Los beneficios de comer granadas

La granada se define como una infrutescencia que presenta un bajo contenido en calorías e hidratos de carbono. El consumo de esta fruta puede llegar a considerarse muy beneficioso.

La granada se define como una infrutescencia, fruto de un árbol llamado granado, perteneciente a la familia de las Punicáceas. Esto quiere decir una pequeña familia de árboles y arbustos cuyos frutos tienen semillas prismáticas y rugosas.

Entre otras características, destaca su piel gruesa de color escarlata con tono carmesí en el exterior. También posee una gran cantidad de semillas internas rodeadas de una jugosa pulpa de color rubí. En oriente es frecuentemente conocida como un símbolo del amor y de la fecundidad.

Debido a que presenta un bajo contenido en calorías e hidratos de carbono, su consumo resulta favorable y suele ser recomendado por los profesionales a aquellos que siguen una dieta de adelgazamiento, así como a personas con diabetes.

En general, el consumo de esta fruta puede llegar a considerarse muy beneficioso debido a los nutrientes que contiene.

Nutrientes de la granada

En primer lugar, es importante mencionar que la granada es una fruta de muy bajo valor calórico debido a su escaso contenido de hidratos de carbono. Está formada principalmente por agua, y en referencia a otros nutrientes, únicamente puede destacarse su aporte mineral de potasio.

El potasio es un mineral que resulta fundamental para la transmisión y generación del impulso nervioso. También cobra importancia de cara a la actividad muscular normal, ya que interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Además, también son relevantes otros componentes. Mencionaremos los siguientes;

  • Ácido cítrico. Es un componente de acción desinfectante. Entre sus funciones destaca alcalinizar la orina y potenciar la acción de la vitamina C.
  • Málico. Es un ácido dicarboxílico.
  • Flavonoides. Son componentes de las plantas que presentan una importante acción antioxidante.
  • Taninos.

Cabe mencionar la relevancia de estos últimos ya que son sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Se reconocen rápidamente por la sensación áspera que producen al paladar.

Entre otras acciones de los taninos, destacan el poder secar y desinflamar la mucosa intestinal. Esto es la capa que tapiza el interior del conducto digestivo. Por este motivo, pueden resultar eficaces en el tratamiento de la diarrea.

También te recomendamos leer: 3 sopas para recuperarte de una diarrea

Beneficios que presenta el consumo de la granada

Como se ha mencionado anteriormente, los taninos le otorgan la propiedad astringente y antiinflamatoria en las mucosas del tracto digestivo. Son la corteza y los tabiques internos las partes del fruto que más cantidad de taninos contienen.

Debido a este motivo, los expertos en la materia pueden recomendar su consumo en caso de que el paciente presente diarreas infecciosas. También de cara a tratar cólicos intestinales, flatulencia y estómago delicado.

Las cualidades antiinflamatorias que se le atribuyen al fruto, también se basan en su contenido en ácidos. La granada contiene ácido cítrico y málico, que son además los responsables de su agradable sabor acidulado.

Es importante mencionar que el ácido cítrico favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales a través de la orina. Por ello, consumir granada puede resultar adecuado en caso de hiperuricemia o gota, siempre que el médico o profesional lo recomiende.

Además, la corteza de la fruta y las láminas internas que separan los grano presentan unos componentes conocidos como alcaloides. Estos tienen propiedades vermífugas, que en caso de que la persona lo necesite, pueden ser muy eficaces a la hora de expulsar la tenia y las lombrices intestinales.

Por último, es muy importante tener en cuenta que la granada también contiene flavonoides. Los flavonoides son los pigmentos vegetales que causan el color rojizo de sus granos. También presentan una acción antioxidante y antiséptica.

Dichos componentes tienen la capacidad de captar radicales libres nocivos para el organismo. Es por esto que el consumo de granada puede contribuir a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y de cáncer.

  • Gil, M. I., Tomas-Barberan, F. A., Hess-Pierce, B., Holcroft, D. M., & Kader, A. A. (2000). Antioxidant activity of pomegranate juice and its relationship with phenolic composition and processing. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf000404a
  • Basu, A., & Penugonda, K. (2009). Pomegranate juice: A heart-healthy fruit juice. Nutrition Reviews. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2008.00133.x
  • Asgary, S., Javanmard, S., & Zarfeshany, A. (2014). Potent health effects of pomegranate. Advanced Biomedical Research. https://doi.org/10.4103/2277-9175.129371