6 remedios naturales para aliviar el dolor por inflamación de amígdalas

Además de las infusiones para aliviar el dolor de las amígdalas también es conveniente hacer gárgaras y desechar el líquido para expulsar las bacterias culpables de las infecciones

La inflamación de amígdalas es una condición muy común. Puede ocasionar dolor, dificultades para tragar y malestar general en la garganta. Se conoce con el nombre de amigdalitis o anginas y su causa principal son las infecciones causadas por los virus y las bacterias.

Este síntoma en las amígdalas es común. Desde esta perspectiva, puede darse en una o ambas amígdalas linfáticas, casi siempre, cuando disminuyen los anticuerpos que producen las células de sus tejidos.

Se estima que un 40% de los casos dura entre dos y tres días, según su nivel de gravedad y tratamiento. Sin embargo, los demás pacientes registrados pueden tardar hasta una semana en sentir alivio de los síntomas.

Por fortuna, existen muchos remedios naturales que pueden acelerar su recuperación, gracias a sus compuestos y propiedades. Simultáneamente, cuando se necesita tratamiento médico, el acompañamiento doméstico es indispensable.

A continuación, te contaremos sobre las 6 mejores soluciones que puedes probar cuando te aqueje esta afección.

1. Gárgaras con té de caléndula y miel para la inflamación de amígdalas

Calendula inflamación de amígdalas

El té de caléndula y miel es una bebida antiinflamatoria, antibiótica y analgésica que ayuda a reducir los molestos síntomas de la amigdalitis.

Del mismo modo, su uso en gárgaras varias veces al día controla de forma efectiva la inflamación, el dolor y el malestar general. Es por ello que es muy recomendado.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de caléndula (5 g).
  • ½ taza de agua (125 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

¿Qué debes hacer?

  • Vierte la caléndula en una taza de agua hirviendo y agrégale la miel.
  • Deja que repose unos minutos y pásala por un colador.
  • Usa el líquido para hacer gárgaras durante dos minutos.
  • Repite el tratamiento dos veces al día.

¿Quieres conocer más? Lee: Las maravillosas bondades de la crema de caléndula

2. Infusión de tomillo y limón

La infusión de tomillo y limón es una bebida natural que te ayuda, inmediatamente, a fortalecer el sistema inmunológico, para mejorar las respuestas frente a los virus y las bacterias.

Su ingesta calma la irritación en la garganta, reduce la inflamación de amígdalas y controla síntomas como el exceso de moco.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml).
  • Algo de tomillo (10 g).
  • El jugo de ½ limón.
  • 1 cucharada de miel (25 g).

¿Qué debes hacer?

  • Pon a hervir el agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el tomillo y el jugo del medio limón.
  • Deja reposar la bebida, pásala por un colador y endúlzala con una cucharada de miel de abejas.
  • Consúmelo dos veces al día.

3. Vinagre de manzana y miel para la inflamación de amígdalas

vinagre y miel para inflamación de amígdalas

El remedio antimicrobiano de vinagre de manzana y miel es una solución efectiva contra los problemas de la garganta y las amígdalas.

De modo que, sus ácidos naturales alteran el ambiente que necesitan los microorganismos para proliferar y, de paso, frenan las infecciones desarrolladas.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml).
  • Vinagre de manzana (10 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

¿Qué debes hacer?

  • Calienta el agua y agrégale el vinagre de manzana y la miel de abejas.
  • Consume la preparación a sorbos, preferiblemente antes de que se enfríe.

4. Gárgaras con sal y bicarbonato de sodio

bicarbonato y vino para inflamación de amígdalas

Los buches con sal y bicarbonato de sodio reducen la presencia de bacterias que causan infecciones en las amígdalas y la boca.

Entendemos entonces, que estos ingredientes tienen efectos antibióticos y antiinflamatorios que facilitan la destrucción de los gérmenes que afectan los ganglios.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de sal (2 g).
  • Media cucharada de bicarbonato de sodio (2 g).
  • ½ taza de agua tibia (125 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Diluye la sal y el bicarbonato de sodio en la media taza de agua tibia.
  • Realiza gárgaras con la mezcla durante dos o tres minutos. No tragues el líquido.
  • Repítelo dos o tres veces al día.

5. Ajo con miel para la inflamación de amígdalas

miel de ajo defensas inflamación de amígdalas

En realidad, los componentes antibióticos del ajo se unen con las maravillosas propiedades de la miel para hacer un jarabe efectivo contra la inflamación en las amígdalas.

Por consiguiente, este remedio calma el dolor, reduce la presencia de moco y evita las complicaciones causadas por la infección.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo crudo.
  • 1 cucharada de miel (25 g).
  • ½ taza de agua opcional (125 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Triturar un diente de ajo crudo y mézclalo con una cucharada de miel de abejas.
  • Consúmelo en ayunas o ante la primera señal de dolor.
  • Si gustas, dilúyelo en media taza de agua tibia para facilitar su consumo.

Te puede interesar: Cómo desinflamar las amígdalas naturalmente

6. Gárgaras con vino blanco y romero para la inflamación de amígdalas

romero inflamación de amígdalas

De esta forma, este remedio antiinflamatorio, calmante y antibacteriano es una solución efectiva para aliviar los problemas de la garganta y la boca.

Asimismo, su aplicación ante la amigdalitis controla el dolor y ataca los virus y bacterias que provocan la infección.

Ingredientes

  • 1 taza de vino blanco (250 ml).
  • 3 cucharadas de romero (30 g).

¿Qué debes hacer?

  • Pon a hervir el vino blanco y agrégale el romero fresco.
  • Cuando esté listo, deja que repose.
  • Seguidamente, pásalo por un colador y usa el líquido para hacer gárgaras.
  • Repite su uso dos veces al día.

Elige cualquiera de los remedios mencionados, todos son efectivos tratamientos para las molestias en las amígdalas. Si vez que nada te funciona y cada día empeoras, visita un especialista de inmediato.

Por último, debes saber que la higiene bucal y consumir alimentos suaves ayuda. Del mismo modo, las bebidas calientes y las cremas son excelentes alternativas.

 

  • Castro-Sierra, E., Ponce De Léon, F. C., & Portugal Rivera, A. (2006). Neurotransmisores del sistema límbico. Amígdala. Segunda parte. Salud Mental. https://doi.org/10.2146/ajhp150367
  • Torras, M., Portell, I., & Morgado Bernal, I. (2001). La amígdala: Implicaciones funcionales. Revista de Neurologia.