Los 7 mejores alimentos para combatir los parásitos intestinales

Hay alimentos que, gracias a sus propiedades, refuerzan las defensas del organismo y alteran el ambiente de los parásitos a la vez que dificultan e impiden su proliferación

Los parásitos son organismos que habitan dentro o sobre otro organismo, alimentándose de sus nutrientes y su sangre para poder proliferarse con facilidad.

Como su nombre lo indica, los parásitos intestinales son aquellos que viven dentro del intestino.

Casi siempre son del tipo protozoos (como la Giardia) o gusanos (como las tenias), los cuales llegan al cuerpo a través de agua o alimentos contaminados.

Los niños suelen ser los más susceptibles a su ataque, aunque todas las personas están en riesgo de contraerlos, en especial cuando se exponen a condiciones sanitarias deficientes.

Una vez invaden el cuerpo, pueden provocar anemia, ya que se alimentan de los glóbulos rojos y, a su vez, ocasionan desequilibrios en el sistema digestivo, la piel, el sistema nervioso y otras partes importantes.

Además, pueden afectar el proceso de absorción de nutrientes y conducir a problemas de desnutrición, acumulación de toxinas y ansiedad.

Por fortuna, estas reacciones se pueden combatir de forma natural, aumentando el consumo de algunos alimentos que refuerzan las defensas y la flora bacteriana del intestino.

Sus propiedades controlan el crecimiento de estos microorganismos y, de paso, evitan dolores o posibles complicaciones por su infección.

En esta ocasión queremos destacar los 7 mejores para que no dudes en agregarlos en tu dieta cuando sospeches de su presencia en el organismo.

1. Semillas de calabaza

Semillas_de_calabaza

Las semillas de calabaza son deliciosas, ricas en nutrientes y representan una solución natural contra el crecimiento de varios tipos de parásitos en el intestino.

Sus compuestos activos aumentan la presencia de cultivos vivos en el colon, y alteran el ambiente que necesitan los helmintos para atacar y desarrollarse.

Algunos aconsejan combinarlas con un poco de leche de coco y agua para potenciar sus efectos contra estos microorganismos.

¿Quieres conocer más? Lee: Semillas de calabaza: 8 razones para comerlas

2. Ajo

Los compuestos azufrados que contiene el ajo le confieren propiedades antiparasitarias y antiinflamatorias para combatir este tipo de infecciones.

La alicina, el compuesto activo de este vegetal, destruye y facilita la expulsión de los gusanos y limpia el tubo digestivo.

Esta sustancia alimenta las bacterias saludables del intestino y, de hecho, mejora la respuesta inmunitaria del cuerpo.

No obstante, es esencial aclarar que debe ingerirse crudo y triturado, ya que es la forma de liberar toda la cantidad de aminoácidos.

3. Papaya

batido de papaya

La papaína, una enzima digestiva que contiene la papaya, crea un ambiente hostil tanto para los protozoos como para los helmintos.

Esta sustancia ejerce un potente efecto antiparasitario, antibiótico y antiinflamatorio que contribuye a mejorar la digestión y la salud intestinal.

Su ingesta habitual reconstruye la flora bacteriana y promueve la expulsión de los gusanos que afectan la salud digestiva e inmunitaria.

4. Coco

El consumo de coco y sus derivados representa una buena solución contra estos organismos que crecen con facilidad en el tubo digestivo.

Este alimento concentra interesantes compuestos antibióticos, antibacterianos y antiparasitarios que, tras ser absorbidos, alteran el ambiente que requieren los parásitos para proliferarse.

A su vez, son una buena alternativa para controlar las molestias digestivas, como la inflamación, el dolor y los gases.

5. Granada

jugo de granada

Tanto la granada como su jugo natural ofrecen un interesante alivio de los síntomas causados por la infección de los parásitos.

Rica en antioxidantes, fibra y compuestos que estimulan la actividad de las enzimas, esta fruta controla el crecimiento de los gusanos a la vez que promueve su eliminación.

6. Semillas de lino

Conocidas como un “superalimento”, las semillas de lino se destacan por su riqueza de nutrientes esenciales y propiedades para la salud.

Con un alto contenido de ácidos grasos, fibra dietética y antioxidantes, es un alimento ideal para regular varias funciones digestivas.

Su ingesta aumenta la capacidad de absorción de nutrientes y, de paso, estimula la eliminación de las toxinas retenidas en el colon.

Son muy suaves con el estómago y los intestinos, dado que sus compuestos regulan el pH, disminuyen la acidez y alimentan la flora bacteriana.

Visita este artículo: Plan detox para eliminar toxinas con limón, apio y diente de león

7. Cúrcuma

Cúrcuma

También llamada la “reina de las especias”, la cúrcuma tiene efectos antiparasitarios y depurativos que facilitan la expulsión de estos organismos dañinos.

Su activo principal, la curcumina, actúa como reguladora del pH estomacal y altera el ambiente que necesitan los gusanos para atacar y crecer sin inconvenientes.

También ejerce interesantes efectos a nivel digestivo, ya que controla la hinchazón, los gases y otros síntomas asociados al desarrollo de estas infecciones.

Al incluir estos alimentos en la dieta se pueden conseguir muchos beneficios contra los parásitos que causan desequilibrios y enfermedades.

Sin embargo, es primordial reforzar sus efectos con unas estrictas medidas de higiene, en especial en cuanto a la manipulación de alimentos.

Además, en caso de tener mascotas en casa, se deben desparasitar de forma periódica, siguiendo las recomendaciones de su veterinario.

 

 

Te puede gustar