Los anacardos, un fruto seco muy energético

Además de ser ricos en vitaminas y minerales, los anacardos pueden ayudarnos a reducir el colesterol y a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares gracias a sus fitoesteroles

Los anacardos o también llamados nueces de la India tienen un agradable sabor y crecen en regiones tropicales y subtropicales; son una excelente fuente de varios nutrientes muy concentrados, debido a su bajo contenido en agua, por lo que son recomendables para incluirlos como parte de una dieta saludable y aprovecharse de sus excelentes beneficios.

Son frutos secos saludables, pero como la mayoría de ellos son muy calóricos, pudiendo contribuir al aumento de peso, cuando se consumen en exceso; es recomendable la ingestión de los mismos,  siempre que se haga como sustituto de alimentos ricos en grasas saturadas, como la carne, lácteos y huevos.

Componentes nutricionales de los anacardos

Este fruto seco, muy apreciado en la cocina india, además de proporcionar energía también constituye un auténtico tesoro para la salud del corazón. (Foto: Roger Ferrer Ibáñez/ Flickr.com)
Este fruto seco, muy apreciado en la cocina india, además de proporcionar energía también constituye un auténtico tesoro para la salud del corazón. (Foto: Roger Ferrer Ibáñez/ Flickr.com)

Estos frutos secos son una importante fuente de vitaminas y minerales; entre las vitaminas aportan antioxidantes, por su contenido en vitamina E, y pequeñas cantidades de vitaminas A y C,  y también de otras vitaminas del grupo B, excepto la vitamina B12.

Entre las vitaminas del grupo B, destacan las vitaminas B3, B5 y B9, y en menor medida B1, B2 y B6; los anacardos contienen importantes cantidades de cobre, y de magnesio, fósforo, hierro y zinc, y en menor medida calcio, potasio, manganeso, sodio y selenio.

Los anacardos son ricos en fibra dietética, ya que unos 150 gramos de anacardos contienen casi cinco gramos de fibra.

Tan sólo unos 30 gramos de anacardos contienen el 20 % de grasa, la mayor parte es grasa monoinsaturada, es decir grasas saludables, y no contienen colesterol; también son una fuente importante de ácidos grasos Omega-3.

Beneficios para la salud

Los fitoesteroles presentes en los anacardos tienen habilidades para reducir el colesterol y es un excelente preventivo de la enfermedades cardiovasculares.

Existe en los anacardos un aminoácido no esencial, la arginina, que puede promover la salud del corazón, porque hace que las paredes arteriales se muestren más flexibles y menos sensibles a la acumulación de placas de ateroma y que se produzca aterosclerosis

Contiene flavonoides con efecto antioxidante, como la zeaxantina, que ofrece protección ocular, especialmente de la retina, previniendo la degeneración macular y la ceguera nocturna.

arteriosclerosis
La arteriosclerosis se puede prevenir si se consumen regularmente los anacardos.

Debido a la presencia de grasa monoinsaturada, puede ayudar a reducir considerablemente los niveles de colesterol total y colesterol malo,  puede ayudar a prevenir la aterosclerosis, o un estrechamiento de las arterias, que puede conducir a padecer ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

La presencia de ácidos grasos Omega-3 promueven la salud del corazón mediante la prevención de arritmias cardiacas. Asimismo, los antioxidantes presentes en los anacardos pueden ofrecer efectos protectores sobre el tejido de revestimiento del estómago

El contenido de magnesio del anacardo es muy importante, porque ayuda al cuerpo a mantener una relación saludable calcio – potasio, y mantener niveles bajos de magnesio puede incrementar el riesgo de padecer  presión arterial alta y también ataques cardíacos.

Los anacardos son importantes, porque se proponen como parte de una de las cuatro o cinco porciones de frutos secos y semillas en la dieta DASH, cuya dieta está destinada a detener la hipertensión arterial, con un plan de dieta diseñado para ayudar a combatir la presión arterial alta..

Categorías: Buenos hábitosCuriosidades Etiquetas:
Te puede gustar