Los 5 errores más comunes al utilizar aceite de oliva

Daniela Echeverri Castro·
30 Mayo, 2020
Saber cómo utilizar el aceite de oliva es indispensable. Por ello, es importante que tengas en cuenta algunos consejos para aprovecharlo al máximo.

¿Sabes cuáles son los 5 errores con aceite de oliva que más se suelen cometer? El aceite de oliva es uno de los protagonistas de la dieta mediterránea, y es considerado una de las grasas más saludables para el cuerpo.

Conocido también como “oro líquido”,  el siguiente trabajo publicado por la Universidad de Jaén verificó en 2014 su efectividad en la reducción del colesterol, la presión arterial y otros problemas cardiovasculares. De hecho, se estima que contiene más de 3000 componentes distintos, de los que apenas se han identificado unos 200. No obstante, esto ha sido suficiente para determinar que es adecuado para la prevención del envejecimiento prematuro o distintas enfermedades crónicas.

Sin embargo, a pesar que su uso está cada vez más extendido en todo el mundo, algunas personas no saben distinguir entre sus variedades y sus diferencias de calidad. De hecho, si se utiliza de manera inadecuada es posible que sus beneficios disminuyan.

Por esta razón, te invitamos a descubrir los errores que debes evitar al manipular este producto. ¿Los identificas?

1. Adquirir aceite de oliva “suave” pensando que tiene menos calorías

Tratamiento de vinagre de manzana, cerveza y aceite de oliva

La publicidad a veces crea confusión al adquirir ciertos alimentos. De esta manera, algunas etiquetas pueden dar a entender que un producto es mejor que otro sin que esto sea del todo verdad.

En el caso del aceite de oliva, puedes encontrarte con presentaciones “suaves” que hacen pensar que contienen menos calorías que los demás. No obstante, lo cierto es que esta variedad no es 100% virgen. De hecho, es el resultado de una mezcla entre los aceites de oliva refinados y los restos de “virgen extra”.

Su “suavidad” tan solo se refiere al grado de acidez (menor que la de otros aceites de sabor más “intenso”) pero, según la Fundación Española de Nutrición (FEN), la mayoría de las variedades del aceite de oliva aportan alrededor de 890 kcal por cada 100 gramos.

Ver también: Mascarillas faciales con aceite de oliva

2. Comprar variedades concretas para usos inadecuados

Este es uno de los errores con el aceite de oliva que más se suelen cometer.

Tal y como ocurre con el vino, las propiedades y los usos del aceite de oliva varían en función del tipo de aceituna que se haya empleado para su fabricación. Así, las cuatro que más se suelen usar son:

  • La hojiblanca.
  • La picual.
  • La arbequina.
  • La cornicabra.

Como bien demuestra el siguiente estudio desarrollado por varios investigadores de la Universidad de Castilla- La Mancha, cada una tiene sus propias características y esto es algo que se debe considerar al adquirir el aceite.

Por ejemplo, el que se obtiene de la hojiblanca es más fuerte e intenso, por lo que se recomienda para preparaciones crudas. En cambio, el aceite picual es mejor para freír o preparar guisos. 

3. No utilizar aceite de oliva para cocinar

Hidratante de aceite de oliva

La variedad que tiene la mejor calidad de aceite de oliva es la conocida como “virgen extra”. Esta se elabora solo con el jugo de aceitunas de calidad superior, y cuenta con menos de un grado de acidez.

Sin embargo, tal y como describe el siguiente trabajo publicado en 2015 por la Universidad de Comillas, este tipo de aceite era el menos consumido en España ya que se infravaloraba con respecto a las demás categorías.

Algunos lo reservaban solo para aliñar ensaladas o preparar remedios naturales. Sin embargo, desde el punto de vista nutricional, se ha demostrado que también es ideal para cocinar.

De hecho, este aceite funciona bien en casi todos los preparados y les aporta un sabor inconfundible. Eso sí, recuerda que la temperatura no debe ser superior a 200 ºC.

4. Comprar una cantidad de aceite que no piensas consumir pronto

Hay quienes prefieren comprar garrafas de cinco o más litros de este producto. No obstante, antes de tomar cualquier decisión, quizás conviene pensar cuánto vas a tardar en gastarlo todo.

Si bien es cierto que el aceite puede perdurar en el tiempo, algunas personas creen que este se debe consumir en más o menos 6 semanas para que no se pierdan sus propiedades.

Te recomendamos leer: 6 maneras de utilizar aceite de oliva para embellecer tu cabello

Aceite de oliva

5. Colocar el frasco de aceite de oliva cerca del calor

Este también es uno de los errores más habituales en la mayoría de los hogares.

Como se trata de un producto que se utiliza para la cocción de alimentos, resulta cómodo ponerlo cerca de la vitrocerámica u otros elementos que desprenden calor en la cocina. Sin embargo, esto puede alterar sus propiedades y reducir sus beneficios para la salud.

Por ello, los expertos recomiendan mantenerlo en un lugar fresco y seco; alejado de la luz solar y guardado en un recipiente oscuro.

Ahora que ya has identificado los errores más comunes al utilizar aceite de oliva, te invitamos a corregirlos para aprovechar al máximo cada una de sus propiedades.

  • Israel Jesús González Moreno (2014). Aceite de oliva y salud. Universidad de Jaén. Facultad de Ciencias de la Salud. http://tauja.ujaen.es/jspui/handle/10953.1/1326.
  • Luis Navarro García, Pedro Ruiz Avilés, Brígida Jiménez Herrera, Francisco Barea Barea, José María Penco Valenzuela, Antonio Vázquez Cobo. La formación de los consumidores en la percepción de la calidad de los aceites de oliva. Reflexiones y estrategias para la valorización de los aceites de oliva virgen extra con DOP andaluces. Revista de Estudios Empresariales. Segunda época, ISSN-e 1988-9046, Nº. 1, 2010 (Ejemplar dedicado a: Homenaje a la Profesora Olga Senise Barrio), págs. 144-168.
  • Guardiola García-Quirós, Jorge (2015). El mercado interior del aceite de oliva : análisis de las causas de la infravaloración del aceite de oliva virgen extra. Universidad Pontificia de Comillas. https://repositorio.comillas.edu/xmlui/handle/11531/4548.
  • Aranda, F., Gómez-Alonso, S., Rivera del Álamo, R., Salvador, M. y Fregapane, G. (2004). Composición de triglicéridos, ácidos grasos totales y en 2 posiciones del aceite de oliva virgen de Cornicabra: comparación con otros cultivares españoles. Food Chemistry, 86 (4), 485–492. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2003.09.021
  • La correcta conservación del Aceite de Oliva Virgen Extra. Aceite de Jaén, en línea: https://www.aceitedejaen.es/blog/8-la-correcta-conservacion-del-aceite-de-oliva-virgen-extra.
  • Aceite de Oliva. Fundación Española de Nutrición (FEN). http://www.fen.org.es/MercadoAlimentosFEN/pdfs/aceiteoliva.pdf