¿Por qué los alimentos procesados son malos para nuestra salud? - Mejor con Salud

¿Por qué los alimentos procesados son malos para nuestra salud?

El exceso de azúcar, sal y aditivos que lleva la comida procesada nos causa adicción. Por eso sentimos esa necesidad desmesurada de comer una hamburguesa, pero no una pieza de fruta

No hay buenas razones para comer alimentos procesados pero sí existen decenas de motivos para dejar de consumirlos. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Entonces sigue leyendo este artículo!

Quizás no nos hemos dado cuenta pero la gran mayoría de los productos que se encuentran en nuestra nevera o alacena han pasado por cierto proceso y los ha convertido en “artificiales”.

Si bien nos quieren hacer creer que se trata de algo bueno para la salud y que es más rápido de cocinar, por ejemplo, lo cierto es que la comida procesada es más que perjudicial.

Comida procesada: ¿sí o no?

Puedes haber leído o visto muchas publicidades donde te insinúan que únicamente comiendo tal hamburguesa o bebiendo tal refresco serás feliz. Sin embargo, eso dista mucho de la realidad.

Tras una ingesta de comida rápida lo único que quieres es dormir la siesta porque parece que has aumentado 20 kilos, por ejemplo.

La idea no es que dejes de comer los procesados de la noche a la mañana, porque tu cuerpo ya se ha acostumbrado a ellos y quizás la “adicción” sea muy fuerte. A muchos no les gusta decir esa palabra en lo que se refiere a la alimentación, sin embargo, es lo que sucede en el organismo.

Seguro que no tienes unas ganas descontrolada de comer una manzana o un tomate pero sí unas patatas fritas. En eso radica la adicción.

Si has pensado seguir una dieta más saludable, las primeras etapas serán muy difíciles, esa es la verdad. Cuanto más tiempo haya pasado desde que comenzaste a comer procesados, más complicado te será dejarlos.

Comida-enlatada

¿Por qué no es bueno comer procesados?

Los alimentos procesados son muy ricos, eso nadie lo puede negar. Pero, ¿a qué precio?

Lee también: Los 12 tóxicos más temibles en alimentos procesados

El proceso de convertir productos simples en insanos

Cuando decimos que un alimento es procesado es porque no están en su estado natural, sino que como su palabra lo indica, ha pasado por cierto proceso (como puede ser refinado) y eso lo hizo cambiar de apariencia y también en la cantidad de nutrientes.

También nos referimos a un procesado cuando un alimento tiene más de dos ingredientes en su composición. Básicamente se cambia el origen del producto y se lo convierte en otro diferente.

Lo peor de todo es que aporta muchas menos proteínas y vitaminas que su “edición inicial”. Los nutrientes se pierden al añadírsele conservantes, espesantes, aromatizantes, colorantes, emulgentes y mucho más.

Perjudican a tu cuerpo

No muchos se dan cuenta de los peligros que conllevan comer alimentos procesados. Gran parte de ellos cuentan con todos los elementos indicados antes, cuyos efectos a largo plazo son cuestionables.

Se sabe que comer ciertos de estos productos causa cáncer. Los más peligrosos son:

  • Azodicarbonamida (E-927a)
  • Butilhidroxitolueno (BHT- E32)
  • Butilhidroxianisol (E-320)
  • Aspartamo (el más conocido)

Estos aditivos, entre otros, no son bien digeridos por el organismo, ya que el cuerpo no está preparado para ellos. En el mundo natural no existen, son artificialmente creados, por lo tanto, se van acumulando en el cuerpo.

Sin llegar al extremo del cáncer, los alimentos procesados causan:

  • Diabetes
  • Obesidad
  • Problemas cardíacos
  • Arterosclerosis
  • Degeneración celular
  • Envejecimiento prematuro

Si consumes alimentos orgánicos y frescos no tendrás que preocuparte por las malas consecuencias para tu salud, sino todo lo contrario, ya que disfrutarás de los beneficios y hasta de sus propiedades curativas.

Nos pueden enfermar o hasta matar

A mayor transformación o procesos por los que atraviesa la comida, menor cantidad de nutrientes tendrá. El producto terminado es algo que literalmente se ha destruido en su composición original.

Si pruebas, por ejemplo, el arroz orgánico o integral y lo comparas con el refinado (blanco) te darás cuenta de que no tiene el mismo gusto en lo absoluto. A los productores no les interesa el sabor de los alimentos, sino vender más.

Entonces, mucho menos estarán pendientes de que los productos mantengan sus nutrientes esenciales. Lo importante para estos empresarios es que la vida útil aumente (que no se pudra) y para ello lo llenan de conservantes artificiales.

Enfermo

Es cierto que al comprar un alimento orgánico en seguida se pone feo y hay que comerlo en seguida, pero eso te está dando la pauta de su calidad. Los alimentos cuando se degradan a los pocos días es porque cumplen con un ciclo natural. En cambio, los artificiales demoran más este proceso.

Crean adicción

Nuevamente esta palabra tan odiada por muchos. Ya que no podemos crear en casa un refresco, una galleta o una hamburguesa como la que ya te venden preparada, tendríamos que ponernos a pensar las razones.

Puede que pienses “porque no tengo la receta mágica”. ¡Exactamente por eso! Porque en esa receta secreta incluyen todo tipo de ingredientes que nos hacen dependientes. El exceso de azúcar, sal y aditivos causan adicción.

Y esto provoca, a su vez, un claro desequilibrio nutricional. Ya que no le estamos ofreciendo al cuerpo lo que necesita, demanda más y más comida.

El problema radica además en que nuestra mente está siendo gobernada por los elementos artificiales de lo que comemos y es por ello que si te dan a elegir entre una ensalada y unas patatas fritas, elegirás la segunda opción.

Visita este artículo: Cómo identificar y combatir la adicción a la cafeína

Nos engordan

Trucos para no volver a engordar

La comida procesada es una de las razones de la obesidad y el sobrepeso en el mundo. La industria alimentaria ha creado una sociedad con graves problemas de salud y nos engorda todo el tiempo.

Con la publicidad y sus nuevas fórmulas cada vez más cargadas de químicos, los empresarios salen ganando, la industria alimentaria aumenta sus ingresos pero los consumidores estamos cada vez más obesos y enfermos. Da que pensar, ¿no es cierto?