Los beneficios de congelar hierbas frescas con aceite de oliva.

Valeria Sabater · 17 septiembre, 2016
Debemos elegir bien qué hierbas aromáticas congelar junto con el aceite de oliva, ya que hay algunas, como la manzanilla, cuyo resultado no es el mejor.

Las hierbas frescas son un recurso maravilloso en la cocina. A sus propiedades medicinales se les añade, además, su inconfundible sabor, y l esencia particular que aportan a nuestros guisos y platos cotidianos.

Sin embargo, conservarlas suele ser un problema. Si no tenemos un cultivo en casa de tomillo, menta, albahaca o romero, lo más común es que, al poco tiempo de haberlos cogido o comprado, se estropeen.

No los deseches. Hoy en nuestro espacio queremos proponerte una idea sensacional: congelar tus hierbas aromáticas favoritas con un poco de aceite de oliva. Conseguirás un recurso culinario estupendo, y ¡muy útil!

Te explicamos cómo hacerlo y los beneficios que te pueden aportar.

Si congelo mis hierbas frescas, ¿perderán sus propiedades?

Todos compartimos la idea de que la mayoría de plantas y vegetales mantienen mejor sus propiedades si se consumen frescas.

Descubre también los beneficios del aceite esencial del árbol del té, el aceite de los mil remedios

Sin embargo, las hierbas aromáticas son un tanto especiales, ya que existen muchos modos de consumirlas sin que sus virtudes esenciales se malogren.

  • Podemos consumir hierbas aromáticas en forma seca (orégano, albahaca…).
  • Se pueden utilizar para preparar aceites esenciales.
  • Combinarlas con aceite de oliva hará que sus propiedades se potencien.

Congelarlas no altera en absoluto su composición ni sus virtudes originales.

hierbas frescas congeladas

¿El aceite de oliva se puede congelar?

La respuesta es «sí», el aceite de oliva puede congelarse sin que se alteren sus propiedades. Pero recuerda que una vez descongelado, hemos de consumirlo en el mismo día.

El aceite de oliva está formado en casi su totalidad por ácido oleico. Lo más común es que empiece a espesarse a partir de los 4 ºC, y que llegados los 0 ºC muestre grumitos que dan paso a la solidificación.

Es un proceso totalmente natural donde no hay riesgos. La congelación no afecta a su composición, y sus ácidos grasos esenciales y sus antioxidantes se mantienen en perfecto estado.

Beneficios de congelar hierbas frescas con aceite de oliva

Es un proceso sencillo, saludable y efectivo para conservar las propiedades tanto del aceite de oliva como de las propias hierbas aromáticas. Algunas combinaciones tienen interesantes propiedades.

  • El aceite de oliva combinado con romero tiene un efecto antinflamatorio. Muy adecuado para los dolores artríticos.
  • Combinamos aceite de oliva con salvia es muy efectivo para tratar los dolores menstruales.
  • El aceite de oliva con hierbas aromáticas como la albahaca, el tomillo o el romero ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.
  • Para aliviar indigestiones, flatulencias o acidez, se puede combinar el aceite de oliva con hojitas de menta.

Conoce también 8 errores que siempre solemos cometer en la cocina

Hierbas frescas listas para congelar

Cómo congelar las hierbas frescas con aceite de oliva

Lo primero que hemos de hacer es elegir las hierbas frescas más adecuadas. La manzanilla o el diente de león, por ejemplo, no dan buen resultado. Las mejores son las plantas «más resistentes» y con mayor poder antioxidante.

Qué necesito

  • Romero
  • Tomillo
  • Orégano
  • Menta piperita
  • Salvia
  • Hinojo
  • Una cubitera
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Papel «film» transparente

Descubre los beneficios de consumir una rebanada de pan con aceite de oliva

congelar hierbas frescas en una cubitera

Cómo lo preparo

  • Una vez elegidas nuestras hierbas frescas, las lavaremos bien y las cortaremos a trocitos pequeños. La idea es que quepan en cada espacio de la cubitera.
  • A continuación, las colocamos en cada «cuadradito» de la cubitera.
  • Una vez terminamos con las hierbas frescas, rellenamos los cuadraditos con el aceite de oliva virgen extra.
  • Por último tápalo el papel «film» para conservalo mejor. Cuidado con que no se vierta. Ahora solo te falta llevarlo al congelador de tu nevera.

Al día siguiente ya tendrás listos tus «cubitos» de hierbas aromáticas y aceite de oliva. Haz uso de tu imaginación culinaria y aprovecha este maravilloso recurso lleno de grandes propiedades.

Puedes hacer estofados, purés, sopas o untarlos sobre una rebanada de pan para tu desayuno.