Los 6 mejores ejercicios para calmar el dolor de cuello

Daniela Echeverri Castro·
21 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
20 Noviembre, 2018
Si bien, estos ejercicios son bastante efectivos para calmar el dolor de cuello, se debe tener cuidado al llevarlos a cabo y adaptarlos a las posibilidades de cada persona.

El dolor de cuello es un síntoma común en muchas personas. Suele manifestarse cuando los músculos se contraen debido a una mala postura, un sobreesfuerzo físico o una lesión. Sin embargo, esta dolencia se puede contrarrestar sin tratamientos quirúrgico. Tan solo se le pueden dar al cuello algunos movimientos leves y ayudar a relajar esa zona afectada.

En esta oportunidad queremos compartir 6 ejercicios eficaces para calmar un poco ese dolor o molestia de cuello. No dudes en llevarlos a cabo cuando te aqueje esta condición.

¡Sigue leyendo!

El dolor de cuello

El dolor de cuello se da con frecuencia entre personas que trabajan demasiado tiempo sentados. No obstante, también son recurrentes en quienes tienen problemas de sueño.

Una investigación realizada por expertos publicada en Research Gate rezó que el dolor de cuello puede apuntar a mecanismos fisiológicos y patológicos implícitos. Es decir, que puede constituir una enfermedad o síntoma de esta.

Asimismo, el dolor tiende a venir acompañado con una sensación de rigidez y tensión. Esto dificulta el movimiento de la cabeza en las actividades cotidianas.

Sin embargo, este problema puede mejorarse con un poco de descanso y algunos relajantes convencionales. Se recomienda la práctica de algunos ejercicios que, al estimular la circulación, puedan acelerar la recuperación.

No olvides leer: ¿Qué pasa cuando el cuello cruje?

Ejercicios para combatirlo

1. Ejercicio de descanso

Este tipo de ejercicio no implica mover el cuello para aliviar la rigidez. No obstante, sí es una buena opción para promover la relajación de las zonas tensionadas.

¿Qué se debe hacer?

  • Acostarse sobre una superficie firme. Puede ser una colchoneta de yoga.
  • A continuación, poner la cabeza en una posición de descanso, de modo que los hombros queden bien alineados.
  • Por último, inhalar y exhalar en repetidas ocasiones, sin mover la cabeza del sitio.
  • Realizar la actividad durante 5 minutos.

En este ejercicio es importante hacer énfasis en la respiración, ya que es la que va ayudar a relajar y oxigenar el lugar donde se tiene el dolor.

La respiración consciente es positiva porque demuestra cómo debemos tomar el aire de forma correcta, mientras que la superficial se realiza de manera inconsciente.

Sin embargo, aunque esta última sea suficiente para mantener al organismo con vida, no es eficaz para aliviar dolencias y padecimientos. Así lo expuso este estudio realizado en la Universidad de Valencia.

2. Flexión hacia atrás y adelante

Los ejercicios de flexión son actividades que ayudan a mejorar la circulación en el cuello. Además, al mismo tiempo facilitan la oxigenación y relajación de los músculos afectados. Aunque la práctica implica más esfuerzo, poco a poco ayudará a lograr una mayor sensación de alivio.

¿Qué se debe hacer?

  • Sentarse en una silla cómoda y tratar de empujar la cabeza hacia atrás, como si se quisiese mirar el techo.
  • Mientras, abrir un poco la boca para liberar la tensión de la mandíbula y asegurarse de tener la espalda recta.
  • A continuación, sostener 2 o 3 segundos y regresar a la posición inicial.
  • Luego, flexionar hacia delante, de tal modo que la barbilla quede casi tocando el pecho.
  • Repítelo 3 veces hacia cada lado.

3. Caminar ayuda a aliviar el dolor de cuello

Chica atándose los zapatos a punto de correr.

Una actividad tan sencilla como caminar puede ser determinante para disminuir el dolor cervical, sobre todo cuando este se origina de malas posturas y estrés. Eso sí, se aconseja que se realice en una posición adecuada. Un mal movimiento podría empeorar el problema en gran medida.

¿Qué se debe hacer?

  • Caminar de 5 a 10 minutos y mantener el pecho hacia arriba, los hombros hacia atrás y la cabeza en posición neutra.
  • Es fundamental que el cuello esté bastante relajado.
  • Una vez que se comiencen a sentir los músculos menos tensos, se puede girar la cabeza de forma leve para restarle rigidez a la zona afectada.

Visita este artículo: Dile adiós al dolor en el cuello con estos 6 remedios caseros

4. Elevación de hombros

El cuello es la zona que más duele por la tensión. No obstante, el movimiento de los hombros es determinante para acelerar su recuperación. Con esto se relajan los músculos de los alrededores, y además aumenta la circulación.

¿Qué se debe hacer?

  • Para empezar, hay que sentarse en un lugar cómodo con las manos sobre los muslos o las rodillas. Mantener espalda recta.
  • A continuación, elevar los hombros hacia arriba como si se fuesen de tocar las orejas.
  • Después, tras sostener 2 segundos, regresar a la posición inicial.
  • Repetir el movimiento 5 o 6 veces.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo tratar los dolores en los hombros

5. Giros laterales

Este tipo de ejercicio debe hacerse con mucho cuidado. Un movimiento brusco puede incrementar la tensión en la región afectada. Es una actividad efectiva contra el dolor de cuello. No solo porque calma el dolor, sino también porque combate la inflamación.

¿Qué se debe hacer?

  • Sentarse con la espalda apoyada en el respaldo de la silla.
  • Luego, poner las manos sobre las rodillas y girar el cuello hacia la derecha.
  • Procurar estirar lo máximo posible, de modo que la barbilla quede a la altura del hombro.
  • Después, sostener 2 segundos y regresar a la posición inicial.
  • A continuación, girar a la derecha y repetir la misma actividad.
  • Realizar los giros 5 o 6 veces por cada lado.

6. Girar la cabeza

Mujer estirando el cuello.

Este movimiento sencillo tiene como fin relajar la zona cervical, sobre todo cuando el estrés o mala postura tensiona los músculos.

¿Qué se debe hacer?

  • Sentarse derecha con la espalda bien erguida y las manos sobre las piernas.
  • Procurar estirar el cuello tanto como sea posible y al mismo tiempo hacer círculos con el rostro.
  • Realizar de 8 a 10 repeticiones y luego descansar.

¿Tienes el cuello rígido o afectado? Busca un lugar cómodo y anímate a practicar estos ejercicios para promover la recuperación y mejor movimiento de este.

  • Giannoula Tsakitzidis; Wim Dankaerts; Roy Remmen; Paul Van Royen (2013). Non-specific neck pain and evidence-based practice (Bélgica). https://www.researchgate.net/publication/243464643_Non-specific_neck_pain_and_evidence-based_practice
  • Mariano Chóliz Montañés (S/F). Técnicas para el control de la activación: Relajación y respiración (España). https://www.uv.es/=choliz/RelajacionRespiracion.pdf