8 usos del carbón activado que debes conocer

Gracias a sus propiedades, el carbón activado nos ayuda a controlar el colesterol e, incluso, a fortalecer nuestro sistema inmunitario.

El carbón activado (o carbón activo) es un compuesto de origen vegetal. Destaca por su capacidad para absorber químicos, metales y toxinas. Su superficie, llena de poros, retiene los compuestos no deseados durante los procesos de purificación.

Por esta razón, se le ha utilizado durante décadas como desintoxicante.

Desde la Antigüedad, se le ha aplicado con fines terapéuticos. Es uno de los antídotos más eficaces contra todo tipo de veneno. Además, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, digestivas y antioxidantes, que ayudan a prevenir y tratar diversas enfermedades.

A continuación, podrás conocer en detalle los 8 usos principales del carbón activado a continuación.

1. Blanquea los dientes

dientes

Gracias a sus microporos, el carbón activado es efectivo para reducir la placa que acumulamos entre las piezas dentales. Al aplicarlo, conseguiremos neutralizar el pH de la boca. Ello contribuye también al blanqueamiento de los dientes manchados por sustancias como el vino y el café, por ejemplo.

De paso, conseguiremos disminuir el riesgo de padecer:

  • Caries
  • Halitosis
  • Gingivitis
  • Enfermedades en las encías

Si te interesa ampliar información, podrías leer: Cómo tratar la gingivitis de manera natural.

2. Combate la inflamación abdominal y los gases

El carbón activo alivia el malestar abdominal ocasionado por la inflamación y la acumulación de gases. El hecho de que sus compuestos orgánicos puedan unirse a los desechos, favorece que eliminemos los últimos.

Su consumo podría evitar la acumulación de gases en el intestino. Esto se debe a que el carbón activado descompone los alimentos que suelen ser causa de flatulencia.

3. Previene y combate la resaca

Aliviar la resaca

El carbón activo no absorbe el alcohol en sangre. Sin embargo, constituye un recurso eficaz para eliminar las toxinas que la ingesta de alcohol trae consigo.

Así, cuando ingerimos carbón activado, estamos favoreciendo la metabolización de los compuestos tóxicos presentes en las bebidas alcohólicas. Ello contribuye a acelerar en gran medida su expulsión del organismo.

4. Mejora el aspecto de la piel

Combinado con sábila, huevo o los aceites esenciales, este compuesto es efectivo para mejorar el aspecto de la piel.

Su capacidad para absorber las toxinas y la suciedad facilita la limpieza de los poros. Por tanto, ayuda a eliminar los puntos negros, así como otras impurezas.

Como si fuera poco, su ligero potencial aclarador contribuye a reducir la presencia de manchas y cicatrices.

5. Previene el envejecimiento prematuro

antienvejecimiento

El envejecimiento prematuro de las células se ha convertido últimamente en motivo de preocupación. Cada vez es mayor el número de personas aquejadas por enfermedades asociadas a este fenómeno.

Si bien envejecer es un proceso natural de la vida, no es normal que ello comience a ocurrir cuando se es joven. 

Entre sus causas se cuentan la toxicidad ambiental, la alimentación inadecuada y los daños que provoca la radiación solar.

El uso del carbón activo es de gran ayuda también para tratar el envejecimiento prematuro. Asiste al cuerpo en los procesos de eliminación de toxinas y resto de sustancias perjudiciales para la salud.

6. Controla los niveles de colesterol

Los compuestos del carbón activado ayudan a eliminar el llamado colesterol malo. Estos se adhieren a los lípidos e impiden que estos se depositen en las paredes arteriales. Esto es lo que se conoce comúnmente como “placas”.

Es más, el carbón activado ayuda, incluso, a aumentar la elasticidad de las arterias. Contribuye a disminuir, así, su endurecimiento y facilita, por tanto, el flujo sanguíneo.

Gracias a esto, favorece indirectamente en la regulación de la presión arterial. Ello redunda, sin duda, en la disminución del riesgo de padecer patologías cardiovasculares crónicas.

7. Combate virus y bacterias

Las-bacterias-en-los-intestinos-afectan-el-sistema-inmunológico

Gracias a sus propiedades antimicrobianas, el carbón activo fortalece nuestro sistema inmunitario. Aumenta, pues, nuestra capacidad de respuesta ante la presencia de virus y bacterias, causantes de múltiples enfermedades. Reduce, por ende, el riesgo que corremos de contraer infecciones y padecer sus molestos síntomas.

¿Deseas conocer otras formas alternativas de luchar contra las infecciones? Te invitamos a leer 6 antibióticos naturales para combatir infecciones leves.

8. Alivia las picaduras

El carbón activado es un antiinflamatorio, desintoxicante y calmante natural.

Precisamente por ello, podría ser una magnífica solución contra las picaduras o mordeduras. El carbón activo no solo extrae el veneno inyectado, sino que alivia el dolor. Y, contribuye así, de paso, a disminuir las reacciones alérgicas de la piel.

Conviene tener presente que puede aplicársele tanto internamente como de manera tópica o externa.

Por último, recuerda que lo puedes adquirir en cápsulas o suplementos. 

Resumiendo, estas son algunas de las aplicaciones del carbón activado en el tratamiento de algunas dolencias comunes. En caso de necesidad, compruébalas por ti misma.

Marsh, H. (1997). Introduction to carbon technologies (H. Marsh, E.A. Heintzz and F. Rodriguez-Reinoso (eds.). Alicante: Servicios de Publicaciones de la Universidad de Alicante, pp. 1-34. Menéndez Díaz, JA, Martin-Gullon, I. (2006). Types of carbon adsorbents and their production. In: Activated Carbon Surfaces in Enviromental Remediation. Oviedo: Elsevier. Chap. 1, pp. 1-48.