Los 8 fetiches sexuales más comunes

Los fetiches sexuales son mucho más habituales de lo que pensamos. Pueden ser una ayuda para estimularnos y disfrutar de nuestra vida sexual de forma plena.

Los fetiches sexuales son aquellas prácticas que se caracterizan por provocar excitación u orgasmos mediante el uso de objetos, sustancias o una parte del cuerpo en particular.

Aunque para muchos la palabra “fetiche” puede ser un poco intimidante, es una práctica común e inofensiva que, de hecho, puede mejorar la experiencia sexual. 

Para otros se convierte en una conducta recurrente y necesaria para la excitación sexual. En esos casos, el fetichismo se llega a considerar un trastorno patológico.

A pesar de esto, por lo general, es una simple manifestación de la sexualidad tanto en los hombres como en las mujeres. ¿Conoces los fetiches sexuales más comunes? Descubre a continuación 8 de ellos.

1. Piercings

Los piercings son un fetiche sexual común

Es uno de los fetiches sexuales más populares, sobre todo en la población menor de 40 años.  Consiste en todo tipo de perforaciones y joyas de diversos tamaños, formas y colores. Estos elementos suelen adornar partes del cuerpo que, a su vez, facilitan la excitación sexual:

  • Los pezones.
  • Las zonas genitales.
  • Los labios.
  • La lengua.
  • El ombligo.

Las personas que se sienten atraídas por estos elementos pueden sentir una fuerte excitación sexual con tan solo verlos en la otra persona. No obstante, ese gusto en particular también puede producirse por la sensación de frío que causa el elemento metálico al tener contacto con el cuerpo.

2. Cabello

El fetichismo por el cabello, conocido como tricofilia, es bastante común, sobre todo en los hombres. Quienes tienen este fetiche sienten excitación por el contacto directo con el cabello, o bien, por un color, un peinado o un estilo particular.

Las mujeres, por su parte, pueden sentirse fascinadas por la barba, el bigote o vello en el pecho.

3. Zapatos

Los zapatos altos son un fetiche común

Dentro de los fetiches inanimados más populares del mundo se destaca la altocalcifilia, es decir, la excitación sexual por el calzado femenino. Los hombres pueden llegar al máximo al mantener una relación sexual sin que la mujer se quite sus zapatos (por lo general, de tacones altos).

4. Cuero, uno de los fetiches sexuales más conocido

El uso de elementos de cuero durante las relaciones sexuales es uno de los fetiches más conocidos. En la actualidad se distribuyen en todas las tiendas eróticas y, de hecho, hay clubes y convenciones para quienes tienen este gusto.

El cuero, sobre todo el negro, se ha convertido en un símbolo sexual universal, relacionado con las prácticas de dominación y sadomasoquismo. Los artículos pueden incluir, entre otros:

  • Máscaras.
  • Látigos.
  • Correas.
  • Ropa interior.
  • Disfraces.

5. Lencería

La lencería femenina como fetiche sexual

La ropa interior de lencería suele producir cierta excitación en la mayoría de los hombres. Estas prendas están diseñadas para resaltar la sensualidad de la mujer, lo que, de algún modo, las hace más deseables para ellos.

Muchos, inclusive, prefieren que su pareja tenga puestas unas medias, ligueros o sostenes de lencería mientras tienen relaciones sexuales.

6. Disfraces

El uso de disfraces no solo es un fetiche popular, sino que es una de las tantas formas de salir de la rutina durante las relaciones sexuales. Estos elementos ayudan a elevar la imaginación. Tanto hombres como mujeres tienen la posibilidad de fantasear y llevar su excitación a un nivel máximo.

Al usarlos se pueden asumir roles o distintas personalidades, dependiendo de la creatividad de cada uno.

7. Voyeurismo, entre los fetiches sexuales más practicados

El voyeurismo es uno de fetiches sexuales más comunes

Aunque por su nombre no parece tan común como los otros fetiches mencionados, el voyeurismo es una práctica sexual común. De hecho, la mayoría lo ha practicado.

Se refiere al disfrute y placer que muchos tienen al ver a otras personas desnudas o teniendo relaciones sexuales, donde sea que los encuentre.

Algunas personas solo sienten excitación cuando la otra persona no es consciente de que la observan. Otros, en cambio, disfrutan mucho más cuando son espectadores autorizados. Además, dentro de este fetiche se incluye la excitación al ver películas para adultos.

8. Sumisión y dominación

La sumisión y dominación hacen parte de las fantasías sexuales más comunes, sobre todo después del éxito de películas como 50 Sombras de Grey.

Para que estos juegos, que implican la práctica del sadomasoquismo, sean considerados un fetiche, deben incluir el gusto por el uso de diversos juguetes sexuales:

  • Muñequeras.
  • Tobilleras.
  • Látigos.
  • Vestidos de cuero.
  • Collares.

¿Te sientes atraído por alguno de estos fetiches sexuales? ¿Los has aplicado con tu pareja? Aunque algunos son muy curiosos, incluso raros, no cabe duda que son una gran ayuda para estimular y disfrutar al máximo nuestra sexualidad. Compártelos con tu pareja y sácales provecho para salir de la rutina.