Los 3 pasos imprescindibles para tener un intestino saludable

Si queremos tener un intestino saludable es fundamental que, a la vez que aumentamos el consumo de fibra, hagamos lo mismo con el agua para no obtener efectos adversos

Un intestino saludable es la clave principal para nuestro bienestar general, ya que es un órgano relacionado con la eliminación de toxinas, la absorción de nutrientes y un buen sistema inmunitario para protegernos ante cualquier germen patógeno.

Descubre en este artículo cuáles son los 3 pasos imprescindibles para tener un intestino saludable de manera natural: una alimentación integral, una limpieza esporádica y un suplemento adecuado de probióticos.

Beneficios de un intestino saludable

El intestino cumple diferentes funciones en nuestro organismo:

  • Finaliza el proceso de digestión.
  • Se encarga de la absorción de nutrientes a través de sus paredes (así, estos pasan al torrente sanguíneo).
  • Almacena y expulsa las heces hacia el exterior.
  • Regula el equilibrio hídrico del organismo.
  • Está relacionado con el sistema inmunitario.

Por todo ello es fundamental tener un intestino saludable, ya que, de lo contrario, nuestro organismo no funcionará de manera correcta y sufriremos trastornos a corto y largo plazo.

Te recomendamos leer: Anatomía del intestino grueso

Tres pasos imprescindibles

Para tener un intestino saludable deberemos seguir estos 3 pasos fundamentales.

1. Alimentación integral

Alimentación integral

Nuestra alimentación debe basarse en ingredientes completos o integrales. Estos no deben haber sido modificados mediante procesos de refinación en los cuales se les extraen la fibra natural.

Es decir, debemos prescindir de cereales, harinas y azúcares blancos o refinados.

Nuestra dieta debe contener proteína animal (carne, pescado, huevo, lácteos). No obstante, deben estar presentes en grandes cantidades los siguientes grupos de alimentos en cada comida:

  • Frutas y verduras
  • Legumbres
  • Cereales integrales
  • Frutos secos y semillas
  • Setas
  • Algas

Advertencia sobre el consumo de fibra

Al consumir alimentos ricos en fibra natural también deberemos aumentar la ingesta de agua ya que, en caso contrario, podríamos bloquear el intestino.

Si nuestra alimentación se basa en refinados, al empezar a consumir fibra es posible que suframos unos días de estreñimiento mientras nuestro cuerpo se adapta al cambio.

Los alimentos con fibra o salvado añadido no son la opción más adecuada para nuestro intestino, ya que un exceso de fibra puede ser perjudicial para la salud.

Con una buena cantidad de frutas y verduras al día obtendremos toda la fibra que necesitamos de manera natural.

2. Limpieza

Limpieza

Nuestro intestino es el final del tubo digestivo y es el órgano que se encarga de la eliminación de las heces.

Por lo tanto, es fundamental facilitar su limpieza natural para evitar la acumulación de toxinas por un mal funcionamiento intestinal.

Podemos recurrir a este remedio de manera esporádica para limpiar el intestino en profundidad.

Ingredientes

  • 1 cucharada de semillas de chía (10 g)
  • 3 ciruelas pasas
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de aceite de coco virgen extra o de aceite de oliva (15 g)

¿Qué debes hacer?

  • La noche anterior pondremos las semillas de chía y las ciruelas pasas en remojo en el vaso de agua.
  • Al día siguiente, al despertarnos, batiremos el agua, las semillas y las ciruelas (sin hueso) junto con el jugo de limón y el aceite.

¿Cómo lo tomamos?

  • Nos tomaremos este preparado en ayunas, al menos, media hora antes del desayuno.
  • Podemos recurrir a este remedio una vez por semana o cada dos semanas.

Lee también: Qué semillas incorporar a la dieta

3. Probióticos

Probióticos

El tercer paso fundamental para tener el intestino saludable, una vez nuestra alimentación es rica en alimentos completos y procuramos tener este órgano limpio con algunos remedios naturales, consiste en proteger la delicada flora bacteriana.

La flora sufre los efectos negativos de diferentes factores:

  • Antibióticos y otros medicamentos
  • Alimentación desequilibrada, rica en refinados y aditivos
  • Trastornos intestinales
  • Estrés y trastornos emocionales y nerviosos
  • Sedentarismo

Los probióticos

Para proteger y repoblar la flora intestinal podemos recurrir a los suplementos de probióticos, los cuales debemos tomar siempre con el estómago vacío, separados dos horas de cualquier comida.

Este requisito es fundamental para que cumplan la función beneficiosa sobre la flora, ya que si los mezclamos con los alimentos solamente nos ayudarán a tener una mejor digestión.

Hay muchas variedades y calidades de probióticos. Cuantas más cepas tengan, más completos y efectivos serán. Podemos tomarlos a temporadas o siempre que tengamos la necesidad de regular el tránsito.

También podemos incorporar a nuestra alimentación los alimentos fermentados, que son ricos en probióticos. Entre los más recomendados encontramos:

  • Kéfir
  • Yogur natural
  • Chucrut
  • Kombucha
  • Miso