Los 10 errores comunes que no debes cometer al ponerte a dieta

El consumo de agua es fundamental para que nuestro cuerpo se mantenga hidratado y nuestros órganos funcionen correctamente. Además, nos ayuda a sentirnos más saciados y a asimilar mejor los alimentos

La alimentación y el ejercicio son las dos claves principales para bajar de peso y tonificar el cuerpo. Sin embargo, si estás pensando en ponerte a dieta, debes evitar cometer algunos errores que al final pueden convertirse en un obstáculo para llegar al peso adecuado.

Una figura esbelta y tonificada no se consigue de la noche a la mañana, y tampoco con mínimos esfuerzos. Siempre es importante atender a ciertas recomendaciones y no perder la disciplina hasta conseguir el objetivo.

Con respecto a la dieta, muchas tienen ideas equivocadas que pueden influir para mal al querer perder peso. Por esto, te explicamos los 10 errores más comunes que puedes cometer al ponerte a dieta, para que los evites. ¡No te lo pierdas!

1. Ponerte a dieta con regímenes hipocalóricos extremos

Mujer ante un plato de ensalada

Las llamadas “dietas milagro”, esas que ofrecen increíbles resultados en cuestión de días, resultan muy tentadoras para la mayoría. Si bien suelen dar resultado, implican una pérdida importante de nutrientes que puede producir graves efectos secundarios.

Además, algunas causan alteraciones en el metabolismo, lo que hace recuperar con mucha facilidad esos kilos perdidos durante el tiempo de dieta.

Lee también: 8 dietas alcalinas para cuidar de tu salud: ¡Descúbrelas!

2. No ingerir suficiente agua

La hidratación es esencial para quemar calorías y desintoxicar el cuerpo de aquellas sustancias que le impiden adelgazar.

El consumo de dos litros de agua u otro líquido saludable al día es esencial para sentir más saciedad y potenciar los efectos de los demás alimentos ingeridos.

3. Saltarse una de las comidas principales

Si vas a ponerte a dieta no cometas este error. Es una de las ideas más equivocadas que tienen muchas personas, la de considerar que saltándose una de las comidas principales pueden perder peso más rápido.

Lo que en realidad ocurre es que se ralentiza el metabolismo y empieza a haber dificultades para adelgazar. El organismo tarda más en quemar calorías e incrementa la sensación de hambre en horas posteriores.

4. Suprimir la ingesta de grasas

Alimentos con grasas saludables

Es cierto, los alimentos ricos en grasa son una de las causas principales del sobrepeso y la obesidad. Sin embargo, en cierta medida, el organismo necesita de esta sustancia para funcionar en óptimo estado.

La clave para que sea saludable está en elegir ácidos grasos insaturados. Es el caso, por ejemplo, el aceite de oliva, el aguacate o las semillas, entre otros.

5. Hacer ejercicio después de comer demasiado

Aquellos que hacen actividad física con el ánimo de quemar las calorías que se acaban de comer están cayendo en un gran error. Entrenar justo después de comer es hacer ejercicio en vano.

En ese momento el cuerpo estará hasta arriba de insulina, sustancia responsable de transportar la glucosa hacia las células. Esta misma hormona impide la quema de grasa y, por tanto, no habrá intento inmediato que valga para deshacerse de las calorías.

6. Comer poco y excederse en el ejercicio

Mujer cansada de hacer ejercicio

Este método funciona a corto plazo y sus efectos son peligrosos. Al tener un déficit calórico estarás quemando más grasa, pero al mismo tiempo acabarás con la masa muscular.

La pérdida de músculo magro debilita el cuerpo, causa flacidez y a la larga termina ralentizando el metabolismo e impidiendo la quema adecuada de grasa.

7. Ingerir solo hidratos de carbono

Al momento de caer en la tentación de un atracón de azúcares y otros hidratos de carbono, es mejor acompañarlos con alguna fuente de proteína o una mínima cantidad de grasa insaturada. ¿Por qué? El consumo de hidratos de carbono solo dispara de inmediato los niveles de azúcar y ralentiza el metabolismo.

Lee también: 5 trucos de dieta para personas con metabolismo lento

8. Comer con afán

El tiempo para ingerir las comidas principales del día debe ser suficiente para masticar bien y comer con calidad. Los afanes conllevan a hacer malas elecciones alimenticias, y también hacen que la persona coma rápido y sin triturar bien las comidas.

Como resultado, se producen molestias a nivel digestivo y el cuerpo tiene más dificultades para asimilar cada uno de los alimentos.

9. Preparar platos insípidos y monótonos

Tortas de maíz con yogur

Una dieta balanceada incluye casi todos los tipos de alimentos, por lo que no se trata de preparar platos insípidos y aburridos. Comer saludable no significa consumir siempre lo mismo, y tampoco limitarse en las preparaciones. Existen muchas recetas para combinar de una forma deliciosa los alimentos.

10. Picar entre comidas

Ese deseo de comer entre comidas no necesariamente se tiene que calmar con frituras, galletas o alguna golosina. Lo mejor es prepararse para regular el apetito en esos momentos de ansiedad. Algunas ideas saludables incluyen:

  • Fruta picada.
  • Frutos secos.
  • Jugos y batidos.
  • Yogur natural.
  • Barras de cereales y avena.
  • Tiras de verduras.

Si vas a ponerte a dieta, ten en cuenta estos errores para no caer en ellos. Al principio puede ser complicado, pero con el paso de los días se notan sus beneficios.