Los 5 mejores expectorantes caseros para calmar la tos de forma natural - Mejor con Salud

Los 5 mejores expectorantes caseros para calmar la tos de forma natural

Gracias a sus propiedades expectorantes estos remedios pueden ayudarnos tanto a calmar la tos como a disolver y reducir las flemas acumuladas para aliviar así los síntomas de las afecciones respiratorias

Los medicamentos expectorantes son aquellos cuyas propiedades ayudan a promover la expulsión de las secreciones bronquiales que se quedan acumuladas en las vías respiratorias.

Con frecuencia se utilizan en el tratamiento de la tos, los resfriados y otras afecciones respiratorias caracterizadas por la congestión, las flemas e incómodos síntomas que impiden respirar con normalidad.

Su acción principal consiste en el aumento de las secreciones acuosas de las glándulas submucosas y salivales, lo cual desempeña un papel relevante en la eliminación del exceso de moco.

Si bien la mayoría se encuentra en el mercado en presentaciones como jarabes y pastillas, también hay ingredientes de origen natural cuya composición ofrece efectos similares.

En esta oportunidad queremos destacar los 5 mejores para que no dudes en utilizarlos como alternativa cuando lo consideres necesario.

1. Jarabe expectorante con miel y pimienta de cayena

Miel-cayena-jengibre

El jarabe casero con miel de abejas, jengibre y pimienta de cayena es un producto natural con propiedades expectorantes y mucolíticas que contribuyen a calmar la tos y la congestión.

Es apto para todas las edades y puede utilizarse como tratamiento de los resfriados, el asma y la bronquitis.

Ingredientes

  • ¼ de taza de vinagre de manzana (62 ml)
  • El jugo de un limón
  • 3 cucharadas de miel natural de abeja (75 g)
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo (5 g)
  • ½ cucharadita de pimienta de cayena (2 g)

Preparación

  • Incorpora el vinagre de manzana en una olla y mézclalo con el jugo de un limón, la miel y el jengibre.
  • Remueve todo con un utensilio de madera y deja que se caliente a fuego lento.
  • Incorpora la pimienta de cayena y, antes de que hierva, retíralo.
  • Una vez adquiera una temperatura moderada, envásalo en un frasco de cristal esterilizado.
  • Consume una o dos cucharadas al día.
  • Lo puedes añadir en un vaso de agua caliente para facilitar su ingesta.

Lee también: ¿Te molesta la congestión? Combátela con este ungüento mentolado

2. Vapores de eucalipto

El eucalipto es una de las mejores plantas con efecto mucolítico y expectorante para el control de la tos y la inflamación de las vías respiratorias.

Los vapores que libera al prepararse en infusión son un excelente remedio contra la congestión, los dolores de cabeza y las dificultades de la respiración.

Ingredientes

  • 10 hojas de eucalipto
  • 2 litros de agua

Preparación

  • Agrega las hojas de eucalipto en una olla con agua y déjalas hervir a fuego bajo durante cinco minutos.
  • Cuando esté lista, cubre tu cabeza con una toalla e inhala los vapores que resultan de la decocción.
  • Procura hacerlo en horas de la noche, justo antes de ir a dormir.

3. Jarabe expectorante con miel y cebolla

Cebolla y miel

La combinación de cebolla con miel de abeja nos permite obtener un jarabe casero para mejorar los síntomas de las afecciones respiratorias.

Ambos ingredientes tienen propiedades antibióticas y expectorantes que facilitan la eliminación de los virus, las bacterias y las flemas acumuladas.

Ingredientes

  • 1 ½ taza de cebolla (300 g)
  • ½ taza de miel de abeja (150 g)
  • 1 vaso de vino blanco (200 ml)

Instrucciones

  • Corta la cebolla en pequeños trozos y mézclala en un frasco de vidrio con la miel y el vino blanco.
  • Deja que se macere durante dos días y consume el jarabe resultante.
  • Toma dos o tres cucharadas al día.

4. Té expectorante natural

Un poco de tomillo con miel de abejas y limón nos brinda un té natural para aliviar la tos, la garganta inflamada y el exceso de producción de moco.

Sus compuestos expectorantes y antiinflamatorios ayudan a disolver las secreciones para facilitar su expulsión.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de tomillo (5 g)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Pon a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el tomillo y la cucharada de miel.
  • Deja que repose 5 minutos y agrégale el jugo de medio limón.
  • Consúmelo dos o tres veces al día.

Visita este artículo: Qué puedo comer mientras tengo dolor de garganta

5. Preparado expectorante de manzana, miel y limón

manzana-verde-y-miel

Una pasta preparada con pulpa de manzana, miel y limón es una solución expectorante para aliviar la tos en los niños y adultos.

Su efecto antiinflamatorio y mucolítico estimula la eliminación de las secreciones y despeja las vías respiratorias.

Ingredientes

  • ½ manzana madura
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)

Preparación

  • Cocina la manzana y tritúrala hasta obtener un puré.
  • Mézclala con el jugo de limón y la miel, y consúmela dos veces al día.

Elige el tratamiento expectorante que más te llame la atención y tómalo según las recomendaciones dadas para obtener un rápido alivio de la tos.

En caso de síntomas persistentes, consulta al médico.