Los 5 mejores remedios para tratar los esguinces de tobillo

Podemos aprovechar las propiedades antiinflamatorias de la cayena de forma tópica para reducir la inflamación y los dolores derivados del esguince de tobillo

 

Los esguinces de tobillo, conocidos popularmente como torceduras, son lesiones que se originan por el estiramiento o desgaste de los ligamentos que conectan los huesos en la articulación.

A menudo, son la consecuencia de un sobresfuerzo físico, un mal movimiento o un traumatismo durante accidentes; sin embargo, en casos reducidos, se asocian con el uso prolongado de tacones y las caminatas largas sobre terrenos irregulares.

Si bien pueden ser superficiales, muchas veces compromete los músculos, tendones y vasos sanguíneos causando moretones, dolor e inflamación.

No obstante, además de los medicamentos convencionales para su tratamiento, podemos acceder a algunos remedios de origen natural que aceleran su recuperación.

A continuación te compartimos en detalle 5 buenas opciones para que no dudes en tenerlas en cuenta cuando te enfrentes a esta dolencia.

1. Yema de huevo, aceite de eucalipto y vinagre de manzana

Mascarilla-de-yema-de-huevo

Una mascarilla con yema de huevo, aceite de eucalipto y vinagre nos ayuda a mejorar la circulación en la zona afectada para disminuir la inflamación y el dolor.

Ingredientes

  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de aceite de eucalipto (15 g)
  • 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)

Preparación

  • Bate una yema de huevo y mézclala con el aceite de eucalipto y el vinagre.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento sobre el tobillo afectado y, enseguida, realiza un masaje durante 5 u 8 minutos.
  • Repite su uso 2 o 3 días seguidos, hasta reducir los síntomas.

Ver también: Bondades del eucalipto para nuestra salud

2. Llantén, sal marina y vinagre de manzana

Los ingredientes que combinamos en este tratamiento alternativo se caracterizan por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, idóneas para disminuir el dolor causado por los esguinces.

Sin embargo, para evitar reacciones indeseadas, se aconseja su uso solo 2 o 3 días después de la lesión.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de llantén (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de sal marina (10 g)
  • 3 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)

Preparación

  • Incorpora el llantén en una taza de agua hirviendo y tápalo.
  • Tras obtener una bebida concentrada, cuélalo y combínalo con sal marina y el vinagre de manzana.

Modo de aplicación

  • Sumerge un paño en el tratamiento y aplícalo sobre la zona dolorida.
  • Déjalo actuar 15 minutos y retíralo.
  • Úsalo 2 veces al día si lo consideras necesario.

3. Pimienta de cayena y vaselina

pimienta-cayena

Las propiedades antiinflamatorias de la pimienta de cayena se unen con el poder hidratante de la vaselina para brindarnos un ungüento ideal para reducir los síntomas de los esguinces.

Su aplicación local disminuye la hinchazón y, al restablecer la circulación, minimiza los moretones y el dolor.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de pimienta de cayena en polvo (5 g)
  • 3 cucharadas de vaselina (60 g)

Preparación

  • Agrega la pimienta de cayena en polvo en un recipiente y, a continuación, mézclala con la vaselina.

Modo de aplicación

  • Toma la cantidad de ungüento que consideres necesaria y úsala para masajear los tobillos.
  • Aplícala una vez al día, durante 2 o 3 días seguidos.

4. Cúrcuma y zumo de limón

Por su potente efecto analgésico y desinflamatorio, este remedio de cúrcuma y limón es una interesante alternativa contra la hinchazón causada por los esguinces.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de cúrcuma en polvo (20 g)
  • 1 cucharada de zumo de limón (10 ml)

Preparación

  • Agrega la cúrcuma en polvo en un recipiente y mézclala con el zumo de limón.
  • Si no consigues formar una pasta, agrégale un par de cucharadas de agua.

Modo de aplicación

  • Extiende la pasta sobre el esguince y envuélvelo con un vendaje.
  • Déjalo actuar durante 10 horas y cámbialo.
  • Úsalo hasta calmar el dolor.

Te recomendamos leer: 8 beneficios de la cúrcuma que te gustará conocer

5. Aceite de árnica

aceite-esencial-arnica

El aceite de árnica es un producto antiinflamatorio y calmante que puede disminuir los dolores musculares y articulares, incluyendo el producido por esta lesión.

Contiene antioxidantes y ácidos grasos esenciales que, tras asimilarse, reducen la inflamación y la sensibilidad de la zona afectada.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de flores de árnica (50 g)
  • ½ taza de aceite de oliva extra virgen (100 g)

Preparación

  • Incorpora las flores de árnica en un recipiente y, enseguida, cúbrelas con el aceite de oliva.
  • Tapa el preparado y déjalo macerar durante 3 o 4 días.
  • Pasado el tiempo indicado, fíltralo con un colador y envásalo.

Modo de aplicación

  • Toma un poco de aceite de árnica con las palmas de tus manos y frótalo sobre el tobillo.
  • Pasados 5 o 10 minutos, cuando se genere una sensación de calor, detén el masaje y reposa.
  • Úsalo todos los días, hasta aliviar el problema.

¿Sufriste un esguince de tobillo? ¿Quieres evitar el dolor? Elige alguno de estos remedios naturales y bríndale un tratamiento para curarlo lo antes posible.

Si pasados 3 o 4 días, el dolor persiste, o es más intenso, consulta al médico.

Te puede gustar