Los 8 fetiches sexuales más comunes

Daniela Echeverri Castro · 8 diciembre, 2017
Los fetiches sexuales son mucho más habituales de lo que pensamos. Pueden ser una ayuda para estimularnos y disfrutar de nuestra vida sexual de forma plena.

¿Alguna vez te has preguntado cuáles pueden ser los fetiches sexuales más comunes? ¿Crees que podrías tener tú también alguno de ellos?

Hay personas a las que les excitan ciertas partes del cuerpo (como la boca, los pechos o los pies), a otras les resulta irresistible la lencería de encaje en color negro o rojo y a otros, los azotes o las palmadas

Los fetiches sexuales son aquellas prácticas que se caracterizan por provocar excitación u orgasmos mediante el uso de objetos, sustancias o una parte del cuerpo en particular.

Aunque para muchos la palabra «fetiche» puede ser un poco intimidante, es una práctica común e inofensiva que, de hecho, puede mejorar la experiencia sexual. 

Para otros se convierte en una conducta recurrente y necesaria para la excitación sexual. En esos casos, el fetichismo se llega a considerar un trastorno patológico.

A pesar de esto, por lo general, es una simple manifestación de la sexualidad tanto en los hombres como en las mujeres. ¿Conoces los fetiches sexuales más comunes? Descubre a continuación 8 de ellos.

1. Piercings

Los piercings son un fetiche sexual común

Las perforaciones y las piezas como tal que adornan, en sus diversas formas, tamaños, colores y materiales pueden excitar a algunas personas. Y de hecho, este es uno de los fetiches sexuales más populares en la población joven.

Los piercings en los labios, la lengua, el ombligo y los pezones son algunos de los que suelen causar mayor excitación.

Las personas que se sienten atraídas por estos elementos pueden sentir una fuerte excitación sexual con tan solo verlos en la otra persona. No obstante, ese gusto en particular también puede producirse por la sensación de frío que causa el objeto metálico al tener contacto con la piel.

2. Cabello

El fetichismo por el cabello, conocido como tricofilia, es bastante común, sobre todo en los hombres. Quienes tienen este fetiche sienten excitación por el contacto directo con el cabello, o bien, por un color, un peinado o un estilo particular.

Por su parte, las mujeres pueden sentir atracción por la barba, el bigote o vello en el pecho.

3. Pies

Los pies son otro de los fetiches sexuales más comunes. A muchos hombres, unos pies bonitos, bien cuidados y con un tacto suave resulta muy excitante. Sin embargo, no solo ellos pueden sentir preferencia por esta parte del cuerpo, las mujeres también pueden sentirse atraídas por un par de pies bonitos.

4. Zapatos

Dentro de los fetiches inanimados más populares del mundo se destaca la altocalcifilia, es decir, la excitación sexual por el calzado femenino. Los hombres pueden llegar al máximo al mantener una relación sexual sin que la mujer se quite sus zapatos (por lo general, de tacones altos).

Descubre: Consecuencias para la salud del abuso de zapatos de tacón

5. Cuero

En lugar de partes del cuerpo o prendas de ropa como tal, hay quienes tienen como fetiche un material y una textura en concreto, como el cuero o el látex, por ejemplo.

El gusto por el cuero no necesariamente tiene relacionado con látigos y juguetes sexuales dirigidos  la práctica del sadomasoquismo. Puede generar interés y excitación a través de prendas tan comunes como unos pantalones de cuero, una falda o incluso, un sofá.

6. Lencería

La lencería femenina como fetiche sexual

La lencería de encaje, con transparencias o simplemente en ciertas formas y colores (como el rojo y el negro) pueden resultar muy excitantes, tanto para hombres como mujeres. Por ello, la ropa interior se encuentra entre los fetiches sexuales más comunes. 

Hay quienes les fascina que su pareja lleve puestas algunas prendas a la hora de tener sexo, para disfrutar de una experiencia mucho más placentera. Medias, ligueros, hilos, sostenes…

7. Disfraces

Para algunas personas, los disfraces ayudan a hacer del encuentro sexual, un momento mucho más divertido. Además, les ayuda a salir de la rutina y a experimentar con diferentes roles, en un ambiente íntimo. 

8. Otras partes del cuerpo

Hay personas cuyo fetiche son, simplemente, partes concretas del cuerpo, como la boca, los senos y las nalgas. No es de extrañar, ya que socialmente hablando, estas partes han recibido mucha atención y se han tendido incluso a sexualizar en exceso en todos los medios habidos y por haber, con el fin de vender productos.

Nota

¿Compartes o te sientes atraído por alguno de estos fetiches sexuales? ¿Los has disfrutado con tu pareja? Aunque algunos puedan resultarte muy curiosos, incluso raros, no cabe duda que pueden ser una buena forma de salir de la rutina y disfrutar al máximo nuestra sexualidad.  Compártelos con tu pareja y sácales provecho.