Los 10 beneficios que el sexo le aporta a tu salud

Durante la actividad sexual se liberan endorfinas, que nos ayudan a reducir dolores musculares y articulares. También mejora la circulación periférica, que calma la migraña.

El sexo es una necesidad biológica para hombres y mujeres. Es una actividad placentera y divertida que causa sensación de bienestar físico y mental.

Es uno de los componentes básicos de las relaciones de pareja. Además de fortalecer los lazos amorosos,el sexo también aumenta la autoestima, la confianza mutua y la pasión. Todas, en su conjunto, permiten que disfrutemos al máximo de esta experiencia.

Sin embargo, la rutina, la falta de tiempo, nuestro estilo de vida y el estrés hacen que lo descuidemos. En este artículo, te comentamos 10 de los beneficios que la práctica habitual de relaciones sexuales tendría sobre tu salud. 

Quizás no esté de más insistir en que su práctica frecuente no solo es esencial para la vida en pareja. El sexo tiene otros muchos impactos positivos en la salud en general. De ahí que queramos comentarte los 10 principales beneficios que obtendrías si lo practicaras con frecuencia. 

1. El sexo reduce el estrés

Reduce el estrés

Tener estrés no es una excusa. Con las relaciones sexuales, segregamos mayor cantidad de serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad.

La práctica habitual de relaciones sexuales puede ser un sencillo remedio para contrarrestar la tensión emocional y física. Sus efectos relajantes van mucho más allá del tiempo que dura el acto sexual.

Si te interesa, podrías leer también: 10 alimentos que puedes comer en tiempos de mucho estrés.

2. Fortalece el sistema inmunitario

Las personas que tienen una vida sexual activa tienen menos riesgo de contraer enfermedades o infecciones virales.

Hacer el amor, como mínimo, dos veces por semana incrementa la presencia de ciertos anticuerpos. Estos se encargan de inhibir la acción de los agentes extraños en el organismo.

La práctica frecuente de relaciones sexuales debe ir acompañada de una dieta adecuada. Todo ello, junto con las vacunas, es fundamental para tener en óptimas condiciones nuestro sistema inmunitario.

3. La práctica de sexo habitual protege la salud cardíaca

Protege la salud cardíaca

Sin duda, los buenos hábitos son imprescindibles para nuestra salud cardíaca. El ejemplo más común para ilustrar esta afirmación es la de llevar una alimentación balanceada y la práctica de ejercicios físicos.

Pues bien, el sexo podría ser uno de ellos. Y, sin duda, es el más placentero. Practicado voluntariamente, solo tiene efectos positivos:

  • Hace que disminuya la presión arterial alta.
  • Activa la circulación sanguínea.
  • Funciona como ejercicio cardiovascular.

Además, justo en la fase de excitación sexual, el organismo segrega mayor cantidad de testosterona y dehidroepiandrosterona (DHEA). Estas dos hormonas protegen el músculo cardíaco.

4. Ayuda a estar en forma

El sexo es una estupenda actividad física. Es perfecto para quemar calorías. Si bien se debe complementar con otros ejercicios, su práctica contribuye a la obtención de mejores resultados.

Para que puedas hacerte una idea: En 10 minutos se logran consumir hasta 50 calorías. Y, en 20 minutos o 30 minutos, podrías llegar a quemar hasta 150 calorías. Dependiendo de la posición adoptada y sus dificultades, el gasto energético podría ser mayor.

5. Mitiga la migraña y los dolores en general

Mitiga el dolor y las migrañas

Durante el coito, en el organismo se movilizan cantidades significativas de óxido nítrico. Esta sustancia mejora la circulación periférica. Por tanto, calma la migraña cuyo origen sea de tipo vascular.

Por otro lado, durante las relaciones sexuales se liberan grandes cantidades de endorfinas y oxitocina. Estas reducen los dolores de ovarios o en el bajo vientre, musculares y articulares.

6. El sexo mejora la memoria

Al estimular la producción de neuronas durante la edad adulta, tiene un impacto positivo en la conservación de la memoria y la prevención del deterioro cognitivo.

7. Rejuvenece

Los hombres que tienen un mínimo de dos orgasmos a la semana tienen menos probabilidades de morir en edades jóvenes. Sobre todo, si se les compara con aquellos que no tienen ningún tipo de actividad sexual.

El sexo practicado habitualmente reduce la concentración de toxinas en la sangre y los tejidos. De ahí que sea una forma muy efectiva para prevenir el envejecimiento celular.

8. Favorece el sueño

Favorece el sueño

¿Sueles tener problemas para dormir? Quizá todo lo que necesites sea mantener relaciones sexuales frecuentes.

Gracias a estas, se incrementa la producción de hormonas como la  oxitocina y la melatonina. Estas son dos hormonas esenciales para que la calidad de sueño sea buena.

Si te interesa saber más sobre el sueño, puedes leer: 5 plantas que puedes poner en tu habitación para ayudarte a conciliar el sueño.

9. Reduce la sequedad vaginal

Las mujeres que luchan contra la sequedad vaginal suelen adquirir en el mercado algún tipo de lubricante que les permita aliviar la irritación y comezón en la vulva.

Sin embargo, mantener relaciones sexuales puede ser suficiente para conseguir lubricarla naturalmente, en especial si se prolongan los juegos preliminares. Los besos, las caricias y los juegos previos a la penetración, aumentan la excitación y, con ello, la vagina se lubrica.

10. Mejora la autoestima

Mejora la autoestima

Pocos recursos hay tan efectivos que el sexo para mostrar deseo, amor y otros sentimientos que aumentan la autoestima al 100%.

Nada hay tan eficaz para incrementar la confianza y seguridad propia que la práctica habitual de relaciones sexuales. Esta es la natural consecuencia de sentir que se complace a la pareja.

¿Sientes que estás descuidando este aspecto con tu pareja? Anímate a practicar el sexo con frecuencia.

Recuerda que nada es tan efectivo para potenciar la comunicación de pareja como la práctica habitual de relaciones sexuales. Para ello, es fundamental que le comentes cómo te gustaría experimentarlo. Practicar habitualmente el sexo os hará muy bien y os servirá para estrechar aún más vuestros vínculos sentimentales.

Kar. (2005). Comprehensive Textbook of Sexual Medicine. Mumbai: Jaypee Brothers Publishers, pp. 107-112. Philpott, A. y otras. (2006). El placer y la prevención: cuando el buen sexo es un sexo más seguro", Reproductive Health Matters, 14 (28): 23-31. Ramos, M. (2004).  Diccionario de cultura sexual. El ABC de la sexualidad. Perú: Movimiento.