Los beneficios de dormir la siesta

Yamila Papa Pintor·
09 Febrero, 2020
Aunque no seamos capaces de dormirnos, el simple hecho de recostarnos y cerrar los ojos nos puede ayudar a relajarnos y hacer acopio de energías para afrontar lo que queda de día
 

Cuando somos niños solemos dormir la siesta todos los días de forma “obligada”. En muchos casos, relacionamos ese momento de la tarde a la vida de los abuelos o del campo. Sin embargo, cada vez son más las empresas multinacionales que permiten a sus empleados descansar luego de almorzar, para después poder afrontar mejor las obligaciones antes de la hora de irse a casa. Conoce cuáles son los beneficios de dormir la siesta.

¿Cuáles son las fases de cansancio que experimenta el cuerpo?

Después de la comida, tenemos más ganas de dormir y eso es inevitable por más que tomes tres tazas de café. Las dos fases de cansancio que atraviesa el cuerpo se desarrollan entre la 1 y las 3 de la tarde y entre las 2 y las 4 de la madrugada, por lo general. Si luego de comer sientes que tus ojos se cierran y que no puedes concentrarte, es porque además, la mayor cantidad de actividad está enfocada en tu estómago para hacer la digestión.

Datos interesantes sobre la siesta

  • Un pequeño descanso sirve para recuperar energías, estar de mejor ánimo y “salir a conquistar el mundo”, por ello es que algunas empresas de la talla de Google, Nike, AOL o The New York Times le dan un espacio a sus empleados para que puedan dormir la siesta en la oficina. Disponen para ello de un cuarto con sillones o hasta camas donde descansar un rato.

Dormir bien

 
  • Si quieres dormir menos puedes beber un café e inmediatamente ir a la cama. El efecto de la cafeína en el cuerpo tarda entre 20 y 30 minutos y allí es cuando te levantarás lleno de energía.
  • Aunque intentes dormir y no puedas, no te levantes y sigas con tus actividades. El sólo hecho de recostarte y cerrar los ojos ya es benéfico para ti, ya que disminuye la presión, los nervios y la ansiedad.

dormir

  • Otro dato que llama la atención en relación a la siesta es que las naciones más productivas del mundo la han adoptado con resultados muy positivas. Uno de los ejemplos claros es Japón. Mientras la mayoría de los occidentales temen parecer vagos por dormir la siesta, los japoneses han superado esa barrera.
  • Por otra parte, la gran mayoría de los mamíferos (como los humanos) duermen en diferentes períodos cortos cada día. Las personas luchamos contra la naturaleza al no dormir la siesta, por ello es que estamos tan cansados por la tarde y la noche, nos cuesta enfocarnos y prestar atención.

Investigaciones que afirman que dormir la siesta es beneficioso para las personas

  • Según un artículo publicado en la revista Sleep Medicine Reviews, la siesta promueve la función de vigilia después del sueño normal por la noche y también contrarresta la disminución del estado de alerta y el rendimiento en condiciones de privación del sueño. Dado que estos efectos son evidentes incluso con siestas de menos de 30 minutos de duración, los problemas de turno pueden aliviarse con la siesta corta en el lugar de trabajo.
 
  • Según la Fundación Española del Corazón, la siesta ayuda a disminuir en un 37% el estrés y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La falta de sueño incrementa el cortisol, y un exceso de esta hormona aumenta la intolerancia a la glucosa y a la grasa, debilita el sistema muscular e inmunológico y disminuye los niveles de la hormona del crecimiento, lo que puede provocar diabetes y enfermedades cardiovasculares.
  • Además, un estudio del Allegheny College de Pennylvania (EE.UU.) realizado a 85 universitarios sanos ha demostrado que quienes duermen una siesta diaria de entre 45 minutos y una hora tras haber soportado un día de estrés y tensión psicológica ven disminuir su presión arterial y su ritmo cardiaco.
  • Un estudio de la Universidad de Berkeley asegura que quienes duermen la siesta rinden más por las tardes y aumentan en un diez por ciento su capacidad de aprendizaje. El sueño, dicen, permite afrontar nuevos conocimientos y fijar los ya adquiridos. Sería algo así como resetear el cerebro. Por esta razón, el descanso tras el almuerzo aumenta la productividad de los trabajadores y el rendimiento escolar de los niños.
siesta de una hora
 

  • Además, dormir la siesta aumenta la concetración. Existen numerosos estudios que demuestran que la siesta (incluso de seis minutos) contribuye a mejorar cualquier tarea que suponga recordar listas de palabras o de objetos. El sueño facilita el almacenamiento de la memoria a corto plazo y deja espacio para nuevos datos. Durante el sueño, los recuerdos recientes se transfieren del hipocampo al neocórtex, nuestro disco duro, donde se consolidan los recuerdos a largo plazo.
  • Además, dormir la siesta facilita resolver problemas. Robert Stickgold, profesor de Psiquiatría de la Harvard Medical School, ha descubierto que cuando los sujetos alcanzan la fase REM del sueño (fase de gran actividad cerebral en la que soñamos), les lleva menos tiempo realizar diferentes conexiones entre ideas.

Dormir

Así, parece que dormir períodos cortos de siesta puede tener múltiples beneficios para la salud. Te recomendamos realizar una siesta de unos 30 minutos cada día, siempre que puedas.