Los beneficios de consumir avena diariamente

El consumo habitual de avena ayuda a disminuir los niveles de colesterol y azúcar en sangre. Además, gracias a sus fitoquímicos, nos protege contra el cáncer

En líneas generales, se recomienda a toda persona consumir avena con regularidad dado que este cereal es uno de los más nutritivos y beneficiosos para la salud. 

Todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, porque permite que salgamos a la calle con todas las energías y afrontemos la jornada de la mejor manera. Por esta razón, conviene aprovechar el desayuno para tomar nuestra porción de avena.

A continuación te explicamos cuáles son los beneficios más destacados de consumir avena a diario y por qué. Te sorprenderás al ver la cantidad de bondades que alberga este cereal.

Beneficios de consumir avena

1. Es depurativa

Gracias a la gran cantidad de aminoácidos que contiene, estimula la producción de lecitina en el hígado, lo cual favorece la depuración de las toxinas del organismo.

Consumir avena es bueno para limpiar las paredes de las arterias, ya que la fibra ‘barre’ los depósitos de grasa que se van acumulando en ellas y que pueden generar muchos problemas cardiacos, elevar los niveles de colesterol malo, entre otros.

Avena para combatir la tensión alta.

2. Ayuda a controlar el azúcar en la sangre

Esto es una excelente noticia para los que padecen diabetes. Sin duda, la tienen que añadir a su dieta, ya que mejora la digestión del almidón y mantiene estable el nivel de glicemia, sobre todo después de comer.

3. Mejora la digestión

Si tienes problemas cuando almuerzas o cenas, la avena contribuye a reducir los ácidos biliares, facilitando a su vez el tránsito intestinal y evitando el estreñimiento.

Al ser rica en hidratos de carbono de absorción lenta, mantiene la sensación de saciedad por más horas, siendo una buena alternativa para los que están haciendo dieta, porque les quita las ganas de comer a cada rato.

4. Cuida el corazón y el cerebro

La razón es la gran cantidad de ácidos omega 3 y linoleicos, conocidos como “grasas buenas”, que ayudan a reducir el colesterol malo (LDL), favoreciendo las actividades en el corazón y en el cerebro.

Por otra parte, la avena es un cereal rico en vitaminas del complejo B. Por ello ayuda a desarrollar, mantener y equilibrar el funcionamiento del sistema nervioso.

5. Cuida la tiroides

Es especialmente aconsejable en casos de hipotiroidismo, al contener yodo, un mineral que ayuda a que la glándula tiroidea relacionada funcione de manera correcta.

6. Aporta nutrientes

En total son 8 los aminoácidos esenciales de la avena, lo que la convierten en una fuente de proteínas de gran valor biológico. Esta cualidad permite formar tejidos nuevos en el cuerpo.

Por otra parte, su consumo diario evita la desmineralización, dado que este cereal cuenta con un alto contenido de calcio, un nutriente esencial para la salud ósea.

7. Aporta belleza

La avena también es una gran aliada en los tratamientos de belleza. Al usarse de manera tópica se puede conseguir una piel y un cabello mucho más bonitos, dado que suaviza e hidrata a profundidad.

Formas de consumir avena

Por lo general, se aprovecha la primera comida del día para tomar una porción de avena. Sobre todo, cruda, en copos  acompañada con leche o yogur. También se puede consumir cocida con un toque de canela.

  • Batido de avena. Añade en la licuadora una manzana, un plátano, una pera, leche o yogur, junto a algunas cucharadas de avena y mezclar bien. Esta deliciosa bebida se puede consumir en cualquier momento del día para que tu cuerpo se sienta más saludable. Endulza con azúcar si es necesario.
  • Panqueque. Puede ser salado o dulce, según tus preferencias. Se hace con un poco de avena y leche, y luego se puede rellenar con vegetales y especias, con mermeladas y dulces, etcétera.
  • Pan de avena. Es un pan integral realmente delicioso, puedes añadirle canela y nuez moscada y no olvides de colocar levadura para que crezca en el horno. También le puedes colocar uvas pasas, semillas, nueces, chocolate, etcétera.
  • Galletas de avena. Son una excelente opción para la merienda, hay variedades con coco, almendras o nueces.
  • En ensaladas. Pica cebolla, tomate, patatas hervidas, pepino, lechuga, ralla zanahorias, lo que se te ocurra y por último, el toque especial: la avena, que debe estar hervida (con un poco de sal, si quieres), por 25 minutos, colada y enjuagada con agua fría.
  • Para empanar vegetales o carnes. En lugar de usar pan rallado o harina, puedes utilizar la avena para hacer milanesas de berenjena o zapallo, de pollo, de pescado, de carne, etcétera.

Hay muchas formas de añadir la avena a nuestra dieta diaria. Estas son algunas de las más populares. Recuerda que puedes optar por aquellas que más te gusten así como crear tus propias recetas.