Los 7 peores ingredientes que puedes añadir a tu ensalada

Generalmente consumimos ensaladas con la intención de no tomar muchas calorías. No obstante, hay veces en las que incluyes en tu ensalada alimentos que arruinan este objetivo

Es posible que ya te estés imaginando algunos de los elementos de esta lista, pero sabemos que algunos lograrán sorprenderte.

Muchas veces los ingredientes que suenan saludables para tu ensalada no lo son tanto si tienes como finalidad perder peso.

Si este es tu propósito, asegúrate de omitir estos 7 ingredientes y sustitúyelos por otros más saludables.

1. Tocino

El tocino y otras carnes procesadas podrían causar cáncer

Es un ingrediente que podría estar añadiendo a tu ensalada unas 400 calorías y 30 gramos de grasa en una sola porción.

Claro está que todo depende de la cantidad de tocino que agregues, pero está de más decirte que tu ensalada se verá obligada a subir el recuento de grasa y calorías.

Por otro lado, muchas coberturas de tocino no están hechas de carne, por lo que no proporcionan ningún beneficio nutricional.

De hecho, algunos contienen sal, grasas trans y, lo creas o no, azúcar.

Si deseas añadir texturas crujientes, prueba a añadir a tu ensalada verduras como los rábanos o pimientos.

2. Pan tostado o crutones

Puede que no sean la opción más repudiable cuando se trata de dieta, pero añaden únicamente calorías innecesarias sin proporcionar ningún beneficio nutricional.

Si consideramos que la mayoría de las veces se fríen para dar un mejor sabor, también agregas grasa innecesaria.

La porción adecuada de pan para una ensalada es de solo 2 cucharadas, lo que equivale a dos trocitos de pan. De añadir lo que comúnmente se ve en una porción agregarías alrededor de 100 calorías o más.

Los trocitos de pan pueden sustituirse con una o dos cucharadas de cereales, como las semillas de ajonjolí o girasol. Estos no solo dan a tu ensalada una textura crujiente; además, obtienes los beneficios de la fibra del grano entero.

¿Quieres conocer más? Lee: Recetas con sésamo (Ajonjolí): ¡sano y sabroso es posible!

3. Frituras

fritura

Ingredientes como el pollo, los camarones o el pescado son saludables para tu ensalada, a menos que los frías. Las frituras están llenas de grasa y calorías, aunque se hagan con aceites que son saludables.

Una buena manera de evitarlas, sobre todo si comes fuera de casa, es leer atentamente el menú. Aquellos alimentos que son “crujientes”, “barritas de pescado”, “crocante” o con “costra” casi siempre se fríen.

Algunas ensaladas asiáticas suelen tener wonton frito. Si no estás seguro, es mejor que preguntes y pidas que se omita o sustituyan este por otro ingrediente preparado a la parrilla.

4. Aderezos cremosos

Puede que tu tazón de ensalada esté repleto de ingredientes sanos y nutritivos, pero añadirle un aderezo puede arruinar estas características con facilidad.

Si no lo crees, mira cuántas calorías tienen estos aderezos populares:

  • Queso azul: 146 calorías y 15 gramos de grasa.
  • Salsa ranchera: 126 calorías y 14 gramos de grasa.

Los aderezos sin grasa no son una mejor opción, pues muchas marcas comerciales añaden azúcar para compensar la grasa que se ha eliminado. En estos, la cantidad de calorías suele variar entre 60 a 80 por porción (2 cucharadas).

Las vinagretas son un ingrediente que puedes añadir a tus ensaladas siempre y cuando sea una sola porción y la prepares en casa.

5. Fiambres procesados

Los fiambres procesados no son la mejor alternativa. El salami es una de las opciones más populares para añadir a las ensaladas pero, ¿sabías que una sola rebanada delgada de salami tiene 43 calorías y 3 gramos de grasa?

Puede que no parezca mucho pero, si tomas en cuenta que una ración de ensalada puede tener entre 4 y 5 rodajas de salami, todo suma.

El pollo, pavo o el jamón de pavo son ingredientes que puedes añadir a tu ensalada como opción más saludable.

Las carnes frías son relativamente altas en sal, lo que hace que aumentes tu ingesta de sodio. La carne vacuna, siempre y cuando sea magra, es otra buena opción.

6. Glaseado de miel

El pollo o el jamón glaseados con miel no son una buena combinación para tu ensalada. Son una gran opción para darle sabor y calorías a tu comida. Estos son ingredientes que debes evitar si lo que quieres es una ensalada saludable. 

Mejor opta por los frutos secos. Te recomendamos agregar una pequeña cantidad de nueces, arándanos o almendras. Esto te permitirá tener el sabor de los frutos secos y sus beneficios sin las calorías y el azúcar.

No olvides leer: Batido morado superantioxidante de arándanos, acai y chía

7. Queso

El queso

No es necesariamente malo si eliges las variedades más ligeras. Opciones populares como el cheddar son una fuente de grasa saturada.

Lo importante es que tengas en cuenta la cantidad que estás agregando a tu porción de ensalada. En muchas ocasiones es mejor omitirlo del todo.

Si decides consumirlo, es mejor que te asegures de que sea realmente queso y no “alimentos” que proporcionan su sabor y calorías sin sus valores nutricionales.

La porción recomendada es de 1 onza (28 g). Puedes ayudarte de una balanza digital para no agregar más de lo necesario.

Es recomendable que, si lo que intentas es perder peso, prepares tu ensalada en casa. Involúcrate con tus comidas para estar totalmente seguro de lo que estás comiendo y llevar un mejor conteo de las calorías que consumes.

Combínalo con ejercicio diario y consulta con tu médico antes de realizar cualquier cambio drástico en tu rutina.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar