las tensiones se convierten en estrés, es muy positivo llamar al grupo de amigas y hacer terapia de grupo. Claro está, que el mejor lugar es un centro de belleza. Con sesiones de manicuría y masajes es mucho más sencillo la relajación.

Asimismo si no hay tiempo para ello, se puede optar por tomar el té en un bar elegante con las revistas de moda en mano.

Una buena manera de relajarte: Descubre la musicoterapia 

Un buen juego para compartir con amigas

Suele convertirse en un juego muy desestresante y divertido, interpretar un personaje de la serie “Sexo en Nueva York”. Cada integrante del grupo elige aquella con la que se siente más representada. Se encuentran en una plaza o en un evento y mantienen las conversaciones según cada rol.

La moda, el amor, la autoestima, todos los aspectos diarios son vistos desde otra perspectiva. Es entonces cuando entienden que no todo es tan grave y a veces las cosas más importantes están muy cerca. Una linda forma de pasar una jornada distinta y sentirse libres y únicas como nunca lo han hecho.

¿A tí cuál te gustaría ser?