Los 6 mejores alimentos antiinflamatorios

Existen múltiples enfermedades que provocan procesos inflamatorios. Por ello, es importante conocer ciertos alimentos que pueden ayudar a aliviar dichos síntomas

¿Sabías que muchas enfermedades provocan la inflamación de órganos u otras partes del cuerpo? Por ello, traemos algunos alimentos antiinflamatorios para ayudar a combatirlas.

Las patologías que terminan en –itis esconden procesos inflamatorios: sinusitis, artritis, faringitis, etc.

Además de aliviarlas con medicamentos convencionales, te explicamos cómo reducir la inflamación eligiendo alimentos con propiedades antiinflamatorias.

Descubre las propiedades de la cúrcuma, la cebolla, el brócoli, la papaya, la col o el té verde.

Algunos alimentos antiinflamatorios son…

Cúrcuma

Esta especia, también conocida por sus beneficios antioxidantes, anticancerígenos y antidepresivos, es uno de los alimentos más antiinflamatorios que encontramos.

La curcumina es altamente antiinflamatoria, por lo que se recomienda a personas que sufran dolores, reumatismo, fibromialgia, etc.

Asimismo, podemos tomarla en forma de extracto, cápsulas o comprimidos, o bien incluyéndola en nuestros menús diarios.

En este caso, debemos saber que la cúrcuma da sabor y un color amarillo a las recetas, pero la podemos incluir en muchas de ellas. Además, también se puede añadir a postres como pasteles, batidos, flanes, etc.

La dosis recomendada sería, aproximadamente, de una cucharada de postre diaria.

Papaya

Esta fruta exótica, destacada gracias a sus propiedades medicinales, es rica en vitamina C y E y es un buen antiinflamatorio, especialmente del tracto digestivo.

Esto sucede gracias a su contenido en papaína, una enzima que ayuda en la digestión de las proteínas. De esta manera, mejora la digestión a la vez que reduce la inflamación.

Podemos consumir la papaya cruda o batida. Si la preparamos batida recomendamos incluir sus semillas, que tienen propiedades antiparasitarias.

papaya netdoktor

Lee más: 5 sorprendentes beneficios de la papaya que no conocías

Cebolla

La cebolla es rica en minerales como el calcio, el magnesio, el cloro, el cobre, el hierro o el fósforo, entre muchos otros. Por otro lado, también contiene las vitaminas A, B, C y E.

Sin embargo, lo más destacado es un flavonoide antioxidante que contiene, llamado quercetina, y un polifenol antioxidante conocido como antocianina.

Estos componentes previenen la oxidación de ácidos grasos. A su vez, ayudan a eliminar los radicales libres que reducen, de manera importante, la inflamación.

La cebolla también tiene propiedades altamente depurativas, antisépticas y diuréticas.

La recomendamos especialmente para las inflamaciones del aparato respiratorio y urinario.

cebolla muffet

Col

La col también contiene quercetina, por lo que destaca como verdura antiinflamatoria.

Se recomienda para las inflamaciones intestinales, ya que tiene propiedades antiácidas y es rica en vitamina C. A su vez, podemos tratar la diarrea y las úlceras.

Muchas personas aborrecen el sabor de la col hervida. Por ello, te proponemos licuarla cruda y combinarla con manzana, zanahoria o remolacha.

También podemos cortarla muy fina y dejarla macerar durante dos horas, aliñada con aceite de oliva, vinagre de manzana, sal marina, una pizca de azúcar moreno y orégano.

Además, la col tiene la gran ventaja de que también funciona tópicamente. Si queremos aliviar una inflamación en las articulaciones, la espalda o el vientre, seguiremos estos pasos:

  • Primero, pondremos agua a hervir.
  • Luego, meteremos una hoja grande de col verde unos 30 segundos en el agua.
  • Después la sacaremos y la aplicaremos directamente sobre la zona dolorida.
  • Finalmente, la dejaremos actuar unos minutos.

Brócoli

Por último, el brócoli destaca por su quercetina. No sólo es uno de los alimentos antiinflamatorios, sino que también es anticancerígeno, alcalinizante y muy antioxidante.

Para disfrutar de sus beneficios debemos evitar cocinarlo en exceso, para que mantenga su color verde y una textura firme. Lo podemos cocinar, por ejemplo, al vapor.

Otra opción muy saludable es consumir semillas germinadas de brócoli.

brocoli ulterior epicure

No te olvides de leer: Remedio de brócoli y guayaba para tratar la faringitis

Té verde

Esta bebida medicinal destaca por ser rica en antioxidantes y flavonoides, que ayudan a reducir la inflamación.

Por un lado, potenciaremos sus efectos antiinflamatorios si lo combinamos con jengibre en polvo y lo endulzamos con estevia.

Por otro lado, recomendamos tomarlo fuera de las comidas, especialmente si sufrimos anemia, pues dificulta la asimilación del hierro.

Asimismo, también deberíamos elegir un té verde de calidad, a ser posible ecológico. A su vez, lo podemos tomar en infusión o comprimidos.

¡Esperamos que incluyas en tu dieta estos alimentos antiinflamatorios!

Imágenes por cortesía de netdoktor, muffet y ulterior epicure

  • Healthline.com 9 Impressive Health Benefits of Cabbage [Online] Available at: www.healthline.com/nutrition/benefits-of-cabbage
  • Healthline.com Carrots 101: Nutrition Facts and Health Benefits [Online] Available at: www.healthline.com/nutrition/foods/carrots
  • Mesa MD, Ramírez-Tortosa, MC, Aguilera CM, Ramírez-Boscá A, Gil A. Efectos farmacológicos y nutricionales de los extractos de Curcuma longa L. y de los cucuminoides. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular. Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos. Granada. Ars Pharmaceutica, 2000;41(3):307-321.
  • Melchor Sandoval VV. Procesamiento tecnológico para la obtención de té verde (Camellia sinensis): Determinación de su actividad antioxidante y cuantificación de flavanoles por HPLC. Universidad Nacional Agraria de la Selva. Tingo María, Perú (2002)
  • Martínez Martínez E. Influencia del consumo de brócoli seco como alimento funcional en pacientes hipertensos y dislipémicos. Universitat de les Illes Balears (2016).
  • Sánchez-Moreno González C, Ancos Siguero B. Evaluación de las propiedades antiinflamatorias, antioxidantes e hipolipidémicas de cebolla procesada como ingrediente funcional "in vitro" y en modelo animal. Universidad Complutense Madrid (2018)